Cambio climático

Casas de lujo en estas playas están perdiendo valor debido al cambio climático

Desde Dana Point, California, hasta Long Island, Nueva York y Nantucket, Massachusetts, algunas de las propiedades costeras más caras del país se encuentran en una situación cada vez más precaria.

Cometa aérea de Brant Point y el puerto y Coatue, Nantucket, MA.

A medida que sube el nivel del mar y se intensifican las tormentas, los inmuebles costeros sufren inundaciones y erosión como nunca antes.

Desde Dana Point, California, hasta Long Island, Nueva York y Nantucket, Massachusetts, algunas de las propiedades costeras más caras del país se encuentran en una situación cada vez más precaria debido al cambio climático.

La temporada de huracanes de este año ya está en marcha y se prevé una actividad "superior a la normal", según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés). Se prevén hasta 13 huracanes, de los cuales entre cuatro y siete serán de categoría "mayor".

Varios modelos de riesgo han mostrado innumerables previsiones de caída del valor de los inmuebles, pero los efectos del cambio climático ya están afectando al mercado, y a un ritmo más rápido de lo que la mayoría esperaba.

Una casa de Nantucket cotizada el verano pasado por algo más de $2 millones se vendió a principios de este año por sólo $600,000. En otoño, una tormenta del noreste apenas perceptible arrasó la asombrosa cantidad de 20 metros de la playa en la que se asienta, gracias a la subida del nivel del mar y a unas lluvias inusualmente intensas.

El comprador dijo a The Boston Globe que "el precio mitiga el riesgo en buena medida".

Y no es el único.

"Ha habido varias", dice Shelly Lockwood, agente inmobiliaria de Nantucket. "Una se vendió a mediados de 7, y otra a mediados de 8, que sé que suena a mucho dinero, pero esas casas, si no estuvieran en riesgo de erosión, se habrían vendido por, no sé, $10 o $12 millones [de dólares]".

Lockwood acaba de poner en marcha un seminario para que sus colegas agentes les ayuden a revalorizar las casas en riesgo.

"Creo que tenemos el deber para con nuestros clientes de decirles cuáles son los riesgos, y me estaba frustrando que eso no se comunicara a mi satisfacción, porque veía que se vendían casas y pensaba que eso no valía, que se caían al océano", dijo Lockwood.

El desastre en Montauk

En Montauk, en el extremo oriental de Long Island, Nueva York, una serie de tormentas este invierno obligaron a la comunidad a apresurarse para reforzar sus playas y proteger sus casas multimillonarias. El agua entraba más rápido que nunca.

"En el pasado habíamos visto inundaciones en las que el agua bajaba enseguida, pero ahora ya no lo hace", explica Kay Tyler, directora ejecutiva de Concerned Citizens of Montauk. "Tenemos un amigo que tiene una casa de 10 millones de dólares, y ni siquiera está seguro de qué hacer con ella porque si la vende nunca va a ser los 10 millones de dólares por los que la compró".

Si nos fijamos en los códigos postales de las costas este y del Golfo de Estados Unidos, 33 tienen un valor medio de la vivienda de al menos $1 millón. Sólo en estas zonas, un total de 77,005 propiedades corren un riesgo significativo de inundación, según los modelos de First Street, una empresa de datos y análisis de riesgos climáticos. Esto supone unos $100,000 millones en pérdidas potenciales.

¿Reducción de impuestos?

El abogado Chris Farley está trabajando con los propietarios de Nantucket para ayudarles a reducir sus impuestos sobre la propiedad, a medida que se erosionan tanto la playa como el valor de sus viviendas. Algunos hogares han sido reevaluados, mientras que sus vecinos no.

"Creo que hemos escondido la cabeza bajo el ala", afirma Farley. "Los valores no estaban bajando hasta los últimos 10 años y aún así ha sido una especie de reducción silenciosa".

Farley señaló una propiedad que, según dijo, tenía una valoración de $2.2 millones. No ha sido tasada recientemente, pero otras dos en la misma calle y acantilado junto al mar han sido retasadas: una por $500,000 y otra por $250,000. El acantilado se está erosionando mucho.

"Yo diría que han desaparecido entre 12 y 15 pies de arena", estimó Farley, señalando los enormes geotubos expuestos bajo el acantilado. Deberían estar cubiertos de arena.

"Antes podían bajar por estos escalones y había otra escalera, ya no está. Así que ya no tienen acceso. Para mí, eso afecta al valor de la propiedad cuando ni siquiera se puede utilizar el paseo marítimo que se compró para estar en él", refiriéndose a la casa que aún tiene que ser reevaluada.

Geotubos' protectores expuestos por la erosión. Diana Olick | CNBC

Enterrados en la arena

En otra playa de Nantucket, la subida del nivel del mar ha empujado la arena tan lejos que está sepultando viviendas. La arena cubrió dos casas hasta las ventanas y dejó al descubierto el sistema séptico y los cables de los servicios públicos. Según Lockwood, una vez que quedan al descubierto, la ciudad tiene que expropiar la propiedad.

"Esto no fue así el otoño pasado. Esto ha sucedido así de rápido", dijo.

El propietario John Conforti vive justo al lado de esas dos casas. La arena ha subido tanto que ahora cubre todo su jardín delantero. Su terraza, que solía tener una escalera para bajar al jardín, está ahora al mismo nivel que la arena. Tiene su casa desde hace 42 años y ya la ha retirado de la playa una vez.

"Todos decimos que un año más", dice Conforti. "Es increíble lo que ha pasado.

Lockwood calcula que, sin los nuevos riesgos para la vivienda derivados del cambio climático, la casa de Conforti valdría unos $2.5 millones.

"No sé si podría venderla. ¿Quizá cinco, quizá $500,000? Tal vez. Pero tendrías que tener algún comprador dispuesto a perderla", añadió.

A medida que más y más casas pierden valor y ven reducidos sus impuestos sobre la propiedad, la economía local podría sufrir un golpe, lo que significa que los impuestos para todos podrían aumentar para compensar el déficit.

Los residentes de Nantucket también están votando qué partes de la isla necesitan más ayuda y quién la pagará. Mientras tanto, en Montauk, los expertos están reevaluando los planes de resistencia costera elaborados hace casi una década tras la supertormenta Sandy, porque ya están obsoletos debido al cambio climático.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés por Diana Olick para nuestra cadena hermana CNBC.com. Para más de CNBC entra aquí. Los productores de CNBC Erica Posse y Dardan Pula han contribuido a este artículo.

Contáctanos