carlo acutis

Vida de ‘beato millennial’ Carlo Acutis inspira a jóvenes en Queens

Carlo Acutis era un joven genio de la computación que murió en Italia a los 15 años y ahora está en camino de ser el primer santo "millennial".

Telemundo

NUEVA YORK -- Algunos han oído hablar de Carlo Acutis, un joven genio de la computación que murió en Italia a los 15 años y ahora está en camino de ser el primer santo "millennial".

El jueves, estudiantes del área triestatal conocieron a este beato de la Iglesia Católica, cuyo primer milagro fue aprobado por el Vaticano, ya que una reliquia con su pelo se encuentra en una iglesia de Queens.

Acutis es el beato y más joven y popular de la iglesia católica en este momento. Jóvenes del área triestatal conocieron su historia y se sienten impactados e inspirados.

Para estudiantes ser santo es más fácil de lo que creían luego de conocer la historia de Acutis, un adolescente quien murió de leucemia, y es beato gracias al milagro de curar a un joven en Brasil del cáncer de páncreas. Los jóvenes se sienten motivados al saber que era el encargado de la internet de su colegio y usaba las redes sociales para orar y predicar.

"Tú puedes decir la palabra de Dios en todas las maneras posibles. Tú puedes ser popular con Dios...y tu puedes ser un santo con [la] internet", Hector Burgos, un estudiante, le dijo a Telemundo 47.

Estudiantes que participaron en este rosario en la Iglesia Sagrado Corazón de Jesús en Queens estaban impresionados porque era un niño común y corriente, que según su mamá ayudaba a los desamparados en Milán y tuvo su día más feliz cuando hizo la Primera Comunión.

"Usaba [la] internet para el bien, para Dios y para María", comentó Dylan Lozano, otro estudiante que participó en el rosario.

La reliquia recorre el mundo con parte del cabello de Acutis, que a pesar de haber muerto hace 15 años, su cuerpo sin descomposición se exhibe una iglesia en Italia a la espera de un segundo milagro para que se pueda convertir en el primer santo del milenio y de la internet.

Según Monseñor Nicholas DiMarzio, obispo de Brooklyn y de Queens, tener a "un milenio es importante para que los jóvenes pueda honrar uno de nosotros".

La vida y milagro de Acutis ya forman parte de las enseñanzas de las escuelas católicas como un ejemplo para seguir.

"Pueden pensar en vez de hablar con gente que conozco, jugar un juego, voy a dedicarme a mis estudios y voy a dedicarme a lo mejor a decir el rosario, voy a dedicarme a pasar tiempo con mi familia", dijo Alexandra Colman, la directora de una escuela católica.

Acutis nació en Londres el 3 de mayo de 1991 de padres italianos y se mudó de niño a Milán. Ya desde sus primeros años mostraba una fuerte devoción religiosa que sorprendió a sus padres no practicantes.

Ya anunciado como el “santo patrono del internet”, Acutis creó una página web para catalogar los milagros y se encargó de los sitios en línea de algunas organizaciones católicas locales. Cuando todavía iba a la primaria, Acutis aprendió por su cuenta cómo codificar utilizando un libro de texto universitario sobre informática y después aprendió a editar videos y crear animación.

Su madre dijo al periódico Corriere della Sera que su hijo solía pedir ya desde los tres años que lo llevaran a iglesias en Milán y a los siete años solicitó el sacramento de la Santa Comunión, para lo cual le fue otorgada una dispensa en el requisito de edad. “Había en él una predisposición natural a lo sagrado”, declaró su madre.

La curiosidad del chico obligó a la madre a estudiar teología para responderle sus preguntas al tiempo de renovar ella misma su propia fe.

Acutis falleció de leucemia el 12 de octubre de 2006.

Fue colocado en camino hacia la santidad después de que el Papa Francisco aprobara un milagro atribuido a Acutis: la curación de un niño brasileño de 7 años de un raro trastorno pancreático después de entrar en contacto con una reliquia de Acutis, una pieza de uno de sus camisetas.

“Estaba seguro de que ya era un santo en vida. Sanó a una mujer de cáncer, rezando a la Virgen de Pompeya ”, le dijo su madre a Corriere.

Acutis no se cansó de compartir a través de la internet su profundo amor por la Eucaristía, por la Divina Misericordia y también por la Virgen María. El propio Papa Francisco ha dicho que espera lo más pronto posible poder convertirlo en un nuevo santo de nuestro tiempo.

Contáctanos