Razones por las que debes quitarte los lentes de contacto