gobernador phil murphy

Murphy se proclama vencedor tras proyecciones que le otorgan el triunfo electoral

Murphy se impone a su contrincante republicano con un margen estrecho de votos.

Telemundo

Phil Murphy podría convertirse en el primer demócrata en ganar la reelección en Nueva Jersey en 44 años, según las proyecciones más recientes.

Con aproximadamente el 90% de los votos contados, Murphy estaba por delante de su retador republicano, Jack Ciattarelli, por menos de 1 punto porcentual cuando The Associated Press anunció las proyecciones de la carrera justo antes de las 6:30 p.m. del miércoles después de un recuento prolongado.

"Acabamos de tener la mayor experiencia", dijo Murphy durante un discurso a sus seguidores en Asbury Park el miércoles por la noche. "Estaba de camino a algún lugar, y nos tomó más tiempo llegar allí de lo planeado".

Pero al final de la estrecha carrera, Murphy emitió una nota conciliadora.

“Si quieres ser gobernador de todo Nueva Jersey, debes escuchar a todo Nueva Jersey. Y Nueva Jersey, yo te escucho”, dijo Murphy.

Sin embargo, Ciattarelli no concedió de inmediato, y una portavoz escribió en Twitter que era "irresponsable" declarar un ganador en la reñida carrera.

Murphy sería el primer gobernador demócrata en ganar la reelección en el estado desde Brendan Byrne en 1977. Nueva Jersey ha reelegido a tres republicanos desde entonces: Tom Kean, Christie Whitman y Chris Christie.

El resultado llega casi 24 horas después del cierre de las urnas el martes. Cuando comenzó el conteo por la noche, Ciattarelli se adelantó rápidamente y se mantuvo a la cabeza durante gran parte de la noche. Sin embargo, aún no se habían contado los votos de lugares con un gran número de demócratas como Newark. Cuando se agregaron, junto con otros condados y boletas de votación por correo, Murphy parecía tener suficiente para lograr la victoria.

Pero el hecho de que la carrera fuera tan estrecha sería un mal presagio para los demócratas para las elecciones del próximo año. El estrecho margen de esta carrera sorprendió en particular a los expertos, que vieron las encuestas públicas que mostraban a Murphy liderando cómodamente y buscaron la ventaja de registro de su partido de más de un millón de votantes.

Murphy había liderado las encuestas y tenía más dinero en efectivo en sus arcas que Ciattarelli en los días finales de la carrera. Pero el republicano también había superado con creces a su predecesor hace cuatro años en la recaudación de fondos y vio que la brecha en las encuestas públicas se movía a su favor, aunque solo fuera por unos pocos puntos.

Una victoria de Murphy rompe algunas tendencias históricas. Ningún demócrata ha ganado la reelección como gobernador en Nueva Jersey desde Brendan Byrne en 1977, y el partido opuesto al presidente ganó la gobernación de Nueva Jersey desde 1985.

La campaña de Ciattarelli aprovechó los comentarios que hizo Murphy de que Nueva Jersey probablemente no sea para votantes cuyo principal problema son los impuestos, lo que deja al gobernador fuera de contacto con una preocupación que muchos priorizan.

También buscó el apoyo de aquellos que no estaban de acuerdo con el manejo de COVID-19 por parte de Murphy. En un mitin de campaña reciente en Hazlet, cuando alguien en la audiencia preguntó sobre los mandatos, Ciattarelli dijo que no habría ninguno bajo su administración, una alusión a los mandatos de vacunas y mascarillas.

A pesar de la victoria de Murphy, el resultado muestra una preocupante realidad para los demócratas, en especial porque el republicano Glenn Youngkin venció al demócrata Terry McAuliffe en Virginia. Y el partido azul también parecen estar a punto de perder el control de la Cámara de Representantes en ese estado.

En Nueva Jersey, los demócratas se habían beneficiado de la impopularidad del exgobernador republicano Chris Christie y del expresidente Trump para convertir en azul los suburbios republicanos que alguna vez fueron sólidos, incluso vieron cómo su ventaja en el registro de votantes sobre los republicanos se disparó a más de 1 millón y aumentó sus mayorías legislativas estatales.

Durante el primer mandato de Murphy, que coincidió principalmente con la presidencia de Trump, la ventaja del registro de votantes de los demócratas sobre los republicanos superó el millón por primera vez. Las áreas suburbanas ricas y de clase media alta en el norte y centro de Jersey que alguna vez fueron bastiones rojos se volvieron azules.

Si bien Murphy cumplió muchas de las promesas de campaña progresistas que hizo cuando se postuló por primera vez en 2017, no ha sido claro sobre lo que espera lograr en un segundo mandato, aunque ha abogado por una expansión significativa de los derechos de aborto, así como por un nuevo paquete de medidas de control de armas.

Contáctanos