pasaporte de vacunación

Legisladores republicanos se oponen al uso de un pasaporte digital de vacunación

Un programa de pasaporte digital de vacunación que solo existe en Nueva York ha hecho que legisladores republicanos de otros estados crean propuestas legislativas para prohibir su uso.

Telemundo

NUEVA YORK - Los pasaportes de vacunación digitales que se están desarrollando en Nueva York para verificar el estado de vacunación contra el COVID-19 y permitir a las personas vacunadas viajar, comprar y cenar con más libertad se ha convertido en un punto de controversia en las guerras políticas de Estados Unidos, y los republicanos lo describen como una intrusión en la libertad personal y las decisiones privadas sobre la salud.

El pasaporte en el momento solo existe en Nueva York a través de una empresa privada, pero eso no ha impedido que los legisladores republicanos en otros estados apresuren propuestas legislativas para prohibir su uso.

El argumento sobre si los pasaportes son una respuesta sensata a la pandemia o la extralimitación gubernamental se hace eco de las amargas disputas del año pasado sobre el uso de las mascarillas, las órdenes de cierre e incluso las propias vacunas.

Los pasaportes de vacunas suelen ser una aplicación con un código que verifica si alguien ha sido vacunado o ha dado negativo recientemente al COVID-19. A parte de Nueva York, también están en uso en Israel y se están desarrollando en partes de Europa, como una forma de ayudar a reconstruir de manera segura la industria de viajes devastada por la pandemia.

Su objetivo es permitir que las empresas se abran de manera más segura a medida que la campaña de vacunación gana impulso, y reflejan las medidas ya implementadas para las escuelas y los viajes al extranjero que requieren una prueba de inmunización contra diversas enfermedades.

Sin embargo, los legisladores de todo el país ya se están oponiendo a la idea. Los senadores republicanos de Pensilvania están elaborando una legislación que prohibiría que los pasaportes de vacunación, también conocidos como certificados de salud o pases de viaje, se utilicen para impedir que las personas realicen actividades de rutina.

"Tenemos derechos constitucionales y leyes de privacidad de la salud por una razón", dijo el líder de la mayoría de la Cámara de Representantes de Pensilvania, Kerry Benninghoff, un republicano. “No deberían dejar de existir en tiempos de crisis. Estos pasaportes pueden comenzar con COVID-19, pero ¿dónde terminarán?"

Benninghoff dijo esta semana que su preocupación era "usar el dinero de los contribuyentes para generar un sistema que ahora estará, posiblemente, en manos de organizaciones de mega-tecnología que ya han tenido problemas para ser pirateados y problemas de seguridad".

Un colega demócrata, el representante Chris Rabb de Filadelfia, ve el valor de los pasaportes de vacunación si se implementan con cuidado.

"El uso de la tecnología y otros medios para confirmar el estado de las personas tiene un papel", dijo Rabb. "Pero nos preocupa la privacidad, la vigilancia y el acceso no equitativo".

Los legisladores republicanos en otros estados también han estado redactando propuestas para prohibirlos o limitarlos. Un proyecto de ley presentado

Los legisladores republicanos en otros estados también han estado redactando propuestas para prohibirlos o limitarlos. Un proyecto de ley presentado el miércoles en la Legislatura de Arkansas evitaría que los funcionarios gubernamentales requieran pasaportes de vacunas por cualquier motivo y prohibiría su uso como condición de "entrada, viajes, educación, empleo o servicios".

El patrocinador, el senador estatal republicano Trent Garner, calificó los pasaportes de vacunación como "solo otro ejemplo de la administración de Biden para usar el COVID-19 como una manera de imponer regulaciones o restricciones a los estadounidenses comunes".

La administración del presidente Joe Biden ha adoptado en gran medida un enfoque de no intervención en los pasaportes de vacunación.

En una conferencia de prensa esta semana, Andy Slavitt, administrador interino de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid, dijo que los consideraba un proyecto para el sector privado, no para el gobierno.

Dijo que el gobierno está considerando pautas federales para dirigir el proceso en torno a los pasaportes de vacunación. Entre sus preocupaciones: No todos los que necesitarían un pasaporte tienen un teléfono inteligente; los pasaportes deben ser gratuitos y estar en varios idiomas; y se debe proteger la información médica privada.

