Quemados y abrazados: por qué las víctimas de un incendio no lograron salvar sus vidas