Historia de Nueva York

‘Cazador de ratas’ y otros empleos que fueron muy rentables, pero ya no existen

Imagina que la ciudad te pagara por cazar ratas. Esa era una forma en la que muchos se ganaron la vida a principios del siglo XX.

Telemundo

Las ratas, esa plaga insufrible que desde tiempo inmemorial atosiga a las grandes urbes. En Nueva York es tal el problema de roedores que existe un curioso programa denominado “Academia de las Ratas”, que instruye a los residentes sobre el manejo seguro de las infestaciones. 

Pero imagina que la ciudad te pagara por cazar ratas. Sí, leíste bien. Ser contratado para sumergirte en los rincones de la Gran Manzana con el único fin de cazar roedores a la espera de recibir un buen pago por ejemplar. 

Suena extravagante para nuestra era, pero a fines del siglo XIX y principios del XX, los ‘Rat catcher’ eran contratados por las ciudades para limitar la propagación de enfermedades transmitidas por los roedores y evitar daños a los suministros de alimentos.

A medida que la tecnología avanza y los procesos se automatizan, naturalmente, algunas personas que alguna vez tuvieron trabajos que se consideraban esenciales pueden quedarse sin trabajo. En la próxima década en los Estados Unidos, se espera que el empleo aumente en 11.5 millones, pero también se prevé que disminuyan los empleos en la manufactura.

Para 2030, alrededor de 800 millones de trabajos podrían desaparecer debido a la automatización, y solo en los Estados Unidos, entre 39 y 73 millones de trabajos podrían automatizarse. Sin embargo, las perspectivas no son del todo malas: un estudio de McKinsey Global Institute informa que solo el 5% de los trabajos actuales se eliminarán por completo en el futuro si se adopta la tecnología de automatización actual, mientras que la mayoría de los otros trabajos solo incorporarán algunos aspectos de la automatización.

Los trabajos han aparecido y disminuido a lo largo de la historia humana y, a menudo, ha sido para mejor. Después de todo, las personas ya no tienen que correr el riesgo de contraer enfermedades gracias a la invención de los inodoros, y la investigación médica ha avanzado hasta el punto en que los humanos ya no tienen que adivinar los rasgos de carácter de una persona en función de la forma de su cabeza.

Aquí te presentamos 20 curiosos empleos que han desaparecido, según una compilación de Stacker. Abre aquí para ver la lista completa.

1. RECOLECTOR DE SANGUIJUELAS

A mediados del siglo XIX, cuando los profesionales médicos creían que la sangría podía curar una enfermedad, los recolectores de sanguijuelas eran responsables de colectar los insectos chupadores de sangre de su hábitat natural para que los médicos los usaran. Las personas con este trabajo empleaban las piernas de los animales, o incluso sus propias piernas, para atraer sanguijuelas de ríos y arroyos. Con el tiempo, la investigación médica avanzó y esta profesión quedó obsoleta.

2. ALDABA

Antes de que existiera el despertador, hubo un despertador humano. La gente contrataría a "aldabas" para GOLPEAR el vidrio de su ventana con un palo largo o disparar guisantes al vidrio para despertarlos. El trabajo finalmente quedó en el camino cuando se inventó el despertador mecánico en 1847.

3. PREGONERO

En la Inglaterra medieval, el pregonero informaba a la gente del pueblo de las últimas noticias, proclamaciones y otra información, ya que la mayoría de las personas eran analfabetas y no podían leer las noticias. Después de que el pregonero leyera su mensaje, colocaría un aviso en la puerta de una posada local, razón por la cual algunos periódicos se conocen hoy como "The Post".

4. RESURRECCIONISTA

A medida que la ciencia médica moderna se convirtió en una verdadera profesión en el siglo XVIII, también lo hizo la demanda de cadáveres. Los estudiantes de medicina y los anatomistas practicantes necesitaban cuerpos para diseccionar para aprender el funcionamiento interno del cuerpo humano. Los resurreccionistas estaban muy felices de complacer, desenterrando cuerpos recién enterrados y entregándolos, por una tarifa, por supuesto, a facultades de medicina y consultorios médicos.

