Investigación contra Andrew Cuomo

Joven que acusa a Cuomo de acoso sexual conversó cuatro horas con los investigadores, emergen detalles

La acusadora, la exasistente de Cuomo, Charlotte Bennett, pasó cuatro horas hablando con los investigadores mediante una teleconferencia por Zoom. 

Telemundo

Una de las denunciantes que acusa al gobernador Andrew Cuomo de acoso sexual dijo a los investigadores el lunes que el mandatario estaba preocupado por hablar con sus subordinados sobre el "tamaño de su mano" y "lo que indicaba el gran tamaño de sus manos", reveló su abogada.

La acusadora, la exasistente de Cuomo, Charlotte Bennett, pasó cuatro horas hablando con los investigadores mediante una teleconferencia por Zoom. 

La investigación está bajo supervisión de la procuradora general del estado, Letitia James.

Bennett, de 25 años, "detalló sus acusaciones de acoso sexual y proporcionó a los investigadores más de 120 páginas de registros, así como otros ejemplos de evidencia documental, para corroborar sus acusaciones contra el gobernador Cuomo y su personal superior", dijo su abogada, Debra Katz, en un comunicado.

Katz dijo que Bennett les dio a los investigadores "información detallada sobre el ambiente de trabajo sexualmente hostil que el gobernador fomentó en sus oficinas de Manhattan y Albany y su esfuerzo deliberado por crear rivalidades y tensión entre las trabajadoras a las que prestó atención".

“Una nueva información que salió a la luz hoy fue la preocupación del gobernador por el tamaño de su mano y lo que el gran tamaño de sus manos indicaba a Charlotte y otros miembros de su personal”, dijo Katz.

La abogada dijo que los investigadores "han actuado con rapidez y con sensibilidad para llegar al meollo de estas acusaciones".

"Seguimos confiando en que su investigación fundamentará las denuncias de acoso sexual de Charlotte contra el gobernador Cuomo, así como el hecho de que su personal superior no cumplió con los requisitos obligatorios de presentación de informes bajo las mismas leyes que firmó", dijo Katz.

También dijo que "es imperativo" que la investigación se centre no solo en la conducta de Cuomo hacia las mujeres, "sino también en la cultura del miedo, el abuso y el secreto que cultivaron él y su personal de mayor jerarquía".

“Con ese fin, tenemos plena confianza en la investigación y los investigadores. Instamos a otras personas que han sido sometidas a una conducta inapropiada por parte del gobernador, y sabemos que están ahí afuera, a que expresen lo que experimentaron”, dijo Katz. "Y a quienes observaron el comportamiento, les instamos a que hagan lo mismo".

Decenas de demócratas en la Legislatura de Nueva York y en la delegación del Congreso del estado, incluidos ambos senadores estadounidenses, exigieron la semana pasada que Cuomo renunciara a mediados de su tercer mandato a la luz de los reclamos de Bennett y otras mujeres.

Cuomo, quien también enfrenta una investigación de juicio político pendiente en la Asamblea estatal, se ha negado repetidamente a hacerlo. La oficina de Cuomo no respondió de inmediato a la solicitud de comentarios de CNBC.

Bennett le dijo a The New York Times el mes pasado que Cuomo, de 63 años, le hizo preguntas sobre su vida sexual y si alguna vez tuvo relaciones sexuales con hombres mayores.

En ese momento, Bennett, quien había jugado fútbol en la escuela secundaria con una de las hijas de Cuomo, trabajaba para él como asistente ejecutivo y asesor de políticas de salud.

"Entendí que el gobernador quería acostarse conmigo y me sentí terriblemente incómoda y asustada", dijo Bennett al periódico al describir un incidente en junio pasado en el que Cuomo se quejó de estar solo y le preguntó: "¿A quién abracé por última vez?".

Cuomo ha dicho que nunca hizo avances hacia Bennett ni se comportó de manera inapropiada con otras mujeres.

El lunes, una nueva encuesta de Siena College encontró que el 50% de los votantes de Nueva York dijeron que Cuomo no debería renunciar de inmediato, mientras que el 35% dijo que debería hacerlo. Y el 57% de los votantes dijeron que están satisfechos con la forma en que ha abordado las acusaciones.

El domingo, The Washington Post y The New York Times informaron que Larry Schwartz, un exasistente de Cuomo que ahora se desempeña como el zar de vacunación COVID-19 del estado, ha estado pidiendo a los líderes demócratas estatales que apoyen a Cuomo incluso mientras habla sobre la campaña de inmunización con ellos.

El asesor legal de un ejecutivo del condado presentó el viernes pasado una queja preliminar ante la Oficina de Integridad Pública de la Procuraduría General sobre una posible violación de la ética por parte de la oficina de Cuomo, informó The Times.

Varios funcionarios que hablaron con The Post dijeron que temen represalias de Cuomo si hablan en su contra.

Un funcionario de un condado le dijo a The Post: "No sentí que hubiera una correlación entre la respuesta que iba a dar y mi suministro de vacunas".

"Pero pude ver cómo tal vez alguien más pudo tener esa impresión", agregó ese funcionario.

Schwartz, quien en un momento el año pasado vivió en la mansión del gobernador, dijo que no hizo nada malo en las llamadas.

Beth Garvey, abogada interina del gobernador, dijo el lunes que “la distribución de vacunas en Nueva York se basa en criterios objetivos para garantizar que coincida con las poblaciones que cumplen los criterios, garantizar la equidad y la capacidad de administrar inyecciones de forma acelerada".

"Para ser claros, las conversaciones de Larry no mencionaron la distribución de vacunas; nunca vincularía el apoyo político a las decisiones de salud pública", dijo Garvey.

“Distorsionar el papel o las intenciones de Larry para los titulares difama a un funcionario público de décadas que no ha hecho nada más que ofrecerse como voluntario las veinticuatro horas del día desde marzo para ayudar a Nueva York a superar la pandemia de COVID.

Cualquier sugerencia de que Larry actuó de una manera poco ética o que no sea en el mejor interés de los neoyorquinos a los que sirvió desinteresadamente es evidentemente falsa".

Contáctanos