Barahona y Pedernales, paraíso a nuestro alcance