Baja pena de muerte en EEUU

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images

    DALLAS - La popularidad y uso de la pena de muerte continuó a lo largo de 2011 profundizando el descenso que se inició desde hace una década en Estados Unidos, al emitirse menos sentencias y aumentar las voces e iniciativas para abolir ese castigo. El Centro de Información en Pena de Muerte (DPIC), informó en su reporte anual 2011, que el número de sentencias de castigo capital impuestas por los jurados este año descendió a 80. Los fallos se ubicaron por debajo de los 100, por primera vez desde que se reinstaló la pena de muerte en 1976. El número de ejecuciones bajo a 43, el 75 por ciento de las cuales fueron realizadas en el sureste del país. Texas ocupó de nuevo el primer lugar en la ejecución de reos al aplicar la pena de muerte en 13 ocasiones este año, seguido por Alabama con seis, Ohio con cinco, Arizona cuatro y Oklahoma, Mississippi y Florida con dos. Los estados de Virginia, Carolina del Sur, Missouri, Delaware, Idaho y Luisiana, realizaron una ejecución cada uno. Hace una década fueron impuestas más de 200 sentencias de pena de muerte. De hecho, la población de reos sentenciados actualmente a la pena capital en las cárceles estadounidenses, bajo ligeramente a lo largo del año, de 3,261 en 2010 a 3,251 en 2011. Aunque las cifras de 2011 aun no contemplan las últimas dos semanas de diciembre, raramente se conducen juicios de pena capital durante este periodo. “La conclusión es que la pena de muerte está a la defensiva”, dijo Richard Dieter, director del DPIC, un centro de intercambio de información que se opone a la pena capital con sede en Washington. “Este año fue una fuerte caída real. Si fuera sólo este año, sería un golpe de suerte, pero sumado a otros años, estos números reflejan una preocupación real sobre la pena de muerte”, indicó. Dieter y otros especialistas citaron varias razones para el descenso en la pena de muerte. El número de homicidios en Estados Unidos ha bajado de un máximo de casi 25,000 en 1993, a un poco más de la mitad que en 2010, ya que las estadísticas de 2011 aún no están disponibles. Las sentencias de pena de muerte alcanzaron su punto más alto en 1994, cuando fueron impuestas un total de 328. Este es el noveno año consecutivo en el que las sentencias de pena de muerte registran una disminución.