Comunidad LGBT

Restaurante en El Bronx despide a empleada por presunta discriminación a pareja gay

"Se supone que los hombres no deben estar juntos", habría dicho la trabajadora a la pareja.

Slut Walk Boston

Nelson Ayala y su esposo Jamel Brown afirman que fueron discriminados por una empleada del restaurante La Isla, en El Bronx. Un beso de la pareja habría indignado a la mujer, quien de inmediato lanzó expresiones homofóbicas, según la denuncia. 

La pareja afirma que la trabajadora les pidió que se marcharan del lugar tras ordenar su comida, un acto de discriminación que no habían experimentado antes en el vecindario, por lo que Ayala comenzó a grabar la interacción con su teléfono.

En el video se puede escuchar a la empleada decir en español  "hombre, mujer, hombre, mujer". 

"Se supone que los hombres no deben estar juntos", habría dicho la trabajadora a Ayala. "Ella estaba hablando de su Dios, su herencia y su familia", expresó. 

“Se supone que no debe decir eso. Eso es discriminación”, replicó la pareja. 

Una empleada trató de desescalar la situación al decir que el restaurante no tiene nada en contra de los homosexuales, pero el enfrentamiento continuó y Ayala llamó a la policía. Fue entonces cuando la trabajadora que los confrontó comenzó a disculparse.

El gerente del restaurante le dijo a NBC New York que La Isla es un negocio familiar donde no hay lugar para la discriminación.

"La despedimos (...) eso es porque no lo permitimos. No lo aceptamos. Eso no somos nosotros. Ella no nos representa. Ella ha estado con nosotros durante mucho tiempo, pero tan pronto como nos enteramos, la hemos despedido", dijo el gerente.

Ayala y Brown dijeron que no querían que nadie perdiera el empleo. Solo deseaban pedir algo de comida sin ser objeto de homofobia.

“Mientras trabajas, mantén tus creencias para ti mismo. Lo entendemos. Es la libertad de expresión, pero mientras estás trabajando, no tenemos que escuchar todo eso", dijo Ayala.

La pareja presentó una denuncia ante el Better Business Bureau, aunque no presentaron un informe policial. 

Ayala afirmó que están recibiendo apoyo en la comunidad y la gerente del restaurante los invitó a regresar, pero la pareja prefiere no hacerlo por ahora. 

Contáctanos