“Nunca ganamos”: Uruguay y la “maldición” del árbitro argentino