elecciones 2020

Más de una veintena de arrestos durante protesta pacífica en NYC, disidentes lanzaron huevos y basura

El NYPD dice que respetará y facilitará las protestas pacíficas, como la que marchó por la Quinta Avenida el miércoles por la noche pidiendo que se contaran todos los votos.

Telemundo

Tras una noche de elecciones tranquila, ahora la Gran Manzana se convulsiona con una jornada de protestas multitudinarias. Cientos de manifestantes, la mayoría pro-Biden, se reunieron en las escalinatas de la Biblioteca Pública de Nueva York para exigir que todos los votos se cuenten en los estados de batalla, a la vez que la brecha entre el demócrata y el presidente Trump parece cada vez más estrecha. 

Cerca de 400 personas de varias organizaciones se reunieron frente a la emblemática biblioteca de Midtown en la Quinta Avenida y la Calle 42 el miércoles por la noche. Los letreros con la consigna  "Cuenten cada voto" predominaron.

Las protestas estallaron en la Gran Manzana después de que el equipo del presidente Trump anunció que presentará demandas en Michigan y Pensilvania para detener el conteo de votos en curso.

El NYPD reportó que al menos 20 personas fueron arrestadas debido a su intento de sembrar el caos en las protestas pacíficas. Según la uniformada, los disidentes lanzaron huevos y basura y quemaron botes de basura en las calles. Sin embargo, la jornada trascurrió sin mayores altercados.

Las tiendas de la Ciudad de Nueva York cerraron sus ventanas con tablas mientras se preparaban para los disturbios después de una noche de elecciones impredecible. No hubo disturbios el martes, pero los funcionarios de la ciudad y el NYPD dicen que están preparados para cualquier cosa en los próximos días.

El miércoles, la primera gran manifestación tomó las calles en el centro de Manhattan, donde las personas estaban exigiendo que todos los votos sean contados. Cientos de manifestantes marcharon por la Quinta Avenida en una manifestación pacífica organizada, encabezada por ciclistas que ayudaban a despejar las intersecciones de tráfico. También hubo una gran presencia policial junto al grupo, lo que les permitió marchar tranquilos.

La marcha comenzó con unas pocas docenas de personas cerca de la biblioteca pública de Nueva York y creció exponencialmente. Se dijo que se dirigía al Washington Square Park. La Policía de Nueva York dijo que habían varias manifestaciones previstas para la noche.

El martes en la noche hubo pocos, o ningún informe, de incidentes o caos relacionados a las elecciones o incluso de protestas acaloradas. Justo antes de las 10 p. m., una multitud se reunió y marchó cerca del Washington Square Park, mientras que otra multitud, en su mayoría partidarios del presidente Trump, fue vista afuera de la Torre Trump en la Quinta Avenida. Se vio una gran presencia policial en ambos lugares y los manifestantes, la mayoría de los cuales eran defensores de la justicia social que habían estado marchando durante meses, fueron pacíficos.

A pesar de que el alcalde dijo que no había una "amenaza específica", negocios de los cinco condados querían evitar las escenas violentas que ocurrieron el verano pasado cuando pequeños grupos destruyeron propiedades y saquearon mercadería en medio de protestas por la muerte de George Floyd.

Los negocios, desde la tienda insignia de Macy's en Herald Square hasta las tiendas de alto nivel en el elegante barrio del SoHo de Manhattan y las tiendas familiares en El Bronx, habían cubierto sus ventanas en preparación para la semana de elecciones.

Se habían planeado una serie de manifestaciones para el martes por la tarde hasta la noche en Brooklyn, Manhattan y El Bronx, donde algunas empresas, como las de Grand Concourse y East Fordham Road, también se protegieron.

"Hay algunas personas que son oportunistas, independientemente de los resultados", dijo el activista comunitario de El Bronx, Wilfredo Ruiz. "Es la experiencia que han tenido y por eso están siendo más cautelosos. Sea cual sea el camino, puede haber alborotadores en ambos lados".

Si bien algunos propietarios de pequeñas empresas de El Bronx dijeron que tienen esperanzas y que no iban a tomar precauciones, uno dijo que planeaba cerrar temprano y quedarse adentro mientras esperaba que llegaran los resultados.

El alcalde Bill de Blasio dijo el martes que la ciudad de Nueva York estaba "lista para cualquier eventualidad, pero no hay nada que aparezca específicamente en este momento que cause alarma".

"No hay grandes protestas programadas en este momento", agregó de Blasio. "Aquí está el resultado final: nuestro trabajo que los representa a todos es asegurarnos de que todos voten, todos sean escuchados y continuar con ese espíritu en los días y semanas venideros, sea cual sea el resultado, no importa cuánto tiempo lleve".

Durante semanas, De Blasio ha dicho que cualquier protesta pacífica será respetada y facilitada, pero advirtió que cualquier violencia se detendría de inmediato.

"No permitiremos ninguna violencia. Quiero ser claro una vez más sobre esto", dijo el martes.

Un día antes, el gobernador Andrew Cuomo instó a los neoyorquinos a tratar de contener sus emociones hasta que se conozcan los resultados finales, lo que, según dijo, podría llevar algún tiempo "dadas las circunstancias únicas de la elección". También enfatizó el punto de Blasio más temprano en el día: que las protestas están bien hasta que la gente infrinja la ley. Cuando eso suceda, dijo el gobernador, la aplicación se hará en consecuencia.

