Cuomo Bajo la Lupa

Cuomo: “No voy a renunciar”, se disculpa nuevamente y pide a los neoyorquinos que esperen el informe de la fiscal general

El miércoles marcó la primera sesión informativa sobre el COVID-19 del gobernador Cuomo en cámara, con preguntas y respuestas, en 10 días.

Telemundo

Lo que debes saber

  • El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, realizó su primera conferencia informativa en casi dos semanas sobre el coronavirus en vivo el miércoles, con preguntas y respuestas. Esto en medio de dos controversias separadas.
  • En esta sesión informativa, el gobernador se comprometió a no renunciar y pidió a los neoyorquinos que esperaran el informe de la fiscal general sobre las acusaciones en su contra antes de emitir un juicio sobre él.
  • El senador estatal James Skoufis se unió el miércoles al coro de demócratas que pedían la renuncia de Cuomo, al igual que Maya Wiley, quien se postula para reemplazar al alcalde Bill de Blasio en la alcaldía en noviembre.

NUEVA YORK - El gobernador Andrew Cuomo dijo que no iba a renunciar a su cargo el miércoles y pidió a los neoyorquinos que esperen por el informe de la fiscal general del estado sobre las acusaciones de presunto acoso sexual en su contra antes de emitir un juicio. Una vez más, se comprometió a cooperar plenamente con esa investigación y dijo que apoya "plenamente" el derecho de la mujer a presentarse.

El gobernador también se disculpó públicamente por segunda vez en tres días, esta vez en cámara ante una audiencia en vivo. Fue su primera sesión informativa de este tipo en 10 días, una brecha poco común para un demócrata cuyas actualizaciones diarias sobre la pandemia eran imprescindibles en la televisión la primavera pasada.

"Ahora entiendo que actué de una manera que hizo que la gente se sintiera incómoda. No fue intencional y me disculpo sincera y profundamente por ello", dijo el gobernador, con expresión sombría, poco antes de abrir la sesión de preguntas y respuestas con los periodistas. "Me siento muy mal por ello y, francamente, me da vergüenza, y no es fácil decirlo. Pero es la verdad", añadió Cuomo.

Dos veces, dijo, "Nunca toqué a nadie de manera inapropiada". Asimismo, dijo dos veces, "nunca supe en ese momento que estaba haciendo que alguien se sintiera incómodo".

"Ciertamente, nunca tuve la intención de ofender a nadie o lastimar a nadie o causarle dolor a nadie. Eso es lo último que querría hacer. He aprendido una lección importante. Lo siento, lo siento por cualquier dolor que yo causé, nunca lo fue mi intención y seré una mejor persona a partir de esta experiencia", dijo Cuomo, luego empezó la parte de preguntas y respuestas con los periodistas.

Primero se le pidió que comentara sobre una foto asociada con las acusaciones de la tercera mujer, Anna Ruch, que habló con The New York Times en un informe publicado el lunes, donde parece verse incómoda mientras el gobernador le sostiene la cara. Ruch le dijo al Times que Cuomo colocó las manos en las mejillas de ella luego de que ella le quitó una de las manos de la espalda.

Ella alegó que luego Cuomo le preguntó si podía besarla, y dice que le dio un beso en la mejilla cuando ella se dio la vuelta. A eso, Cuomo dijo que entendía "la opinión y los sentimientos de la Sra. Ruch, y tiene razón, puede encontrar cientos de fotos mías haciendo el mismo gesto con cientos de personas, mujeres, hombres, niños".

"Puedes encontrar cientos de fotos mías besando a la gente. Es mi forma habitual de saludar. Era la forma en que mi padre saludaba a la gente: tú eres el gobernador del estado, quieres que la gente se sienta cómoda, comuníquese con ellos", dijo Cuomo. "También entiendo que no importa. No importa mi intención. Lo que importa es si alguien se sintió ofendido por eso. Si se sintieron ofendidos por eso, estuvo mal. Y si se sintieron ofendidos por eso, me disculpo. Si les hirió, les pido disculpas", añadió.

