PEQUEÑOS NEGOCIOS

Defensor del pueblo pide a Cuomo ‘acelerar’ el cierre de negocios no esenciales en NYC

Williams urgió a Cuomo que implemente nuevas restricciones para “evitar los errores y la pérdida de vidas que se vieron en la primavera”.

Telemundo

A medida que se avecina un segundo posible cierre del consumo en el interior de los restaurantes en la ciudad de Nueva York, el defensor del pueblo urgió al gobernador Andrew Cuomo que acelere el proceso.

Jumaane Williams criticó el "enfoque lento y vacilante" de Cuomo que, en su opinión, es similar a los errores que cometieron el estado y la ciudad en marzo, durante el pico de la crisis. 

El lunes, Cuomo dijo durante una conferencia de prensa que si la tasa de hospitalización regional no se estabiliza en cinco días, cerrará el consumo en el interior en la Ciudad de Nueva York. El mandatario dijo que sería un cierre gradual del consumo en el interior, además de otros negocios no esenciales si los casos de COVID-19 y las hospitalizaciones continúan en aumento como lo indican las tendencias.

En el resto del estado, el servicio en el interior se reducirá al 25% si no se registra un descenso en la tasa de hospitalizaciones. 

En una carta, Williams le pidió a Cuomo que implemente nuevas restricciones destinadas a frenar la propagación del COVID-19 y proteger a las comunidades vulnerables, para evitar los errores y la pérdida de vidas que se vieron en la primavera.

“Dado su anuncio de hoy en el que se describen los procesos para posibles cierres y restricciones, le escribo para expresar mi profunda preocupación tanto por el ritmo de las acciones que se están tomando como por la ausencia de pasos cruciales que son necesarios para salvar vidas. La ciudad y el estado de Nueva York continúan experimentando un peligroso resurgimiento de COVID-19. Ya no hay ninguna duda de que la ciudad de Nueva York ha caído en una segunda ola de COVID-19; la pregunta que queda es si el liderazgo puede aprender de los errores de la primera ola para evitar pérdidas aún mayores. Lo que nosotros, como neoyorquinos, necesitamos de nuestros líderes es un mensaje coordinado y cohesivo sobre lo que deberíamos estar haciendo. Deberíamos alentar a todos los neoyorquinos a quedarse en casa siempre que sea posible”, escribió Williams en la misiva. 

“En una carta enviada a su oficina el 13 de noviembre, recomendé tomar una serie de medidas inmediatas para evitar que ocurra una segunda ola significativa. Desafortunadamente, se ha dejado pasar la ventana para la prevención. Ahora debemos implementar medidas firmes e inmediatas para reducir la propagación del virus y continuar con esas restricciones hasta el nuevo año, o hasta que las medidas científicas y de salud pública indiquen una reducción suficiente del riesgo. No podemos permitirnos las vacilaciones y las medias tintas que darán paso a la pérdida innecesaria de vidas y la alteración de los medios de subsistencia”, se lee en la misiva. 

“Cuando COVID-19 apareció por primera vez en Nueva York, muchas acciones no fueron lo suficientemente lejos o se implementaron demasiado tarde. Hemos tenido demasiada experiencia, demasiado sufrimiento desde entonces para seguir cometiendo los mismos errores una y otra vez. Cuanto más rápido y con más seriedad respondamos a esta segunda ola, más rápido podremos controlar la expansión de la comunidad y reabrir nuestros negocios”, expresó. 

Williams remoendo: 

1. El cierre de todos los negocios que no sean esenciales, incluido el consumo en el interior y el cierre de restaurantes, bares, salones de belleza y uñas, gimnasios y lugares de culto.

2. Apoyo financiero inmediato para las empresas locales que están cerradas.

3. Coordinar cierres con Nueva Jersey y Connecticut para proteger a los residentes de Nueva York que trabajan en esos estados y viceversa.

4. Exigir que todos los residentes usen una mascarilla o una cubierta al salir de sus hogares y / o cuando estén en contacto con personas que no viven en su hogar.

“Además, debemos estar preparados para cierres de escuelas generalizados si el COVID-19 continúa propagándose a estos niveles elevados (...) También debemos instituir protecciones más estrictas para las comunidades que sabemos que son más vulnerables, incluidas las instalaciones de atención a largo plazo, los hogares de ancianos, las instalaciones psiquiátricas y los hogares para personas con discapacidades intelectuales y del desarrollo. Cada una de estas medidas es un esfuerzo por reducir el daño a través de nuevas estrategias y sistemas, aprendiendo de la tragedia pasada para prevenirla en el futuro”, dicta el documento. 

“A medida que entramos en lo que los expertos en salud continúan advirtiendo será un ‘invierno oscuro’, el potencial de transmisión del virus solo crecerá. El tiempo se nos acaba rápidamente para tomar medidas decisivas. El siguiente paso, si estas medidas no funcionan, debemos estar preparados para un cierre total e inmediato de la Ciudad de Nueva York como la mejor manera de salvar vidas y permitir una rápida recuperación económica para los neoyorquinos y sus negocios”, sentenció. 

Contáctanos