restricciones por coronavirus

Cuomo descarta reanudar servicio en el interior de restaurantes en la Ciudad de Nueva York

El estado asegura que la alta densidad de población es un riesgo de que el coronavirus se propague con mayor rapidez, pero los dueños de restaurantes temen que sus negocios terminen por cerrar de forma definitiva. 

Telemundo

Mientras que decenas de ciudades de todo el país permiten el servicio en el interior de los restaurantes, el gobernador Andrew Cuomo afirmó el lunes que si bien su gobierno busca reactivar la economía y aliviar ciertas restricciones, ese plan no incluye levantar la prohibición actual de comer en interiores.

Ciudades como Filadelfia, Chicago y Washington D.C. han restaurado el consumo en el interior al 25 por ciento de su capacidad en las últimas semanas. Mientras tanto, California levantó desde noviembre su toque de queda y la orden de quedarse en casa esta semana. 

“No estamos en ese punto, no contemplo ningún cambio”, dijo Cuomo, quien suspendió el consumo en el interior en la Gran Manzana desde diciembre.

Cuomo dejó clara su postura ante la creciente demanda de la industria. La Asociación de Restaurantes del Estado de Nueva York, un grupo que representa a decenas de miles de restaurantes en todo el estado, pidió a la administración de Cuomo a principios de esta semana que extienda el toque de queda impuesto en la ciudad, de 10 p.m. a la medianoche. 

Los críticos han señalado el hecho de que los restaurantes en la mayoría de las otras regiones del estado sirven en el interior a la mitad de su capacidad desde mediados de enero.

“Las interminables restricciones del gobernador Cuomo que mantienen el consumo en el interior cerrado en los restaurantes de la Ciudad de Nueva York, mientras lo mantiene abierto en el resto del estado, donde las tasas de infección y hospitalización son más altas que en la Ciudad de Nueva York, son discriminatorias y están destruyendo los medios de vida de las pequeñas empresas y de los trabajadores”, estimó la NYC Hospitality Alliance, una de las organizaciones que más han presionado a Cuomo para que levante la prohibición. 

El estado asegura que la alta densidad de población de la Ciudad de Nueva York es un riesgo de que el coronavirus se propague con mayor rapidez. 

Contáctanos