"Habrá organizaciones que quieran usar estos. Habrá organizaciones que no quieran usarlos", dijo el Dr. Brian Anderson de Mitre, que opera centros de investigación financiados con fondos federales y es parte de una coalición que trabaja para desarrollar estándares para certificaciones de vacunas para facilitar su uso entre los proveedores.

Anderson señaló que la Iniciativa de Credenciales de Vacunación no está haciendo recomendaciones sobre cómo, o incluso si, las organizaciones eligen usar las certificaciones.

En Montana, los legisladores republicanos votaron esta semana siguiendo las líneas del partido para promover un par de proyectos de ley que prohibirían la discriminación basada en el estado de la vacunación o la posesión de un pasaporte de inmunidad, y prohibir el uso del estado de la vacunación o los pasaportes para obtener ciertos beneficios y servicios.

Y un legislador estatal republicano de primer año en Ohio habló sobre el concepto, diciendo que más restricciones o mandatos no son la respuesta a todos los problemas de COVID-19.

“Se alienta a los habitantes de Ohio a tomar la vacuna contra el COVID-19 para la salud y el bienestar de ellos mismos y de los demás”, dijo el representante Al Cutrona. "Sin embargo, nuestro gobierno no debería exigir una vacuna para que nuestra gente se integre de nuevo a un sentido de normalidad".

El gobernador republicano de Florida, Ron DeSantis, emitió el viernes una orden ejecutiva que decía que ninguna entidad gubernamental puede emitir un pasaporte de vacunación y que las empresas de ese estado no pueden exigirlo. Dijo que esperaba que la Legislatura aprobara una ley similar.

Su orden decía que exigir "los llamados pasaportes de vacunación contra el COVID-19 para participar en la vida cotidiana, como asistir a un evento deportivo, patrocinar un restaurante o ir a un cine, crearía dos clases de ciudadanos".

La representante estadounidense Marjorie Taylor Greene, republicana por Georgia, una miembro recién elegida que ha adoptado y promovido una variedad de posiciones políticas de extrema derecha, dijo a sus partidarios en Facebook a principios de esta semana que "algo llamado pasaporte de vacunación" era una forma de "comunismo corporativo” y parte de un esfuerzo democrático para controlar la vida de las personas.

Y un legislador republicano en Luisiana ha elaborado un proyecto de ley para evitar que el estado incluya información sobre vacunas en la licencia de conducir de Luisiana o para que la emisión de una licencia de conducir esté sujeta al estado de la vacunación.

En Nueva York, se está introduciendo un pasaporte de vacunación patrocinado por el gobierno llamado Excelsior Pass. Una aplicación para teléfonos inteligentes que muestra si alguien ha sido vacunado o recientemente dio negativo al COVID-19.

El gobernador demócrata Andrew Cuomo promocionó la idea para permitir que el lugar de un evento, por ejemplo, pueda verificar la información al escanear el código de un asistente al concierto en su teléfono celular.

Los funcionarios de Nueva York no han revelado detalles específicos sobre cómo funcionará la aplicación, cómo accederá al estado de vacunación o prueba de una persona o cómo protegerá el nombre de un usuario, la fecha de nacimiento o la ubicación donde se escaneó su código. La política de privacidad de la aplicación dice que los datos se "mantendrán de manera segura" y no se utilizarán con fines comerciales o de marketing ni se compartirán con un tercero. Pero algunos expertos en privacidad dicen que el público necesita más detalles para garantizar que su información esté protegida.

Albert Fox Cahn, fundador y director ejecutivo del Proyecto de Supervisión de Tecnología de Vigilancia en el Urban Justice Center, un grupo de derechos civiles y privacidad con sede en Nueva York, advirtió que el Excelsior Pass crea una nueva capa de vigilancia sin detalles suficientes sobre cómo recopila datos o protege la privacidad.

"Básicamente, solo tenemos capturas de pantalla de la interfaz de usuario y no mucho más", dijo Cahn sobre Excelsior Pass.

Contáctanos