Policía trata de determinar origen de polvo sospechoso