armas de fuego en Nueva York

Yonkers cierra “oleoducto de hierro”; golpe al tráfico de armas en el valle de Hudson

Las fuerzas del orden anunciaron cuatro arresto como parte de un operativo para frenar el tráfico de armas fantasma.

Telemundo

A principios de 2022, la Unidad de Narcóticos del Departamento de Policía de Yonkers inició una investigación conjunta con miembros del Grupo D-43 de la DEA, el Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York, la Policía del Estado de Nueva York y la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Westchester sobre el tráfico interestatal ilegal de armas de fuego a Yonkers. 

Ahora, ese esfuerzo conjunto llevó al fin de lo que las fuerzas del orden público llaman un "oleoducto de hierro" que trae armas ilegales al valle de Hudson.

El alcalde de Yonkers, Mike Spano, el comisionado de policía de Yonkers, Chris Sapienza, la fiscal de distrito del condado de Westchester, Miriam Rocah, y el agente especial a cargo de la DEA, Frank A. Tarentino III, anunciaron el jueves una serie de arrestos en la investigación de varias agencias sobre el tráfico ilegal de armas de fuego.

Los líderes informaron que la  investigación se centró en el tráfico de "armas fantasma", que son armas de fuego no serializadas e imposibles de rastrear que se pueden ensamblar en el hogar fácilmente para convertirse en armas de fuego en pleno funcionamiento. Las piezas se pueden comprar en línea y a través de varios minoristas.

El 24 de junio, los detectives de Yonkers arrestaron a José Gregory Olivio Feliz, de 27 años y residente de Yonkers, Pedro Junior Olivio Feliz, de 21 y residente de de Yonkers e Idanis Lora Espinal, de 30 años y residente de Washington, D.C., en relación con la investigación. Según la policía, durante esos arrestos, Netaly A. Peña Camilo, de 25 años y de Washington, D.C. logró evadir el arresto, pero fue localizado el 29 de junio por miembros del equipo de investigación, con la ayuda del FBI, la División de Washington de la DEA y el Departamento de Policía Metropolitana del Distrito de Columbia.

Los cuatro acusados ​​fueron procesados ​​en el Tribunal de la Ciudad de Yonkers y actualmente están detenidos sin derecho a fianza.

La investigación conjunta resultó en la incautación de dos armas de fuego convencionales y 31 “armas fantasma” que los investigadores creen que fueron compradas y ensambladas en Washington, D.C., antes de ser transportadas a Yonkers para su venta.

"Esta investigación muestra el increíble trabajo que se puede lograr cuando investigadores altamente capacitados colaboran para lograr el objetivo final de la seguridad pública", dijo el comisionado de policía de Yonkers, Chris Sapienza, al anunciar los arrestos. "Gracias a los esfuerzos de estos detectives y sus supervisores, se han retirado más de 30 armas de fuego de las calles de Yonkers y sus comunidades aledañas".

Las autoridades dijeron que José Gregorio Olivo Felliz está acusado de vender un total de 31 pistolas fantasma y dos armas de fuego convencionales en la ciudad de Yonkers. 

Pedro Junior Olivo Feliz también está acusado de vender un total de 10 pistolas fantasma en Yonkers.

Peña Camilo vendió un total de 26 pistolas fantasma en la misma ciudad, además de que el 24 de junio de 2022, aproximadamente a las 10:30 a. m., estaba en posesión de 19 pistolas fantasma, según la policía.

"Los neoyorquinos deberían sentirse un poco más seguros este fin de semana festivo después de que esta red de tráfico de armas que opera desde DC a NY ha sido cerrada", dijo el agente especial a cargo de la DEA, Frank A. Tarentino III. "La aplicación estratégica y específica de la DEA se centra en eliminar las principales amenazas de drogas y la violencia asociada derivada de las redes de tráfico de armas y drogas. Aplaudo el trabajo diligente y valiente de nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley en el área de Nueva York y Washington DC a lo largo de esta investigación y arrestos".

Peña Camilo fue acusado de venta criminal de un arma de fuego en primer grado, venta criminal de un arma de fuego en segundo grado, posesión criminal de un arma en primer grado y dos cargos de posesión criminal de un arma en segundo grado.

José Gregorio Olivo Feliz fue acusado de dos cargos de venta delictiva de un arma de fuego en primer grado, un cargo de venta delictiva de un arma de fuego en segundo grado, tres cargos de venta delictiva de un arma de fuego en tercer grado, un cargo de posesión criminal de un arma en primer grado, dos cargos de posesión criminal de un arma en segundo grado y dos cargos de posesión criminal de un arma en tercer grado.

Pedro Junior Olivo Feliz fue acusado de venta criminal de un arma de fuego en primer grado, venta criminal de un arma de fuego en segundo grado, venta criminal de un arma de fuego en tercer grado, posesión criminal de un arma en tercer grado y dos cargos de posesión criminal de un arma en segundo grado.

Además, Lora Espinal fue acusada de posesión criminal de un arma en primer grado.

“La proliferación de armas de fuego ilegales, como las pistolas fantasma, que llegan a Nueva York desde fuera del estado es una grave amenaza para la seguridad de nuestra comunidad”, dijo la fiscal de distrito del condado de Westchester, Miriam E. Rocah. 

"Estoy agradecida con el Departamento de Policía de Yonkers y los numerosos socios estatales, locales y federales que llevaron a cabo esta investigación y que trabajan con nosotros todos los días para limpiar nuestras calles de armas ilegales. Como prometí, usaré toda la fuerza de mi oficina para enjuiciar los delitos con armas y los traficantes de armas”, agregó. 

Todos los sospechosos se encuentran actualmente bajo custodia y en espera de próximas comparecencias ante el tribunal. El caso está siendo procesado por la Oficina de Empresas Criminales Violentas de la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Westchester.

Contáctanos