Doble quimio podría frenar el cáncer de ovario

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    SHUTTERSTOCK
    Según un médico, una de las razones por la que este método no se utiliza con más frecuencia es porque algunas pacientes temen padecer más efectos secundarios.

    Cada día cerca de 60 mujeres en Estados Unidos son diagnosticadas con cáncer de ovario y en la mayoría de los casos la enfermedad está en una etapa muy avanzada y los tratamientos disponibles pueden ser un problema.

    Pero las esperanzas residen en un nuevo estudio que demuestra que recibir doble quimioterapia aumenta entre 71% y 81% la tasa de supervivencia de 3 años.

    Doble quimioterapia podría frenar cáncer de ovario

    Doble quimioterapia podría frenar cáncer de ovario
    Un estudio prueba que podría extender la supervivencia. (Publicado martes 4 de agosto de 2015)

    El estudio también reveló que en seis de los más grandes centros médicos menos de la mitad de las pacientes reciben esta alternativa.

    [En video: Pierde un pie en escalera mecánica]

    Uno de los casos favorables de la doble quimio es el de Terry Wiencek, paciente cáncer de ovario en tercera fase, quien se sometió al tratamiento y sólo unos meses después su doctor le dio la buena noticia de que el cáncer estaba en remisión.

    El doctor David O'Malley, quien ayudó a conducir esta investigación de un hospital en Ohio en combinación con el instituto de investigación Solove y otros cinco centros especialistas, dice que esta técnica fue estudiada desde hace una década y que hoy en día la mitad de todos los pacientes sometidos a ella están vivos 10 años después de haber sido diagnosticados.

    [Te puede interesar: Niño muere tras golpe accidental con un bate]

    Según este médico una de las razones por la que este método no se utiliza con más frecuencia es porque algunas pacientes asumen que recibir doble dosis de quimioterapia significa tener más efectos secundarios.

    Apunta que esto puede ocurrirle a algunas mujeres pero no siempre es así y que esta terapia por lo general se emplea después de una cirugía, cuando existe un alto riesgo de que la enfermedad se extienda a otras partes del cuerpo.