repartidores de comida

Informe revela precarias condiciones laborales de los repartidores de comida por aplicación

El salario medio por hora de los trabajadores de reparto en NYC es de $7.94, mucho menos del mínimo, según el informe.

Telemundo

Si bien los trabajadores de reparto de alimentos fueron elogiados como esenciales durante el pico de la pandemia de COVID-19 en Nueva York, un año después, la fuerza laboral que impulsa plataformas como DoorDash, Grubhub y Uber Technologies denuncia que salarios extremadamente bajos y la carencia de protecciones laborales básicas, según reveló un nuevo informe.

El salario medio por hora de los trabajadores de reparto en la Ciudad de Nueva York es de $7.94 después de contabilizar gastos como el mantenimiento de bicicletas eléctricas y baterías, esto sin incluir las propinas, según un estudio realizado por el grupo de defensa Worker's Justice Project en asociación con la Escuela de Relaciones Industriales y Laborales de la Universidad de Cornell. 

Debido a la gran variabilidad en el porcentaje de propinas que ofrecen los clientes y las irregularidades en la capacidad de los trabajadores para cobrarlas, tales ingresos resultaron no ser una forma confiable de medir los salarios de los trabajadores, dijo Maria Figueroa, autora del estudio y decana de SUNY Empire State College. 

Alrededor del 38% de los encuestados informaron estar parcial o completamente carentes de sus propinas y otras ganancias, encontró la encuesta, basada en las respuestas de 500 trabajadores de aplicaciones.

“Los trabajadores basados ​​en aplicaciones de la Ciudad de Nueva York ya enfrentaban malas condiciones laborales incluso antes de COVID-19”, dijo Figueroa. "La pandemia simplemente empeoró esa situación".

En particular, un número creciente de robos y asaltos de bicicletas se ha sumado a los costos de los trabajadores de reparto, que promedian alrededor de $339 al mes, encontraron los investigadores. A más de la mitad de los encuestados les robaron la bicicleta mientras trabajaban, y de ellos, casi un tercio fueron agredidos físicamente durante el robo. El precio de una bicicleta eléctrica oscila entre los 1.300 y los 2.500 dólares, según el estudio.

El informe se da a conocer cuando los legisladores de la Ciudad de Nueva York buscan regular la industria tras el auge de la entrega de alimentos mediante aplicaciones generado por la pandemia, lo que expuso las vulnerabilidades para los restaurantes y los trabajadores que mantienen las plataformas en funcionamiento. 

Un conjunto de proyectos de ley pendientes en el Ayuntamiento tienen como objetivo mejorar las condiciones laborales de los trabajadores, incluido un pago mínimo por viaje y una medida que exige que los restaurantes proporcionen acceso al baño a los repartidores de comida. El viernes, DoorDash, Grubhub y Uber demandaron a la ciudad de Nueva York por imponer recientemente un límite establecido sobre la cantidad que los servicios de entrega de comidas pueden cobrar de los restaurantes.

Una portavoz de DoorDash calificó los hallazgos del estudio como "engañosos" y dijo que los trabajadores de entrega de la compañía reciben el 100% de sus propinas y ganan $33 la hora en Manhattan. 

“Estamos activamente comprometidos con la comunidad Dasher y estamos ansiosos por involucrarnos con los legisladores sobre las formas en que todas las partes interesadas pueden apoyar mejor a los trabajadores de reparto de la Ciudad de Nueva York”, dijo la empresa. 

Un portavoz de Grubhub expresó que la seguridad de sus trabajadores de reparto es una "máxima prioridad". No reveló cifras de pago específicas, aunque enfatizó que los trabajadores se quedan con sus propinas "el 100% del tiempo" y la empresa trabaja para "asegurarse de que reciban un pago competitivo en el mercado de Grubhub".

El número total de trabajadores de entrega de alimentos en Nueva York no está claro, sin embargo, según cifras anteriores del Departamento de Transporte de la ciudad de Nueva York, el estudio estima que el tamaño de esta fuerza laboral es de aproximadamente 65,000. La ciudad de Nueva York es el mercado más grande para Grubhub, que fue adquirido el año pasado por la empresa europea Just Eat Takeaway.com NV. 

El 83% de los encuestados denuncia que les niegan el uso de baños en restaurantes.

El 49% de los repartidores han tenido un accidente mientras trabajan y tienen que pagar de su bolsillo por asistencia médica, según el informe.

El 54% de los trabajadores han sido víctimas del robo de sus bicicletas, y el 30% han sido asaltados.

Aquí puedes leer el informe completo. 

Contáctanos