El informe se produce un día después de que los legisladores estatales llegaran a un acuerdo para despojar a Cuomo de sus poderes de emergencia relacionados a la pandemia. Esa derogación podría entrar en vigor el viernes. Cuomo reconoció el trato casi como una cuestión de rutina, con una de sus famosas diapositivas, 20 minutos después de la sesión informativa, pero no lo discutió más.

covid emergency powers

Cuomo había evitado las apariciones en conferencias de prensa durante días, ya que algunos miembros de su propio partido le piden que renuncie por las acusaciones de acoso sexual. Su última sesión informativa de COVID-19 con preguntas y respuestas en cámara, antes de la del miércoles, había sido el 19 de febrero; se llevó a cabo una conferencia telefónica el lunes siguiente, pero Cuomo se había mantenido principalmente fuera de la vista del público desde entonces.

El alcalde de la Ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, quien ha tenido una relación contenciosa con Cuomo durante años, dice que el gobernador debería renunciar si las acusaciones resultan ciertas. Mientras tanto, si Cuomo no responde al público, su capacidad para gobernar se verá gravemente afectada, dijo el alcalde cuando se le preguntó sobre el asunto una vez más el miércoles antes de la conferencia de Cuomo.

"Si el gobernador va a permanecer en el cargo, tiene que gobernar. Tiene que responder preguntas todos los días y abordar los problemas", dijo. "Están sucediendo tantas cosas con esta pandemia, tenemos que seguir haciendo este trabajo para proteger la vida de las personas. Parte de eso es responder a las preocupaciones del público expresadas a través de los medios de comunicación. Si él no puede hacer eso, por supuesto, hazte a un lado y deja que alguien más lo haga".

Cuomo fue el último en salir ante las cámaras de video el pasado jueves, cuando presentó al presidente Joe Biden en una reunión virtual de la Asociación Nacional de Gobernadores, que él preside. También participó el martes en una conferencia telefónica del grupo, que estaba fuera del alcance de los periodistas.

El senador estatal James Skoufis se unió al coro de demócratas que pedían la renuncia de Cuomo el miércoles, al igual que Maya Wiley, quien se postula para reemplazar a De Blasio como alcaldesa demócrata de la Ciudad de Nueva York en noviembre.

El gobernador también enfrenta críticas por retener, durante meses, un recuento completo del número de residentes de hogares de ancianos que murieron durante la pandemia del COVID-19.

Según el proyecto de ley, Cuomo todavía tendría el poder de mantener sus reglas de COVID-19 existentes o modificarlas. Pero ya no se le permitirá tomar decisiones sin el aporte de la Legislatura. Tendrá que notificar a los comités legislativos y a los gobiernos locales y responder a sus preguntas en determinadas circunstancias.

La asambleísta Carrie Woerner tuiteó las líneas generales del acuerdo ampliamente divulgado el martes por la tarde y dijo que:

  • "Derogar los poderes extraordinarios otorgados al gobernador el año pasado".
  • "Prever una transición ordenada hasta el final del período de la crisis".
  • "Limitar cualquier modificación adicional a las directivas a lo que sea necesario para reducir la propagación o aumentar las vacunas".
  • "Restaurar el derecho de los condados y municipios a emitir órdenes ejecutivas sin buscar la aprobación del estado".
  • "Exigir al gobernador que proporcione informes en línea sobre todas las órdenes ejecutivas, proporcionando transparencia para todos".

Fuentes con conocimiento de la administración dijeron a nuestra cadena hermana News 4 que el asesor de Cuomo, Gareth Rhodes, se trasladaría de su puesto como coordinador de COVID-19 al Departamento de Servicios Financieros del estado, donde trabajó antes de la pandemia. Rhodes lo confirmó más tarde.

La semana pasada, cuando me acercaba a un año desde que me mudé a Albany para unirme al grupo de trabajo de COVID-19 del estado de Nueva York, decidí que era hora, dado el progreso del programa de vacunación y la disminución continua de los números de COVID, de regresar a mi rol anterior en el Departamento de Financial Services y yo informamos al personal superior del gobernador en ese momento", dijo Rhodes en un comunicado.

