Activista que vive encerrado en Embajada ahora tiene miedo