CORONAVIRUS EN NY

Vendedores ambulantes regresan a las calles de la Gran Manzana con nuevos desafíos

La organización Street Vendor Project estimó que de unos 20,000 vendedores ambulantes de toda la ciudad un 90% había cerrado sus negocios por completo desde el inicio del brote.

Telemundo

NUEVA YORK - Más carros de comida y vendedores ambulantes están saliendo a las calles de la ciudad de Nueva York a medida que la tasa de hospitalizaciones y muertes por el coronavirus empezó a disminuir poco a poco.

La organización basada en membresía, Street Vendor Project, estimó que de unos 20,000 vendedores ambulantes de toda la ciudad un 90% había cerrado sus negocios por completo desde el inicio del brote en el mes de marzo. Sin embargo, con las temperaturas más altas de la primavera, y otros factores, se han visto una mayor cantidad de personas en las calles.

Es una mejora gradual, pero los vendedores que reabrieron recientemente, como Lil Zeus Lunch Box, un camión de comida griega ubicado en el centro de Manhattan, dicen que el negocio no está ni cerca de lo que era antes.

"Solo estamos tratando porque aún no hay nadie aquí. Estamos perdiendo dinero en este momento, pero esperamos que la gente regrese", dijo el dueño de Lil Zeus Lunch Box, Jerry Mara, a nuestra cadena hermana NBC New York.

El sentimiento es mutuo para muchos trabajadores esenciales que confían en los vendedores ambulantes para comprar café, almuerzo y meriendas.

"Tengo que preparar mi propio almuerzo y eso no salió muy bien", dijo George Giannikouris, un trabajador esencial en Midtown.

Algunos de los primeros carros de comida que volvieron a abrir se encuentran ubicados cerca a parques.

Al igual que muchos otros proveedores, los camiones de helados se tomaron un breve descanso y han regresado con nuevas políticas para garantizar la seguridad de sus empleados y clientes.

"He visto personas que se han adaptado al nuevo sistema durante los últimos meses. Hemos visto que los vendedores tienen conos y cintas alrededor de su carrito para asegurarse de que los clientes no se acerquen al vendedor", dijo. Mohamed Attia de Street Vendor Project.

Además de que los conductores de camiones Mister Softee siguen las reglas de distanciamiento físico y usan guantes y máscaras, también se toman la temperatura todos los días y se les exige que desinfecten periódicamente las superficies del vehículo durante todo el día, según la compañía.

Mientras regresan a las calles de manera segura, los vendedores dicen que van a necesitar muchos más clientes para sobrevivir al cierre.

"Antes en este momento había turistas, de unos 150 a 200", dijo el propietario del camión de helados Christos Papagiannopoulos a nuestra cadena hermana NBC New York en la esquina de la calle 79 y la quinta Avenida. Pero a partir del martes, dice que estuvo allí durante tres horas y que no había ganado ni siquiera $20.

Contáctanos