Coronavirus en el área triestatal

NYC insta a las personas con mayor riesgo a tomar precauciones tras aumento en las hospitalizaciones

"Vamos a tener un problema en los hospitales, te lo digo ahora mismo", dijo el gobernador Cuomo, quien el lunes ordenó a los hospitales aumentar la capacidad de camas en un 50 por ciento.

Telemundo

Lo que debes saber

  • Las hospitalizaciones en Nueva York superaron las 3,500 durante el fin de semana, un volumen alarmante que no se había visto desde mayo. El gobernador Cuomo advirtió que el estado podría volver a "PAUSA" si los hospitales se abruman
  • Cuomo reveló una estrategia de cinco puntos para combatir el COVID-19 en el invierno que se centra en reforzar la capacidad de los hospitales, mantener abiertas las escuelas, realizar pruebas y otras medidas mientras el Estado lucha contra sus peores aumentos virales en meses.
  • Las escuelas de la Ciudad de Nueva York reabren en persona para los estudiantes de prekínder y primaria la próxima semana después de un cierre de dos semanas, las pruebas mejoradas serán fundamentales para mantenerlos abiertos. Los estudiantes de secundaria no regresarán hasta el próximo año

El comisionado de salud de la Ciudad de Nueva York recomienda a los adultos mayores y a las personas con condiciones de salud subyacentes que limiten las actividades fuera del hogar con efecto inmediato para prevenir contagios del COVID-19.

También recomiendan a los miembros del hogar y a los cuidadores de personas de alto riesgo que eviten salir, excepto para fines esenciales como atención médica, compras de comestibles y necesidades de farmacia. Las personas vulnerables tampoco deberían tener invitados, insistieron los funcionarios de la ciudad el martes, ya que dijeron que las hospitalizaciones se habían duplicado en solo las últimas tres semanas y ahora están en sus niveles más altos desde principios de junio.

"Desafortunadamente, esta escalada sigue un patrón trágicamente familiar", dijo el Comisionado de Salud de la Ciudad de Nueva York, el Dr. Dave Chokshi. "Los casos aumentan. Las hospitalizaciones siguen. Y, lamentablemente, demasiadas provocan enfermedades graves o incluso la muerte".

El mensaje urgente se produce cuando el COVID-19 se propaga nuevamente en Nueva York. Ante esto, el gobernador Andrew Cuomo advirtió el lunes que "la válvula ya no controla la propagación" y admitió que la limitación del servicio de comidas en interiores, gimnasios y otras actividades bajo techo en todo el estado tiene un impacto limitado, ya que el 65% de todos los nuevos casos de COVID-19 en Nueva York son atribuidos a las pequeñas reuniones familiares.

En cambio, el gobernador se centra en mantener las escuelas abiertas y apuntalar la capacidad de los hospitales mientras el Estado se prepara para el temido efecto posterior al día de Acción de Gracias del que los funcionarios advirtieron durante meses. Cualquier aumento de las festividades agravaría lo que ya se ha convertido en un resurgimiento, con nuevos casos que se multiplicaron por seis en el último mes. Cuomo informó el martes de más de 7,200 casos nuevos en Nueva York, unos 3,000 menos de lo que el estado estaba viendo a diario en el pico de la crisis.

El total de hospitalizaciones en todo el estado también se ha más que triplicado en las últimas seis semanas, y aunque esas y las muertes siguen siendo abrumadoramente más bajas que en el punto álgido de la pandemia la primavera pasada, ambas métricas han aumentado de manera constante a medida que aumentaron los casos. Las hospitalizaciones superaron las 3,700 hasta el martes, dijo Cuomo, un volumen alarmante no visto en Nueva York desde fines de mayo.

Su máxima prioridad es garantizar que los hospitales tengan la capacidad de lidiar con el aumento de pacientes, una tarea difícil dado que dice que "literalmente todas las regiones" del estado ya están lidiando con un problema hospitalario. La distribución de recursos se está volviendo difícil.

Para apuntalar los puntos débiles, Cuomo activó el lunes nuevos procedimientos hospitalarios de emergencia en todo el estado como parte de su nueva estrategia de invierno de cinco puntos.

"Vamos a tener un problema en los hospitales, te lo digo ahora mismo", dijo en ese momento. "Va a ser una situación seria".

