Sube cifra de muertos tras sangrientos ataques en Somalia

Las explosiones en un hotel en Mogadiscio, la capital, dejaron al menos 53 víctimas.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Sangrientos ataques dejan decenas de muertos

    Fue en la capital de Somalia, Mogadiscio, donde explotaron tres coches bomba en un lujoso hotel. (Publicado sábado 10 de noviembre de 2018)

    El número de víctimas por las explosiones de varios coches bomba el viernes afuera de un hotel en Mogadiscio aumentó a 53 muertos y más de 100 heridos, informaron fuentes policiales y médicas el sábado.

    Las autoridades temen que la cifra de fallecidos continúe elevándose debido a las terribles heridas de muchos sobrevivientes, señaló el capitán Mohamed Hussein, un alto oficial de la policía somalí. El total de muertos que Hussein difundió coincide con las cifras proporcionadas por los hospitales.

    Ahmed Yusuf, enfermero en el hospital Madina, dijo que los hospitales en Mogadiscio atendían a una gran cantidad de heridos que seguían llegando el sábado.

    El viernes en la tarde, extremistas islámicos detonaron cuatro vehículos cargados con explosivos afuera de un hotel en la capital, Mogadiscio. Después de las tres explosiones, una cuarta sacudió la zona cuando los paramédicos intentaban auxiliar a los heridos.

    Los rebeldes extremistas islámicos de al-Shabab, en Somalia, se adjudicaron los atentados.

    "Transporté 20 cuerpos y 3 personas heridas a los hospitales de Digfer, Medina y Daru Shifa", aseguró Bashir Hassan Farah, trabajador del servicio de ambulancias Amin.

    Los coches bomba estallaron en hora punta en una de las calles más concurridas de la capital, a pocos metros de la rotonda KM 4, un punto de control y acceso al aeropuerto internacional de Mogadiscio y donde se encuentran varios hoteles y restaurantes.

    Los dos primeros coches bomba explotaron casi de forma simultánea en torno a las 4 pm hora local en el exterior del lujoso hotel Sahafi.

    Y la tercera explosión, unos 20 minutos después, ocurrió en un automóvil estacionado en el aparcamiento del hotel Hayat, en la parte trasera del Sahafi.

    Los dos hoteles se encuentran en una de las calles más transitadas de Mogadiscio y a pocos metros del KM4, un cruce de calles que cuenta en sus cercanías con la sede del Departamento de Investigación Criminal (CID) y multitud de bares y restaurantes.

    Entre los muertos figura el propietario del Sahafi, Abdifitaax Abdirashiid Shire, cuyo padre a su vez murió en un atentado similar contra el mismo hotel en 2015, según la radio local Dalsan.

    El grupo yihadista Al Shabab reivindicó la autoría de los ataques y varios de los terroristas fueron abatidos cuando intentaron entrar al hotel Sahafi, según confirmaron fuentes de seguridad a la radio Dalsan.

    El secretario general de la ONU, António Guterres, advirtió ayer de que los somalís "no serán disuadidos" en su búsqueda de una paz duradera y una estabilidad política, y envió sus condolencias a las familias de las víctimas.

    Según un comunicado difundido por su portavoz, Farhan Haq, Guterres reiteró "el apoyo y la solidaridad de las Naciones Unidas con el pueblo y el Gobierno federal de Somalia en este esfuerzo".

    Al Shabab, que se afilió a la red internacional de Al Qaeda en 2012, controla parte del territorio en el centro y el sur del país, y aspira a instaurar en Somalia un Estado islámico de corte wahabí.