Policía: apuñalan y queman vivo a adolescente hispano

Autoridades presentan cargos y describen el hecho como brutal, cruel e impensable.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Acusados por macabro crimen en West Chicago

    Francisco Alvarado (izq) y Tia Brewer enfrentan cargos de asesinato en primer en grado y Jesús Jurado Correa (derecha) fue acusado por encubrir un homicidio en relación al asesinato de Luis Guerrero. 

    (Publicado viernes 17 de agosto de 2018)

    WEST CHICAGO - Tres adolescentes enfrentan graves cargos criminales luego de que según fiscales mataron a otro, estrangulándolo, apuñalándolo y prendiendo su cuerpo en fuego mientras aún estaba vivo.

    En un caso que los fiscales describieron como brutal, cruel e impensable, Francisco Alvarado de 18 años, de West Chicago y Tia Brewer de 16 y con residencia en Wheaton, fueron acusados de asesinato en primer grado, robo a mano armada y por encubrir un homicidio en relación al asesinato de Luis Guerrero, de 18 años.

    Agentes dijeron que Brewer, quien es pareja de Alvarado, solía salir con Guerrero, y que según su testimonio este la había violado, pero los fiscales no especificaron si eso pudo haber sido el motivo.

    El martes a eso de las 11:30 a.m. y durante un entrenamiento, bomberos de West Chicago hallaron el cuerpo quemado de Guerrero cerca de unas casas abandonadas en la cuadra 1300 de la calle Joliet.

    En una conferencia de prensa el fiscal estatal del condado de DuPage, Robert Berlin, dijo que Brewer y Alvarado, se reunieron con Guerrero, cerca de la Biblioteca de West Chicago para finiquitar una presunta compra de un teléfono.

    Fiscales y la policía alegan que cuando Guererro llegó, Alvarado lo estranguló con un cinturón antes de que junto a Brewer lo apuñalaran más de una docena de veces en el cuello.

    La pareja luego metieron a Guerrero en una Jeep Cherokee y manejaron hasta la calle Joliet en donde tiraron su cuerpo.

    Una vez allí la pareja llamó a su amigo, Jesús Jurado Correa, de 18 años, quien también enfrenta cargos, y le pidieron que les llevara gasolina.

    Según las autoridades, el trio vertió gasolina sobre Guerrero y lo prendieron en fuego.

    Los oficiales creen que en algún punto después de ser incendiado, Guerrero se levantó y comenzó a huir antes de que Alvarado y Brewer lo atropellaran con su auto, y lo arrastran de vuelta al lugar para incendiarlo nuevamente.

    Tras el macabro hecho, la policía encontró al grupo en una habitación de un motel en Chicago, en donde incautaron una mochila que contenía un cuchillo y un destornillador con sangre. 

    "No puedo imaginar el dolor que el señor Guerrero debe haber soportado cuando le quitaron su vida brutalmente", dijo el fiscal del condado de DuPage.

    Tanto a Alvarado como a Brewer se les negó la libertad bajo fianza el jueves y a Correa se le fijó una fianza de $ 100,000.

    "Estamos profundamente afligidos por la noticia de este atroz crimen en cometido en nuestra comunidad", dijo el alcalde de West Chicago, Rubén Pineda, en un comunicado.

    "Confiamos en que los responsables de esta horrible falta de respeto por la vida de la víctima sean enjuiciados con todo el rigor de la ley y, para al menos dar un pequeño consuelo a quienes han perdido a su ser querido, se hará justicia".

    La próxima audiencia en corte en relación al caso está programada para el 13 de septiembre.