5. LINKBOY

En el Londres del siglo XVII, antes de que las luces de las calles fueran algo común, se contrataba a muchachos jóvenes que buscaban ganar dinero por la noche para encender antorchas y llevar a la gente a casa desde las tabernas u otros lugares. A veces, los linkboys llevaban a los clientes a callejones oscuros donde los ladrones esperaban en las sombras.

6. CAZADOR DE RATAS

En Londres, a partir de la época victoriana, la ciudad estaba infestada de ratas, conocidas por entonces como portadoras de enfermedades. Para solucionar el problema, muchos jóvenes, incluidos niños, se convirtieron en cazadores de ratas y prefirieron este trabajo al deshollinador o al trabajo en las minas de carbón. Las ratas eran capturadas vivas y vendidas como mascotas domésticas o envenenadas en un esfuerzo por erradicarlas de las calles.

7. DOCTOR DE PLAGA

En el siglo XIV, cuando la peste bubónica se afianzó y se propagó rápidamente, las aldeas contrataron médicos especializados en peste para tratar a las personas infectadas. Los médicos de la peste inventaron máscaras para protegerse del “aire contagioso”, y muchos portaban un bastón de madera para poder examinar a los pacientes sin tocarlos. Estos médicos generalmente intentarían tratar la plaga mediante la sangría o haciendo que el paciente bebiera un jugo con escaramujos.

8. FISONOMISTA

A principios del siglo XX, la fisonomía era una teoría popular que se basaba en la idea de que se podía discernir la personalidad o el carácter de una persona a partir de su apariencia física. Los fisonomistas basaron sus principios en ideales racistas, creyendo que las características tradicionales de los europeos occidentales representaban la sinceridad y las características asociadas con otras razas y etnias, como la nariz aguileña y los ojos rasgados, representaban el engaño.

9. TELEFONISTA

Los primeros teléfonos eran extremadamente difíciles de usar, por lo que las compañías telefónicas contrataron operadores de centralita para ayudar a conectar a los clientes. El trabajo se volvió casi exclusivamente femenino en la década de 1880 porque se consideraba que las mujeres eran más educadas. Las mujeres vieron el trabajo como un paso adelante de la fábrica y el trabajo doméstico. En 1919, los telefonistas de Nueva Inglaterra se declararon en huelga y, como resultado, obtuvieron un aumento salarial.

10. BORRADORES DE CRUCES PEATONALES

En el siglo XIX, cuando las calles estaban frecuentemente sucias, llenas de basura y con aguas residuales, la gente contrataba barrenderos para cruces peatonales para barrer el camino delante de los peatones mientras caminaban por la calle. Los ciudadanos ricos estarían dispuestos a pagar a los barrenderos para proteger sus faldas largas o prendas de vestir y para evitar el contacto con el estiércol. Un barrendero de cruce se consideraba un paso por encima de un mendigo. Muchas personas se dedicaron a la profesión porque iniciar el negocio no costaría más que una escoba.

11. LECTOR

Si bien la gente de hoy puede escuchar podcasts o la radio en el trabajo, las personas que trabajaban en las fábricas de principios del siglo XX tuvieron que idear otra fuente de entretenimiento. Las fábricas contratarían lectores para leer en voz alta periódicos o libros en el lugar para mantener entretenidos a los trabajadores. El lector generalmente se sentaba o se paraba en una superficie elevada para actuar de modo que toda la fábrica pudiera escuchar. Los lectores que leyeron material considerado demasiado radical fueron despedidos.

12. COMPUTADORA HUMANA

Las computadoras humanas de la NASA y otras organizaciones estarían a cargo de hacer cálculos para determinar, por ejemplo, cuántos cohetes se necesitarían para hacer volar un avión. Los cálculos se realizaron en papel cuadriculado y, en ocasiones, podían demorar hasta una semana. Eventualmente, el trabajo se convirtió en una profesión casi exclusivamente femenina. En 1942, Macie Roberts tomó la decisión de contratar solo computadoras femeninas porque creía que las computadoras masculinas socavarían al grupo.

