10 ideas eco-friendly para decorar

Decorar tu hogar protegiendo el medio ambiente no tiene por qué ser costoso, sino todo lo contrario.

Guardar frascos de todo tipo en lugar de comprar floreros puede resultar un buen accesorio de decoración, y muy amigable con el medio ambiente.
Guardar frascos de todo tipo en lugar de comprar floreros puede resultar un buen accesorio de decoración, y muy amigable con el medio ambiente.
Crédito: Shutterstock
Por Ana Cristina Enríquez 1 de septiembre de 2014

Existe la falsa idea de que el ser amigable con el medio ambiente a la hora de decorar el hogar resulta más caro, ya que el mercado está lleno de lindos accesorios supuestamente “verdes”, que en realidad vienen siendo una trampa más de la mercadotecnia para aprovecharse de una moda.
El decorar tu hogar no es una cuestión de tener o no dinero, sino de creatividad y buen gusto, y cuando lo haces protegiendo al medio ambiente resulta aún más económico.
Y es que precisamente las bases del ambientalismo consisten en el no consumo, así es que si quieres hacerle un favor a la Tierra y tener linda tu casa ¡aléjate de los centros comerciales!
Aquí te damos unas cuantas ideas para decorar sin gastar y pensando en el Planeta.
1. Utiliza muebles de segunda mano: Ya sea porque los encuentras en un bazar local, porque ahí está el ropero de tu abuela embodegado o porque alguno de tus amigos se quiere deshacer de una mesa que ya no le cabe, el amueblar tu casa con muebles de segunda mano no sólo te va a resultar más barato, sino que estarás ayudando al medio ambiente. Claro, no siempre vendrán en las mejores condiciones, pero si tienes creatividad y les das un poco de cariño limpiándolos y reparando lo que sea necesario, verás cómo adquieren un nuevo brillo.


2. No compres, retapiza: ¿Ya estás harta de tu sala pues la tela de los sillones está sucia y desgastada? Antes de sacarla a que se la lleve la basura, piensa mejor en cambiarle el forro y la tela. Puedes contratar a un profesional o buscar videos tutoriales en Internet que te digan cómo hacerlo. Muy seguramente te saldrá más barato que comprar muebles nuevos.


3. Arma tu vajilla con piezas viejas: ¿Quién dijo que una vajilla tiene que ser toda igual? En lugar de comprar una vajilla nueva, puedes ir recolectando piezas de cierto periodo o estilo que combinen entre sí. Será todo un reto a tu creatividad.


4. Guarda los frascos: Esos frascos en los que compras la salsa de spaghetti o las aceitunas, y que has venido tirando toda la vida, son excelentes amigos a la hora de guardar especies, usarlos como floreros o hasta ponerlos en la mesa como vasos. Piénsalo bien la próxima vez que vayas a tirar uno.


5. Evita el plástico e inclínate por materiales naturales: El plástico en sí es terrible para nuestro Planeta ya que no es biodegradable, opta por usar canastas, o cajas hechas de madera o tela para guardar y acomodar cosas.


6. Usa pintura eco-amigable: Aunque todas las pinturas son tóxicas para el medio ambiente, tanto en su fabricación como el vertido que producen hay diferencias entre unas y otras. Siempre es preferible utilizar las de agua.


7. Siembra hierbas aromáticas en macetas: No sólo se verán lindas, sino que podrás cocinar con ellas y no consumirás más empaques al tener que comprarlas.


8. Aromatiza tu casa naturalmente: En lugar de comprar sprays en aerosol que dañan la capa de ozono, aromatiza tu casa con pequeñas bolsas de tela con lavanda seca o poniendo a hervir canela y otras especies.


9. Siembra una hortaliza: Hará ver tu jardín muy lindo y ecológico, y no sólo eso, podrás consumir en tus ensaladas lo que produzcas en casa.


10. Compra artesanía local: En lugar de decorar con piezas traídas de otras partes, apoya a los artesanos de tu comunidad.