tiroteo en metro de brooklyn

¿Por qué no funcionaba? La MTA enfrenta críticas sobre cámara de vigilancia tras tiroteo en metro de Brooklyn

La MTA no proporcionó ninguna información sobre por qué la cámara de vigilancia no funcionaba correctamente.

Telemundo

NUEVA YORK -- Con el presunto pistolero detrás del tiroteo en el metro de Brooklyn bajo custodia, la atención ahora se ha centrado no solamente en cómo pudo haber ocurrido el ataque, sino también en cómo el sospechoso pudo haber escapado tan fácilmente y sin ser detectado.

Una cámara de vigilancia de la MTA en la estación de Sunset Park no funcionaba en el momento del tiroteo que dejó a 10 personas baleadas y más de una docena heridas, dijeron tres fuentes.

No está claro por qué fue así, pero las autoridades dicen que había "muchas opciones diferentes" de cámaras en otras partes de la línea del metro para ver al pistolero.

La MTA no proporcionó ninguna información sobre por qué la cámara de vigilancia no funcionaba correctamente, lo que en parte permitió que el sospechoso Frank James se diera a la fuga después del tiroteo, aparentemente sin ser detectado por la policía y los funcionarios.

En un esfuerzo por ilustrar a los pasajeros que el metro es seguro, el presidente de la MTA, Janno Lieber, dijo que había más que suficiente evidencia en video para ayudar a la Policía de la Ciudad de Nueva York a realizar un arresto.

"Tenemos 600 cámaras en línea solo en Brooklyn, más de 10,000 en el sistema, muy, muy por encima de donde estaba hace un par de años. Así que tenemos mucho video", dijo Lieber en una entrevista en "Morning Joe" de MSNBC.

Lieber continuó diciendo que la agencia y la policía "tienen un video ahora de tres ángulos de este tipo… ingresando al sistema obviamente con mucho material".

El alcalde de la Ciudad de Nueva York, Eric Adams, desvió cualquier idea de que él o el departamento de policía deberían haber tenido cámaras en la estación, y señaló que las cámaras están controladas por la MTA, que está bajo el control del estado.

“Están cooperando con nosotros para ayudarnos a descubrir qué sucedió en la estación de tren. No tenemos una comprensión completa de eso en este momento, pero ese es el control de la MTA. Han sido extremadamente cooperativos. Les agradecemos por eso", dijo Adams.

Cuando se le preguntó si las cámaras deberían estar bajo el NYPD, Adams volvió a señalar al estado y dijo que la gobernadora tendría que hacer esa llamada.

“Cada vez que tenemos un incidente como este y lo revisamos, observamos cuáles son las mejores prácticas y qué podemos hacer mejor. Necesitamos aprender de cualquier problema de esta magnitud”, dijo.

El hombre de 62 años buscado en relación con el tiroteo en una estación del metro de Brooklyn, que dejó 10 personas heridas de bala, durante la hora pico del martes en la mañana, está bajo custodia, anunciaron este miércoles las autoridades de Nueva York.

Pero no todo se reduce a las cámaras, ya que el alcalde insinuó previamente que se agregaría tecnología de detección de armas a las estaciones de metro. Ese tipo de tecnología se usa actualmente en lugares como estadios y estadios, y el miércoles, Adams dijo que continuaría investigando tecnología que "pueda ayudar a mantener a las personas seguras durante este nuevo clima de proliferación excesiva de armas".

Adams dijo que los nuevos dispositivos no son como los que se usan en los aeropuertos, sino que se pueden agregar sin que la gente sepa que están presentes.

“Simplemente caminas normalmente por el sistema. Ni siquiera es detectable que los dispositivos están ahí”, dijo el alcalde. "Creemos que hay una gran promesa en esta tecnología. Vamos a seguir explorando eso".

Cuando se le preguntó sobre la seguridad en el metro, Lieber dijo que la agencia no quiere "crear un entorno en el que las personas no puedan ocuparse de sus asuntos y crear algo que no sea práctico". Señaló que muchas personas cargan mochilas y otras bolsas en el metro todos los días, y que algunos dispositivos impedirían su capacidad para moverse rápida y fácilmente.

Lieber, quien dijo que no permitiría que el metro "sea tomado por maníacos", pidió más policías en los metros y andenes para ayudar a quienes se sienten vulnerables.

La policía y los funcionarios de seguridad han hecho muchos intentos para fortalecer la ciudad contra este tipo de ataques, poniendo oficiales en trenes y andenes, instalando cámaras e incluso haciendo controles puntuales en busca de armas en los pasajeros que ingresan a algunas estaciones. Sin embargo, el sistema en expansión, con casi 500 estaciones, sigue siendo en gran medida como las calles de la ciudad: demasiado grande para protegerlo y demasiado ocupado para asegurarlo por completo.

Su visita a la Ciudad de Nueva York se convirtió en un frenético escape de la plataforma del tren, llena de pasajeros que intentaba refugiarse de las balas.

Incluso antes del ataque, el alcalde había prometido aumentar las patrullas del metro y realizar redadas en las estaciones de metro y trenes para sacar a las personas sin hogar que los utilizan como refugio.

En la década de 1980, los subterráneos de la Ciudad de Nueva York eran un símbolo del desorden urbano: cubiertos de grafitis, plagados de delitos y rechazados por los turistas. Sin embargo, al igual que el resto de la ciudad, los subterráneos han cambiado desde entonces.

Antes de que llegara el COVID-19, el principal problema de los trenes no era la delincuencia sino el hacinamiento y las averías relacionadas con el envejecimiento de la infraestructura.

Christopher Herrmann, un ex oficial de policía de la ciudad que ahora es profesor en la universidad John Jay College of Criminal Justice, dijo que episodios como el del martes provocarán una nueva ronda de ansiedad, especialmente entre los pasajeros del metro.

“Con el 11 de septiembre, tienes un blanco específico: el World Trade Center”, dijo Herrmann. “Mucha gente puede entender eso”.

Pero la aparente aleatoriedad del ataque del martes “realmente invoca mucho miedo y preocupación”, dijo, “porque la mayoría de las personas no se consideran un blanco”.

Contáctanos