"Gordura y muchas calorías": la culpa no es de la comida rápida