13. CARNICERO CADDIE

Un carnicero caddie especializado en preparar y vender carne de caballo, que fue popular tanto en el Reino Unido como en los Estados Unidos hasta la década de 1940. La carne era relativamente barata y se consideraba una alternativa a la carne de res o de venado. Sin embargo, comer carne de caballo se convirtió en un tabú y la práctica se extinguió.

14. OPERADOR DE LINOTIPIA

Mucho antes de la era de la impresión digital, los operadores de linotipia eran responsables de disponer el tipo de metal caliente en las prensas para publicar periódicos impresos. En la década de 1960, la fotocomposición más rápida, que requería trabajadores menos calificados, rápidamente dejó obsoleta a la linotipia. Hoy en día, el declive de la impresión significa que todos los trabajos de composición tipográfica se están acercando a la extinción.

15. CORTADOR DE HIELO

Cuando aún no existían la refrigeración y el congelamiento confiables, los cortadores de hielo tenían la tarea de cortar el hielo en los lagos congelados. Para hacer esto, marcarían el hielo y luego usarían un dispositivo impulsado por caballos para cortar el bloque de hielo. Sin embargo, este era un trabajo peligroso, no solo venía con un clima inclemente que cultivaba la congelación, los cortadores de hielo y sus caballos también enfrentaban el peligro de caer en las aguas heladas. Afortunadamente, la refrigeración mecánica surgió en la década de 1930 y este trabajo quedó obsoleto.

16. CATADOR DE ALIMENTOS

La práctica de emplear personas para probar la comida de un miembro de una familia real o una figura importante para garantizar que la comida no estuviera envenenada se remonta al antiguo Egipto y la antigua Roma. Se pueden usar varios productos químicos para envenenar a las personas, pero solo el cianuro puede matar a una persona en cuestión de minutos. Otros venenos tardan en mostrar efectos, y la mayoría de los miembros de la realeza no estaban dispuestos a esperar días para comer solo para ver si el catador de alimentos terminaba enfermo.

17. TOSHER

Durante la era victoriana en Londres, las personas llamadas toshers se ganaban la vida irrumpiendo en el sistema de alcantarillado de la ciudad y buscando monedas, trozos de metal, trozos de hueso o cualquier otra cosa que pudieran encontrar que fuera de valor. Los toshers ganaban lo que hoy son unos 50 dólares, lo que los pone al mismo nivel que la clase trabajadora. Entrar en las alcantarillas se volvió ilegal en 1840, y a las personas que sorprendieran a otros infringiendo esta ley se les ofreció una recompensa, lo que desalentó el buceo en las alcantarillas.

18. CHICO ROMPEDOR

Un rompedor era un joven minero del carbón que tenía la tarea de separar las impurezas del carbón. Los rompedores a menudo tenían tan solo 5 años y trabajaban hasta 10 horas al día y seis días a la semana. El trabajo era extremadamente peligroso y muchos niños perdían dedos o extremidades en la maquinaria de la fábrica. Un miembro del Comité Nacional de Trabajo Infantil tomó fotografías de los niños rompedores, lo que llevó al público a exigir que se reformaran las leyes laborales.

19. FAROLERO

Antes de las bombillas y las farolas eléctricas, los faroleros se dedicaban a iluminar las ciudades y apagar las farolas de gas. Cuando se inventaron las bombillas de luz eléctrica y se usaron en lugar de las lámparas de gas, los faroleros se quedaron sin trabajo.

20. DEVORADOR DE PIEDRAS

En las épocas georgiana y victoriana, las personas llamadas comedores de piedras viajaban y tragaban guijarros y piedras ante el asombro de la multitud. Incluso se animó a los visitantes a traer sus propias piedras a las exhibiciones para que los comedores de piedras las tragaran. Sin embargo, los periódicos denunciaron con frecuencia que comer piedras era una farsa, y la gente comenzó a ver a través de la práctica.

Contáctanos