Sentencian a acusado de plantar bombas en NY y NJ

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Jurado halla culpable de todos los cargos al hombre acusado de colocar bombas caseras en calles de Manhattan. (Published lunes 16 de octubre de 2017)

    NUEVA YORK - Un hombre de Nueva Jersey fue condenado este lunes por plantar dos bombas hechas con ollas de presión en las calles de la ciudad de Nueva York, incluida una que dejó heridas a 30 personas tras detonar en el barrio de Chelsea la noche del fin de semana del verano de 2016.

    El veredicto en Manhattan se produjo después de un juicio de dos semanas contra Ahmad Khan Rahimi, de 29 años de edad, un hombre nacido en Afganistán que residía en Elizabeth. Los cargos incluyen el uso de un arma de destrucción masiva y el bombardeo de un lugar público, que conlleva un castigo máximo de cadena perpetua en prisión.

    El Fiscal General interino de Estados Unidos, Joon H. Kim, dijo en un comunicado: "Los crímenes de odio de Rahimi se han cumplido con una justicia rápida y resuelta".

    "Poco más de un año después de sus ataques, y después de un juicio justo y abierto, Rahimi ahora es condenado por sus crímenes de terror por un jurado unánime de neoyorquinos. Como resultado, ahora enfrenta una sentencia obligatoria de cadena perpetua". dijo Kim "El veredicto de hoy es una victoria para la ciudad de Nueva York, una victoria para Estados Unidos en su lucha contra el terrorismo y una victoria para todos los que creen en la causa de la justicia".

    Los fiscales dijeron que Rahimi se consideraba "un soldado en una guerra santa contra los estadounidenses" y se inspiró en el grupo del Estado Islámico (ISIS) y en Al Qaeda para llevar a cabo los ataques en Nueva York y Nueva Jersey.

    Fue declarado culpable de todos los cargos en su contra. La defensa dijo que apelará.

    Juez niega importante petición a presunto terrorista

    [TLMD - NY] Juez niega importante petición a presunto terrorista
    Juez niega importante petición a presunto terrorista
    (Publicado lunes 8 de mayo de 2017)

    En su argumento final, el asistente del fiscal general, Emil Bove, describió una cantidad inusualmente grande de evidencia que apuntaba a Rahimi. Sus huellas dactilares y su ADN fueron encontrados en las bombas en los ataques del pasado 17 de septiembre de 2016.

    Decenas de videos rastrearon sus movimientos mientras trasladó las bombas en maletas por las calles de Manhattan, y también capturaron la explosión en la calle 23 en Chelsea que causó heridas a 30 personas. La segunda bomba no detonó.

    Como testificó un investigador del escuadrón de bombas, los fiscales mostraron a los miembros del jurado una muestra destrozada de un bote de basura que fue enviada volando a una distancia de 120 pies de altura (37 metros) por una transitada calle cerca de la bomba. El gobierno consideró un milagro que nadie murió por el explosivo, que dispersó peligroso artefactos a gran presión con el fin a servir como metralla y causar el mayor daño posible.

    Si eso no fuera suficiente, Bove dijo que los miembros del jurado podían ver un pequeño cuaderno que estaba sobre Rahimi cuando fue arrestado dos días después del ataque después de un tiroteo con la policía en Nueva Jersey. El fiscal dijo que las palabras escritas de Rahimi proporcionaron una confesión al asumir la responsabilidad de los atentados con bombas en un "reclamo de crédito" por los ataques que lo dejaron sentirse orgulloso. Todavía enfrenta cargos en Nueva Jersey relacionados con el tiroteo. Se ha declarado inocente del intento de asesinato de policías.

    La asistente defensora pública Sabrina Shroff no negó la evidencia que vinculaba a Rahimi con la bomba de la calle 23, pero pidió a los miembros del jurado que cuestionen si Rahimi realmente pretendía que la bomba de la calle 27 se disparara. Ella instó al jurado a absolver a Rahimi de tres cargos que podrían resultar en una sentencia de cadena perpetua obligatoria.

    Y expresó compasión por los heridos por la explosión, algunos de los cuales testificaron durante el juicio.

    "Este es un caso difícil para todos nosotros porque todos somos neoyorquinos", dijo Shroff.

    Los fiscales dijeron que Rahimi abandonó su hogar antes de la salida del sol para plantar una bomba a lo largo de la ruta de una carrera benéfica de Marine Corps en Seaside Heights, Nueva Jersey, una comunidad ubicada en una zona costera. Nadie resultó herido en la explosión porque la carrera se retrasó. EL evento luego fue cancelado.

    Horas después, Rahimi se fue a Manhattan, donde fue visto caminando desde la estación de Penn hasta las calles donde se colocaron dos bombas.

    La primera bomba, escondida cerca de un gran recipiente de basura, provocó una explosión que lanzó al por lo cielos el contenedor de 100 libras (45 kilogramos), destruyó ventanas, dispersó trozos de metal y causó que la gente gritara y huyera del área.

    Una bomba en la calle 27 fue descubierta y desactivada antes de que pudiera explotar. Al día siguiente, un hombre indigente y su amigo alertaron a las autoridades después de que encontraran una mochila que contenía bombas más pequeñas en un bote de basura cerca de una estación de tren en Elizabeth, Nueva Jersey.

    El Fiscal General adjunto, Andrew DeFilippis, dijo en los argumentos finales que Rahimi había llevado a cabo un ataque "frío y calculador" con una variedad de dispositivos explosivos que incluían una mochila llena de siete bombas, algunas lo suficientemente pequeñas como para usarlas como granadas de mano.

    El fiscal dijo que Rahimi podría ser condenado incluso si algunas bombas no explotaron porque el gobierno solo necesitaba demostrar que tomó "medidas sustanciales" para detonar explosivos.

    Aludiendo a los numerosos videos de la calle, los jurados vieron a Rahimi caminando por Manhattan, DeFillipis recordó a los miembros del jurado que lo habían visto tomar "paso tras paso ", incluso después de que explotara la bomba de la calle 23.

    Dijo que Rahimi fue visto "alejándose para no lastimarse mientras otros sangraban".