CORONAVIRUS EN NY

Controversia tras comentarios de De Blasio por funeral masivo en Brooklyn

Defensores dicen que hay un doble estándar en la forma en que se aplican las medidas de distanciamiento social después de que el alcalde Bill de Blasio estalló tras funeral masivo de la comunidad judía.

Crowds on street for Orthodox funeral

NUEVA YORK - El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, ordenó este martes la dispersión de un multitudinario funeral de un rabino jasídico en Brooklyn y estalló contra la comunidad ultraortodoxa, la más castigada por la COVID-19 en la ciudad, por no respetar las medidas de distanciamiento social.

"Algo absolutamente inaceptable ha sucedido en Williamsburg esta noche: un gran funeral en medio de esta pandemia. Al enterarme, he ido personalmente para asegurarme de que la multitud era dispersada. Y lo que he visto NO SERÁ tolerado", indicó el alcalde en Twitter.

"Mi mensaje a la comunidad judía, y a todas las comunidades, es así de simple: el periodo de las advertencias ha pasado", añadió De Blasio.

Multitudes de hombres y mujeres se reunieron en las aceras y en las calles para el funeral, algunos con mascarillas, pero todas las demás medidas de distanciamiento social se ignoraron por completo, mostraron imágenes publicadas en Twitter.

De Blasio ordenó a la Policía que aplique "tolerancia cero" con este tipo de ceremonias a partir de ahora y que arreste a los asistentes de ser necesario.

Pese a la multitud congregada en violación de las medidas contra el COVID-19, la intervención de De Blasio ha sido criticada por los ultraortodoxos al considerarla un ataque a la comunidad cuando esas normas se incumplen a diario en los parques de la ciudad.

"Lo que sucedió anoche simplemente no puede suceder", dijo el comisionado de policía de Nueva York, Dermot Shea, en una conferencia de prensa el miércoles. "Ese evento de anoche nunca debería haber sucedido".

Shea dijo que se emitieron cerca de una docena de multas por violaciones de las órdenes de distanciamiento social y la falta de dispersión.

Sin embargo, con las críticas del alcalde dirigidas directamente a la comunidad judía, los defensores temen que haya un doble estándar en la forma en que se aplican las medidas de distanciamiento social en la ciudad.

Al funeral en cuestión, del rabino Chaim Mertz, quien murió a los 73 años de COVID-19, y es una de las más de 12,500 muertes en la ciudad por el virus, asistieron miles de personas.

Su sinagoga emitió un comunicado el miércoles diciendo que tenían un plan establecido para que los dolientes presentaran sus respetos mientras mantenian la distancia social y las medidas emitidas por la ciudad. Se disculparon si las cosas no funcionaban de esa manera, pero dijeron que les "duele" que toda la comunidad judía fuera señalada. También dijeron que no creían que las declaraciones de De Blasio fueran mal intencionadas.

Un portavoz de la comunidad ortodoxa, Isaac Abraham, afirmó que la ciudad sabía sobre el funeral y que hasta cinco recintos policiales estaban involucrados en la construcción de barricadas para acomodarlo.

Abraham dice que a la multitud se le dio una hora para despedir al difunto y que habían patrullas repartiendo mascarillas.

El residente de Brooklyn, Bruce Schaff, le dijo a nuestra cadena hermana NBC New York que estaba caminando por la avenida Bedford hacia el puente Williamsburg cuando se encontró con la multitud.

"Parecía que el funeral ya había terminado y la policía estaba tratando de que la gente se fuera a casa para que pudieran comenzar a reabrir las calles que habían sido bloqueadas", dijo Schaff.

El propio alcalde fue a esas calles con agentes de policía para ayudar a dispersar a la gente y luego acudió a Twitter para expresar sus frustraciones por la falta de distanciamiento social.

De Blasio calificó el incidente como "absolutamente inaceptable" y dijo que ahora permite a la policía de Nueva York emitir comparendos e incluso a arrestar a quienes no cooperan en tales eventos. El miércoles dijo que lamentaba que alguien tomara sus palabras de manera incorrecta e insistió en que eran para ayudar a evitar más muertes.

Pero también enfatizó que "no habrá más advertencias" y que la próxima vez se realizarán arrestos.

"Se trata de detener esta enfermedad y salvar vidas, punto", dijo de Blasio en un tweet.

Pero debido a que uno de los tuits se centró en "la comunidad judía", algunos criticaron al alcalde por señalar a los judíos o agrupar a todos los miembros de la fe que participaron en el funeral del martes.

El Consejo de Asuntos Públicos Judíos Ortodoxos sostuvo que dijo que De Blasio no logró imponer el distanciamiento socialdurante el espectáculo de los jets Thunderbirds y Blue Angels, un evento que sacó a la gente de sus hogares y en áreas comunes para observar.

"Hay muchas fotos de personas en grupos étnicos que violan las reglas, pero ¿con qué frecuencia las mencionas por su nombre como se hizo esta noche a los judíos?" el grupo le preguntó al alcalde.

Los comentarios de De Blasio también provocaron controversia por parte de otros políticos, algunos a nivel nacional. El senador de Texas, Ted Cruz, se preguntó si el alcalde habría enviado el mismo tweet "con la palabra 'judío' reemplazada por cualquier otra minoría religiosa", y terminó su tweet con #ProtectFreeExercise.

El concejal de la ciudad de Nueva York, Chaim Deutsch, señaló el peligro de que De Blasio señale a "una comunidad étnica específica", especialmente porque la comunidad judía ha visto recientemente un aumento en los ataques de delitos de odio en la ciudad.

"Todos los vecindarios tienen personas que no cumplen. Hablar con todo un grupo étnico como si todos estuviéramos violando flagrantemente las medidas es ofensivo, es un estereotipo. Estoy realmente atónito", dijo Deutsch.

El empresario y activista multimillonario Ronald Lauder dijo el miércoles que el Congreso Judío Mundial se movería para censurar a De Blasio por sus comentarios. Lauder dijo que la reunión fue inapropiada pero que los comentarios del alcalde habían ido demasiado lejos.

La comunidad jasídica de Nueva York, cuyo día a día gira en torno a ceremonias y actividades en grupo, ha sido la más afectada de la ciudad por la pandemia, según las autoridades locales.

Cientos de miembros de la comunidad han muerto, incluidos líderes como el rabino Yaakov Perlow, jefe de la dinastía Novominsker.

La ciudad de Nueva York se ha convertido en el epicentro mundial del COVID-19 con 157,713 casos confirmados y 17,215 personas fallecidas.

Contáctanos