La capacidad de camas en hospitales y de la unidad de cuidados intensivos era un requisito fundamental para que las regiones de Nueva York dieran sus primeros pasos para salir de la "PAUSA" en mayo. Cuomo quería que al menos el 30% de cada uno quedara abierto en caso de un resurgimiento viral. Según el último informe, solo el 27% de las camas de hospital estaban disponibles en todo el estado. La Ciudad de Nueva York y Long Island tenían las menos abiertas (23 por ciento y 24 por ciento, respectivamente) y ambas regiones tenían menos camas de unidad de cuidados intensivos disponibles de las que Cuomo quiere ver.

El gobernador dice que su prioridad número uno ahora es garantizar la capacidad suficiente para tratar a todos los pacientes, y si los hospitales se abruman, el estado podría volver a la "PAUSA". Cuomo ordenó a los hospitales el lunes que identifiquen a los médicos y enfermeras jubilados para que regresen al frente, confirmen una reserva de PPE para 90 días y aumenten la capacidad de camas en un 50 por ciento. Las cirugías electivas se detendrán en las regiones cuando sea necesario, comenzando con el condado de Eric el viernes.

"El Día de Acción de Gracias no fue un día ni un fin de semana", dijo Cuomo a los periodistas en un telebriefing el martes. "Fue el comienzo de la temporada navideña y el aumento de la actividad social. Las cifras seguirán aumentando hasta enero".

Muchos expertos temen que el efecto posterior al día de Acción de Gracias exacerbe dramáticamente una situación que ya es terrible. El Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, dijo que los viajes y las personas que bajan la guardia conducirán a una oleada además de una oleada ya intensa.

"A medida que avanzamos durante las próximas dos semanas en diciembre … podríamos ver un aumento superpuesto a ese aumento en el que ya estamos", dijo Fauci el lunes.

Además de apuntalar los hospitales, el plan de invierno de Cuomo exige mejorar las pruebas y priorizar el mantenimiento de las escuelas abiertas, entre otras medidas.

Los dos son mutuamente dependientes para el sistema de escuelas públicas más grande del país, que reabrirá sus puertas en persona la próxima semana para los estudiantes de prekínder y primaria después de un cierre de dos semanas provocado por el controvertido umbral de la tasa de positividad del alcalde Bill de Blasio. Como parte del enfoque gradual de reapertura en persona, de Blasio eliminará el aprendizaje híbrido para esos jóvenes estudiantes. Las escuelas que pueden regresar a un horario de cinco días a la semana para niños de primaria tan pronto como la próxima semana. Las pruebas de COVID-19 semanales estarán vigentes para los estudiantes y el personal cuando lo hagan.

Sin embargo, los estudiantes de secundaria y preparatoria no volverán a un salón de clases hasta el próximo año, ya que la ciudad afina sus recursos de evaluación y otros enfoques con el objetivo de mantener abierto el aprendizaje en persona durante el mayor tiempo y de forma segura.

Un plan de estímulo federal ayudaría en los asuntos escolares y más allá, dijo De Blasio. Al otro lado del río, el gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, está de acuerdo. Recientemente, restringió las horas de comedor en interiores y prohibió los asientos en el bar, lo que dio otro golpe a los restaurantes en dificultades y su personal. El lunes, impuso nuevos límites en el tamaño de las reuniones al aire libre por segunda vez en dos semanas, diciendo que se limitarán al 25 a partir del 7 de diciembre. Hasta hace poco, ese límite de capacidad era de 500.

Murphy también anunció una prohibición que pronto entrará en vigencia en los deportes de interior y en la escuela para jóvenes durante el resto del año, ya que el estado combate una tasa en constante aumento de infecciones por COVID-19 y aún quedan muchos días festivos importantes por venir.

El Departamento de Salud de Nueva Jersey está aconsejando a los residentes que no celebren fiestas con miembros no inmediatos del hogar durante el resto del año, como lo hizo antes del día de Acción de Gracias. Ahora incluso las visitas a Papá Noel también deberían ser a distancia.

"Si los centros comerciales ofrecen visitas en persona, deben ser socialmente distantes y hacer reservas. Los niños no deben sentarse en el regazo de Santa", dijo Murphy.

Contáctanos