juicio de ghislaine maxwell

Jurado declara culpable a Ghislaine Maxwell en juicio por tráfico sexual

Un jurado de la Ciudad de Nueva York determinó que Ghislaine Maxwell era la principal facilitadora de Epstein, esto al reclutar y preparar a niñas para el abuso sexual.

Telemundo

A más de dos años del suicidio de Jeffrey Epstein tras las rejas, y luego de un juicio más corto de lo esperado, su compañera de toda la vida fue declarada culpable de múltiples cargos de tráfico sexual.

Un jurado de la Ciudad de Nueva York determinó que Ghislaine Maxwell fue la principal facilitadora de Epstein, esto al reclutar y preparar a niñas para el abuso sexual.

Los doce miembros del jurado encontraron a Maxwell culpable de cinco de los seis cargos, que incluyen: conspiración para atraer a menores para participar en actos sexuales ilegales; incitacitar a un menor para que viaje y participe en actos sexuales ilegales; conspiración para transportar menores con la intención de participar en actividades sexuales delictivas; transporte de un menor con la intención de participar en una actividad sexual delictiva; conspiración de tráfico sexual y tráfico sexual de un menor.

El jurado comenzó a deliberar la semana pasada a las 5 p.m., después de que la jueza Alison J. Nathan instó a los abogados a limitar sus argumentos finales para que el jurado pudiera comenzar a deliberar lo antes posible en medio del rebrote de COVID-19 en Nueva York y un fin de semana festivo por delante. Las deliberaciones se reanudaron el martes.

Los cargos en su contra se derivaron de las acusaciones de cuatro mujeres que afirman que ella y Epstein las victimizaron cuando eran adolescentes entre 1994 y 2004.

La pregunta central que se planteó a los miembros del jurado durante todo el juicio fue: ¿Maxwell era el títere de Epstein o su cómplice?

Los fiscales argumentaron que la evidencia muestra que Maxwell sabía que las víctimas, incluida una joven de 14 años, tenían menos de la edad de consentimiento y que ella organizó los viajes a las casas de Epstein, incluida su propiedad en Palm Beach, Florida, su elegante casa adosada en Manhattan y en otras residencias en Santa Fe, Nuevo México y Londres.

La acusación, presentada por la Fiscalía Federal para el Distrito Sur de Nueva York, se basó en las declaraciones de cuatro víctimas, que eran adolescentes cuando Maxwell y Epstein las explotaron sexualmente en la década de 1990 y principios de la de 2000. A partir del 29 de noviembre, tres testificaron bajo los seudónimos Jane, Kate y Carolyn. Una, Annie Farmer, decidió contar su historia públicamente.

El testimonio de las mujeres en un tribunal federal de Manhattan, a veces emotivo, ofreció detalles sórdidos sobre las acusaciones de que Maxwell las preparó para participar en masajes sexuales con Epstein.

La primera mujer, Jane, explicó un supuesto patrón de engaño de Maxwell que sería repetido por los demás. Dijo que tenía 14 años cuando conoció a Maxwell y Epstein en un campamento de música donde Epstein era un benefactor.

Maxwell la colmó de atención de una manera que la dejó vulnerable en el momento en que se le ordenó por primera vez que siguiera a Epstein a su casa de la piscina en su finca de Palm Beach en 1994, según narró. Cuando comenzó a abusar sexualmente de ella, “me quedé paralizada de miedo”, dijo. "Nunca había visto un pene antes".

La participación directa de Maxwell quedó al descubierto cuando Jane declaró que ella y Epstein la acariciaron juntos. Cuando un fiscal le preguntó por qué -como señaló la defensa- no reveló todo sobre sus experiencias con Epstein en las entrevistas iniciales con la policía, respondió “Porque era demasiado difícil, demasiado difícil emocionalmente también. difícil en todos los niveles" mientras intentaba contener las lágrimas.

La segunda acusadora, Kate, recordó que Maxwell la elogió antes de que Epstein la abusara sexualmente durante las interacciones que comenzaron a principios de la década de 1990 cuando tenía 17 años.

La mujer británica describió estar intrigada por Maxwell y querer ser su amiga. También testificó sobre ver a Epstein desnudo por primera vez después de que Maxwell se paró a su lado y le pidió que le diera un masaje, y sobre sentirse avergonzada cuando terminó.

Kate relató una interacción con Maxwell después de un masaje sexual con Epstein.

"Ella me preguntó si me había divertido" y dijo: "Eres una chica tan buena".

Farmer, por su lado, describió cómo Epstein y Maxwell la llevaron a creer que podían ser mentores, solo para traicionar su confianza. En el estrado, la víctima de ahora 42 años describió cómo se asustó cuando Epstein la tomó de la mano en el cine de Nueva York; cuando Maxwell le tocó los senos mientras le daba un masaje en el rancho de Epstein en Nuevo México; y cuando Epstein se metió inesperadamente en la cama con ella.

Farmer dijo que inventó una excusa para ir al baño y se escondió, porque "quería estar allí el tiempo suficiente para que esta situación terminara".

La defensa intento mermar la declaración de Farmer al sugerir que exageró sus acusaciones en un reclamo de $ 1.5 millones otorgado por un fondo de compensación establecido para las víctimas de Epstein. Farmer respondió que su objetivo desde el principio era que Maxwell "se hiciera responsable del daño que había causado".

La abogada defensora, Laura Menninger, había argumentado que los recuerdos de abuso de las mujeres por parte de Epstein y Maxwell eran poco confiables y manipulados décadas después por abogados que buscaban pagos o investigadores del gobierno que buscaban un chivo expiatorio después de que Epstein se suicidara en una cárcel federal en 2019 mientras esperaba su propio juicio por tráfico sexual.

Para respaldar ese argumento, la defensa se basó en el testimonio de la psicóloga cognitiva Elizabeth Loftus, quien durante décadas ha estudiado recuerdos falsos, reprimidos y poco confiables. Loftus también testificó el año pasado en el juicio por violación de Harvey Weinstein en la Ciudad de Nueva York. A medida que los recuerdos se desvanecen, dijo Loftus, las personas se vuelven más vulnerables a la información "posterior al evento", incluidos los informes de los medios que pueden distorsionar lo que recuerdan.

Originalmente se proyectaba que el juicio duraría seis semanas, pero los fiscales descansaron mucho antes de lo esperado.

Maxwell, quien se negó a testificar durante el juicio, se declaró inocente y negó con vehemencia haber actuado mal. La socialité británica de 59 años, encarcelada en Brooklyn desde su arresto, calificó las acusaciones contra su "absoluta basura". Los abogados y la familia de Maxwell dijeron que ella era simplemente el peón de Epstein, que ahora pagaba "un precio de sangre" para satisfacer el deseo público de ver a alguien responsabilizado por sus crímenes.

Maxwell, adinerada y educada en Oxford, es hija del magnate de los periódicos británicos Robert Maxwell, quien murió en 1991 después de caer de su yate, llamado Lady Ghislaine, cerca de las Islas Canarias. Robert Maxwell, cuyas participaciones en ese momento incluían el New York Daily News, enfrentaba acusaciones de que había saqueado ilegalmente los fondos de pensiones de sus empresas.

Ghislaine Maxwell tiene ciudadanía estadounidense, británica y francesa y se le negó repetidamente la libertad bajo fianza en el período previo a su juicio.

Contáctanos