tiroteo en jersey city

Revelan detalles sobre bomba en camioneta de sospechosos de tiroteo en Jersey City

Telemundo

NUEVA JERSEY -- La bomba hallada en la camioneta de los presuntos terroristas domésticos Francine Graham y David Anderson, conectados al tiroteo mortal en Jersey City, podría haber matado o herido personas a una distancia equivalente a cinco campos de fútbol, así lo dieron a conocer el fiscal estadounidense por Nueva Jersey y el jefe del FBI local el lunes.

Los oficiales también dijeron que había suficiente material en la camioneta para hacer una segunda bomba.

El 10 de diciembre, cuatro personas inocentes, incluyendo un veterano detective de la policía de Jersey City y padre de cinco hijos, murieron en una cadena de eventos que acabó en un gran tiroteo. La mayoría de las víctimas fueron encontradas dentro del supermercado judío JC Kosher en el Martin Luther King Jr. Boulevard durante lo que las autoridades describieron como una ola de terror alimentada por el odio. Los sospechosos también fueron encontrados muertos en la tienda tras la conclusión del tiroteo.

El oficial que murió, el Det. Joseph Seals, fue asesinado en un cementerio, donde las autoridades dijeron que había ido a reunirse con un hombre para hablarle sobre el regreso de un vehículo confiscado por la policía.

Los investigadores creen que Seals se acercó a la camioneta de los sospechosos porque los policías la estaban buscando en relación con el asesinato de un conductor el fin de semana anterior. Las autoridades aún están investigando una posible conexión entre la muerte del conductor y la balacera moral que se desencadenó en Jersey City.

La muerte de Seals fue lo que primero llevó a la policía a la escena de lo que se convertiría en un horrible baño de sangre.

El fiscal estadounidense por Nueva Jersey, Craig Carpenito, dijo que creen que Seals "frenó" el plan original, y que sus acciones "probablemente salvaron a docenas".

Las autoridades no pudieron detallar cuál hubiera sido ese plan, pero comentaron que Graham y Anderson habían investigado un centro comunitario judío en Bayonne. Las autoridades también confirmaron sospechas de que el tiroteo fue un acto violento contra los judíos y contra la comunidad policial.

No obstante, las autoridades no creen que una escuela judía ubicada al lado del supermercado kosher era blanco del tiroteo, pero dijeron que los sospechosos estudiaron la tienda en varias ocasiones, incluyendo la mañana del ataque.

Carpenito también confirmó un reporte previo de nuestra cadena hermana News 4 de que varios días antes del tiroteo, un hombre judío que conducía cerca del aeropuerto de Newark había recibido disparos. La balística en ese caso muestra que dos de los disparos que impactaron el auto del hombre provenían de una de las pistolas de Anderson y Graham. Adicionalmente, el conductor que murió el fin de semana antes del tiroteo recibió un disparo con la misma arma que disparó contra el vehículo cerca del aeropuerto, dijeron las autoridades.

Carpenito también confirmó otro reporte de News 4 de que ambos sospechosos tenían llaves de esposas en su ropa interior. Él dijo que no había evidencia de conspiradores y que los dos fueron a Ohio para practicar tiro al blanco poco antes del ataque.

Las autoridades han dicho que creen que los dos presuntos atacantes se identificaron en el pasado como Israelitas Hebreos Negros, un grupo en el cual ciertas secciones son reconocidas por su feroz condenación contra los blancos y judíos.

Las autoridades han dicho que no han establecido un vínculo formal entre la pareja y el grupo.

Investigadores asehan encontrado publicaciones en las redes sociales de Anderson que eran antipoliciales y tenían elementos antijudíos, dijeron fuentes policiales con conocimiento del caso previamente a News 4.

Cinco armas de fuego hasta la fecha se han relacionado con el dúo. Cuatro se recuperaron del interior del mercado kosher. Una quinta arma fue descubierto en la camioneta U-Haul que condujeron hasta la tienda. Esa camioneta estaba equipada con paneles balísticos y tenía la bomba adentro.

Los investigadores han podido rastrear dos de las cinco armas a través de sus números de serie. Ambas fueron comprados por Graham en dos diferentes tiendas de armas en Ohio en la primavera de 2018, según las autoridades.

La investigación aún sigue en curso.

Contáctanos