El NYPD dijo el martes que ya tenía miles de policías en las calles y desplegaría más en los próximos días para detener cualquier posible malestar. Anteriormente, el comisionado de la policía de Nueva York, Dermot Shea, reconoció que las protestas pueden durar semanas, dada la imprevisibilidad de lo que describió como "una de las elecciones presidenciales más controvertidas de la era moderna".

En una sesión informativa a media tarde del día de las elecciones, el jefe Terence Monahan, el miembro uniformado de mayor rango de la policía de Nueva York, reforzó los planes del departamento para facilitar las protestas pacíficas. También tenía un mensaje para los posibles disruptores: "Ni siquiera lo intentes", dijo Monahan. "Sabemos quién es usted y lo arrestarán".

El jefe de policía dijo que los agentes se desplegarían previamente en áreas conocidas donde se han llevado a cabo manifestaciones durante los últimos meses. Si bien el NYPD dijo que el objetivo es que los oficiales simplemente permanezcan en un segundo plano y permitan que se escuchen las voces de los posibles manifestantes, se abordará cualquier problema que surja.

"No vemos que se repita esa amenaza que vimos en mayo y junio. Estaremos ahí afuera", agregó. "Tenga la seguridad de que el Departamento de Policía de Nueva York tiene una gran inteligencia y estaremos monitoreando a cualquiera que intente causar algún caos en la ciudad".

Monahan también instó a los manifestantes pacíficos a que se separen de los posibles agitadores y no permitan que sus mensajes sean secuestrados. La recién nombrada jefa de patrulla, Juanita Holmes, dijo que solo había surgido un incidente a las 3 p. m.; dijo que no valía la pena mencionarlo, pero que probablemente se refería a uno de Brooklyn.

Los minoristas no se arriesgan. Algunos en el centro de Manhattan protegieron sus ventanas con tablas mucho antes del día de las elecciones en medio de preocupaciones sobre posibles disturbios. Los expertos han dicho que es poco probable que el país tenga un ganador definitivo durante días o incluso semanas, ya que se cuentan los votos por correo. Aún así, puede haber afirmaciones partidistas de victoria. El NYPD anticipa que cualquier protesta podría durar hasta principios del próximo año.

No es solo el NYPD que está listo. Los Ángeles Guardianes anunciaron durante el fin de semana que tendrían miles de voluntarios en toda la ciudad para "posibles disturbios" que se desarrollen el día de las elecciones.

"Hay odio puro, las personas que apoyan a Trump, odian a las personas que apoyan a Biden y viceversa", dijo el presidente y fundador de los Ángeles Guardianes, Curtis Sliwa. "Más importante aún, sabemos que hay matones que no tienen identidad política que pueden aprovecharse de la situación y hacer disturbios y saquear de nuevo como lo hicieron en junio. Nos interpusimos en su camino en Nueva York y nos preparamos para hacerlo de nuevo con nuestros Capítulos del Ángel de la Guarda en todo el país ".

Durante esas protestas de verano por la muerte de Floyd bajo custodia policial en Minneapolis, las tiendas desde Manhattan hasta El Bronx y Queens cerraron sus ventanas con tablas después de algunas noches ardientes de vandalismo y saqueos. Esta vez, Macy's cerró sus ventanas con tablas el viernes.

"Nuestras ventanas en Macy's Herald Square estaban previamente programadas para estar oscuras la próxima semana en la configuración de nuestras exhibiciones navideñas anuales. Por precaución, estamos implementando medidas de seguridad adicionales en varias de nuestras tiendas", dijo un portavoz de la compañía por correo electrónico.

No muy lejos de la tienda insignia de Macy's, las ventanas de la tienda T-Mobile en Times Square estaban cubiertas con madera protectora. Otras tiendas de lujo de los barrios de Manhattan, así como el destino turístico Rockefeller Center, han seguido el mismo camino.

Shea dijo que el departamento ha estado aconsejando a algunas empresas de Midtown que retiren mercancías y otros artículos como sillas, mesas, barriles de construcción y botes de basura de las aceras para permitir que los posibles manifestantes se muevan sin obstáculos. El jefe de la policía de Nueva York dijo que el departamento no le estaba diciendo a las tiendas que cubrieran las ventanas, pero señaló que las preguntas provenían de minoristas preocupados.

En octubre, un memorando del departamento de policía enviado a los oficiales calificó la votación como "una de las elecciones presidenciales más controvertidas en la era moderna" y señaló que el ganador "puede que no se decida hasta dentro de varias semanas".

El Departamento de Policía de Nueva York ha estado realizando ejercicios de mesa para prepararse para posibles disturbios y trasladar a cientos de oficiales a tareas de patrulla.

"Queremos tener mucho cuidado de no vigilar demasiado, porque eso podría enviar una señal, o no vigilar", dijo John Miller, subcomisionado del departamento para inteligencia y contraterrorismo.

Las autoridades dijeron el martes por la tarde que la inteligencia no había indicado amenazas o planes potenciales a través de las redes sociales u otros medios.

Contáctanos