departamento de prisiones

Nueva Jersey aprueba ley para reducir sentencia y liberar hasta 2,000 presos

El propósito de la directriz es desocupar las prisiones del estado ante el aumento drástico de muertes y contagios de coronavirus no solo de presos, también del personal. 

Stock photo of an open jail door
Getty Images

El gobernador Phil Murphy firmó el lunes un proyecto de ley que reduce las sentencias en un sistema penitenciario con la tasa de muerte por coronavirus más alta del país, una medida que liberará al menos a 2,000 presos a partir del próximo mes.

La ley (S2519) entra en efecto en 16 días, lo que significa que la primera ola de liberaciones ocurrirá el día después de las elecciones. Está  previsto que unas 2,088 personas sean liberadas el 4 de noviembre, según una estimación de la oficina del gobernador. 

"Reducir nuestra población carcelaria sin duda promoverá nuestra misión de combatir el COVID-19", dijo Murphy en un comunicado. 

Aunque la tasa de infección ha disminuido y un plan anterior liberó de forma temporal a ciertos reclusos, la nueva directriz "permitirá un distanciamiento físico aún mayor", dijo el mandatario. 

Los reclusos adultos y menores de edad a los que les queda menos de un año pueden beneficiarse de una disminución de su condena de hasta ocho meses, según la ley. Los presos condenados por agresión sexual con agravantes, asesinato y agresores sexuales "compulsivos y que reinciden" no serán liberados, advirtió el mandatario. 

Las personas en libertad condicional también verán una reducción de su condena. Al menos 52 presos, dos oficiales penitenciarios y una enfermera de la prisión murieron al contraer el virus, según funcionarios estatales. Los defensores estiman que la nueva ley protegerá a los oficiales de prisiones del estado.

Nueva Jersey sería el primer estado en aprobar una  legislación para reducir las sentencias debido a la pandemia, según la Unión Estadounidense de Libertades Civiles. 

Más de 800 presos que serán liberados el día después de las elecciones estarán en libertad condicional, incluidos más de 240 que no tienen un lugar seguro para vivir, según la oficina de Murphy. El gobernador señaló que la vivienda es parte de un esfuerzo más amplio para ayudar a los exreclusos a volver a ingresar a la sociedad y que iglesias y organizaciones locales están listos para ayudar en ese proceso. 

Contáctanos