Niñera condenada por casi matar a bebé de meses

DÍAS
HORAS
MINUTOS
SEGUNDOS

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Niñera condenada por intentar matar a bebé

    Niñera condenada por intentar matar a bebé (Publicado martes 15 de enero de 2019)

    NUEVA YORK — Una niñera de Manhattan fue condenada a 15 años de cárcel por forzar una toallita húmeda en la garganta de un bebé de dos meses, casi matándolo, informaron las autoridades. 

    "Marianne Benjamin-Williams selló su propio destino cuando intentó asesinar al niño de dos meses, que estaba bajo su cuidado, de una manera tan violenta y espantosa", dijo Cyrus R. Vance Jr., el fiscal de distrito de Manhattan, en un comunicado. "Su crimen sigue atormentando a la familia y ha dejado una huella indeleble en la vida de su hijo de dos años".

    La niñera de 47 años de edad fue declarada culpable de intento de asesinato, agresión, estrangulación y otros cargos después de solo un día de deliberaciones.

    Fort Worth: Padres aseguran que bebé murió a manos de niñeraFort Worth: Padres aseguran que bebé murió a manos de niñera

    TEXAS - Autoridades no han revelado mucha información pero si han confirmado que el médico forense indicó que fue un homicidio. Aquí detalles sobre este caso que involucra a la menor de 2 meses de nacida.

    (Publicado domingo 12 de agosto de 2018)

    El pequeño Maxwell Blutreich estaba inerte, azul y sin respiración cuando lo llevaron al hospital Bellevue en mayo de 2017, dijeron los fiscales.

    Durante la cirugía de emergencia, los médicos descubrieron una toallita húmeda para bebés alojada en las vías respiratorias del niño.

    Los fiscales argumentaron que la mujer estaba frustrada con el llanto incesante del bebé e infeliz con su paga.

    Dictan sentencia a niñera dominicanaDictan sentencia a niñera dominicana

    Una corte criminal dictará la sentencia de Yosleyn Ortega este lunes, quien fue hallada culpable por la muerte de dos niños que cuidaba.
    (Publicado lunes 14 de mayo de 2018)

    Benjamin-Williams testificó que nunca intentó matar a Maxwell e incluso trató de salvarlo.

    Ella admitió haber mentido sobre su edad, educación y referencias para obtener el trabajo.

    Su abogado argumentó que el pequeño pudo haber ingerido la toalla húmeda de manera accidental.