Mei Xiang tuvo cría

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    El director asociado de cuidado de animales, Don Moore, dijo que recibió una llamada de la curadora Becky Malinsky, quien cumplía su turno en la vigilancia de la panda, informándole que Mei Xiang había parido.

    WASHINGTON - La panda Mei Xiang parió anoche en el Zoológico Nacional un osezno de sexo todavía no determinado, siete años después que nació otra cría en Washington, según informaron las autoridades del parque.

    El director asociado de cuidado de animales, Don Moore, dijo que recibió una llamada de la curadora Becky Malinsky, quien cumplía su turno en la vigilancia de la panda, informándole que Mei Xiang había parido.

    "Al principio no podía creerlo", añadió Moore. "Le dábamos muy pocas probabilidades de una culminación exitosa del embarazo. Estamos contentísimos". Hasta esta mañana los empleados del Zoológico no habían visto todavía el osezno, pero podían escucharlo gimiendo mientras Mei Xiang lo calma.

    "Mei Xiang se comporta exactamente de la misma manera que lo hizo en su parto anterior", dijo Suzan Murray, la veterinaria jefe del Zoológico, en declaraciones a la radioemisora local WTOP.

    "La panda lo acuna estrechamente, y ella luce cansada, pero cada vez que trata de reclinarse el osezno lloriquea y ella se sienta y vuelve a acunarlo", explicó. "Mei es un modelo de madre".

    El osezno pesa uno 115 gramos en tanto que la madre pesa 115 kilogramos. El 20 de agosto el Zoológico anunció que Mei había entrado en la etapa final de su ciclo reproductivo que debía concluir entre cuarenta y cincuenta días después con o sin cría.

    Mei, de 14 años, fue inseminada artificialmente el 29 y 30 de abril después que la panda y su macho Tian Tian, de 15 años no se aparearon por cuenta propia.

    El Zoológico había preservado esperma de Tian Tian después de la inseminación exitosa que produjo el único otro osezno en ese parque, Tai Shan, en 2005.

    El personal que se ocupa de los panda en el Zoológico de Washington inició la vigilancia de 24 horas el 4 de septiembre manteniendo en observación todo el predio de los mamíferos en busca de una cría.

    En el comportamiento típico de proximidad al parto Mei empezó a comer menos y a trizar bambú con el propósito de acondicionar una madriguera. En el primer fin de semana de septiembre Mei empezó a sostener en sus brazos juguetes, como si fuesen su cría.

    Mei ya había tenido cinco embarazos falsos desde 2007.