Accidentes en Nueva York

NYPD: Conductor ebrio siembra el pánico al arrasar con mesas de restaurante en plena acera

El conductor intentaba girar a la derecha cuando viró de forma violenta para esquivar a tres peatones en la acera.

Telemundo

Una escena aterradora se desarrolló en las calles de Manhattan el miércoles por la tarde cuando un conductor ebrio que salía de un estacionamiento arrasó con las mesas de un restaurante en plena acera para luego casi estrellarse contra el establecimiento, informó la policía.

El automóvil salió disparado del garaje de alquiler de Enterprise en Thompson Street en Greenwich Village después de las 4 p.m. del miércoles, según se observa en un video de vigilancia.

El conductor intentaba girar a la derecha cuando viró de forma violenta para esquivar a tres peatones en la acera. Pero en lugar de detenerse, el Mercedes-Benz negro fuera de control cruzó la calle a toda velocidad y arrasó con el comedor al aire libre de Cuba Restaurant and Rum Bar en Thompson Street, según el informe policial.

Afortunadamente, el automóvil se detuvo a solo un par de pies de la entrada principal del restaurante, donde había un grupo de trabajadores y clientes.

"Escuchamos un gran sonido, fue como una bomba ... también escuchamos gritos porque teníamos dos clientes que estaban aterrorizado", dijo Viviana Borda, gerente del restaurante. "Cuando nos dimos la vuelta, vimos el coche que acababa de pasar".

Borda dijo que la zona de asientos exterior estaba vacía, por lo que nadie resultó herido, pero los que estaban sentados dentro corrieron hasta el baño al creer que el coche se estrellaría contra el negocio.

"Solo estábamos gritando, gritando. Todo el mundo gritaba y nos preguntábamos si todo el mundo estaba bien. Un cliente solo pedía que llamara al 911", dijo Borda.

La policía dijo que el conductor, identificado como Eliot Kurland, de 61 años, se encontraba ebrio al momento del accidente. El residente de Manhattan fue acusado de conducta temeraria, conducir de forma imprudente y conducir en estado de ebriedad.

Nadie resultó herido, según la policía, aparte del conductor que fue llevado al hospital con heridas leves. Los propietarios del restaurante lamentaron los miles de dólares que les costará reabrir, esto durante un año de pérdidas.

"Ha sido muy difícil y ahora pasa esto", dijo Borda.

Contáctanos