Rhodes ha sido un elemento fijo del lado de Cuomo durante toda la pandemia; el gobernador ofició su boda a fines de 2019. Las fuentes sostuvieron la declaración de Rhodes y le dijeron a News 4 que la medida se planeó antes de las crisis recientes, pero el desarrollo se produce un día después de que la esposa de Rhodes, Alexa Kissinger, usara Instagram para apoyar a la última mujer que acusó a Cuomo, Anna Ruch.

Rush le dijo a The New York Times que Cuomo le tocó la parte baja de la espalda, luego le agarró las mejillas y le pidió que la besara en una boda en septiembre de 2019.

La mayoría de los principales demócratas han señalado que quieren esperar los resultados de una investigación de la fiscal general de Nueva York, Letitia James, sobre las acusaciones contra Cuomo de presunto acoso sexual a dos exasesoras de su administración.

El presidente del Partido Demócrata Estatal, Jay Jacobs, un aliado cercano de Cuomo, dijo que es "prematuro" opinar antes de que concluya la investigación.

Varios miembros de la Asociación Nacional de Gobernadores dijeron que apoyan la investigación, pero no dijeron si creían que debería dimitir como presidente. El gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, vicepresidente de la asociación, calificó las acusaciones contra Cuomo de "muy serias", pero dijo que depende de los gobernadores demócratas decidir quién presidirá la NGA.

"Me alegra que haya una investigación independiente en curso, y creo que todos deberíamos esperar hasta los resultados de esa investigación independiente y ver a dónde lleva esa conclusión a todos", dijo el gobernador republicano a los periodistas.

Esa investigación aún no ha comenzado. James dijo que su oficina está trabajando para contratar a una firma de abogados externa para que lo lleve a cabo.

El representante de los Estados Unidos, Hakeem Jeffries, dijo que la delegación del Congreso de Nueva York en Washington no se ha reunido sobre el tema, pero que "todos están monitoreando la situación de cerca".

"Bueno, estas son acusaciones muy serias y requieren una investigación muy seria", dijo Jeffries a los periodistas el martes. "Estoy seguro de que la fiscal general Tish James llegará al fondo de todo, publicará un informe que es completamente transparente y luego podremos decidir la mejor manera de proceder".

Al mediodía del martes, al menos un miembro del Congreso demócrata de Long Island, la representante Kathleen Rice, cuatro senadores estatales, varios miembros de la Asamblea de izquierda y los líderes del progresista Partido de las Familias Trabajadoras dijeron que ya habían escuchado lo suficiente y que Cuomo debería renunciar. Algunos sugirieron que entrara en un juicio político. (Así es como se vería el proceso de juicio político).

Los líderes de la Asamblea y el Senado del estado, ambos controlados por demócratas, esperan votar el viernes sobre el acuerdo para modificar los poderes ejecutivos de Cuomo, que los legisladores le otorgaron la primavera pasada.

"Creo que todos entienden dónde estábamos en marzo y dónde estamos ahora", dijo la líder de la mayoría, Andrea Stewart-Cousins, y describió el acuerdo como la creación de "un sistema con más aportes".

Los republicanos que durante mucho tiempo han tratado de eliminar los poderes de Cuomo llamaron a la legislación propuesta un "acuerdo falso" que carece de fuerza. El líder republicano del Senado, Rob Ortt, dijo que las revelaciones del asilo de ancianos ponen en duda el liderazgo del gobernador.

Tanto los principales líderes de la legislatura, Stewart-Cousins ​​como el presidente de la asamblea, Carl Heastie, han dicho que apoyan la investigación de la fiscal general sobre la conducta de Cuomo en el lugar de trabajo.

Una exasistente, Charlotte Bennett, de 25 años, dijo que Cuomo la interrogó sobre su vida sexual y le preguntó si estaría abierta a una relación con un hombre mayor. Bennett rechazó el intento de disculpa de Cuomo, en el que dijo que había estado tratando de ser "juguetón" y que sus bromas se habían malinterpretado como un coqueteo.

Otra exasistente, Lindsey Boylan, dijo que Cuomo comentó sobre su apariencia de manera inapropiada, la besó sin su consentimiento al final de una reunión y una vez sugirió que jugaran al póquer mientras estaban a bordo de su jet estatal. Cuomo ha negado las acusaciones de Boylan.

Contáctanos