Decisión 2021

La influencia del voto latino en el futuro político de Nueva Jersey, un poder que se consolida

Telemundo

Este 2 de noviembre los votantes de Nueva Jersey saldrán a las urnas para elegir al próximo gobernador del estado en una contienda entre el actual gobernador demócrata Phil Murphy y su contrincante republicano, Jack Ciattarelli.

Ambos aspirantes han canalizado esfuerzos para seducir al voto hispano en un estado donde el Partido Demócrata parece retomar nuevos bríos pese a que los últimos gobernadores han sido republicanos. La encuesta más reciente publicada por Monmouth Poll, el pasado 27 de septiembre, reveló que el gobernador Murphy tenía una ventaja del 63% entre los votantes de color, incluidos los hispanos, en comparación al 22% que respaldan a Ciattarelli.

No es de extrañar que asuntos como la licencia de conducir para indocumentados y la injerencia de las autoridades de inmigración dentro de las fuerzas del orden locales sean temas clave, pues en Nueva Jersey el 22.9% de la población (2.039.032 personas) son inmigrantes, según un informe del estado titulado The New American Integration Report, divulgado en octubre del año pasado. Eso significa que casi uno de cada cuatro residentes son inmigrantes no nacidos en Estados Unidos. 

La salud es otro tema central para los votantes latinos, pues la comunidad hispana se ha visto excesivamente afectada por el coronavirus. Los hispanos representan el 30% de los casos de COVID-19 reportados en los Estados Unidos, según el Instituto Nacional de Salud y Disparidades de Salud de las Minorías (NIMHD), lo que significa que más de dos millones de latinos se infectaron en toda la nación. 

Tales preocupaciones, según comentó el profesor de ciencias políticas de la universidad William Paterson y director del programa de estudios de Latinoamérica y Latinx, Richard Huizar, arrojan luz acerca de las preferencias electorales de la comunidad latina y su simpatía por las plataformas demócratas. Huizar, al citar datos del Pew Research Center, enfatizó que, en las elecciones presidenciales de 2020, un 59% de los votantes latinos dieron su voto al presidente demócrata Joe Biden. 

“La realidad es que la mayoría de los latinos pertenecen al Partido Demócrata y no es muy común que el votante que toda la vida ha votado por el mismo partido político vote por el candidato del otro partido el día de la elección”, explicó Huizar. “Hay otras razones o variables que explican el apoyo hacia Phil Murphy tales como el hecho que el Partido Demócrata es menos antiinmigrante”. 

Las políticas de inmigración es uno de los temas de más interés para la comunidad hispana y una carta que los demócratas de Nueva Jersey han sabido jugar. La campaña de Murphy continuamente vincula a Ciattarelli con el expresidente Donald Trump, cuyo mandato derivó en agresivas directrices que llevaron a redadas masivas, arrestos y deportaciones sin precedentes y la separación de familias. 

Antes de un debate en septiembre entre Murphy y Ciattarelli, los demócratas cubrieron los postes de luz a lo largo de una de las avenidas más transitadas de Newark con carteles que decían: “Detengan al equipo Trump. Vote por Murphy".

Los demócratas vierten su esperanza en que el giro suburbano del año pasado contra Trump se extienda a la carrera por gobernador. Mientras tanto, los republicanos esperan que los números de aprobación cada vez más bajos de Biden depriman la participación demócrata en el azul profundo de Nueva Jersey y atraigan a algunos votantes de regreso al Partido Republicano. Esas dinámicas ayudarán a determinar si Murphy se convierte en el primer demócrata de Nueva Jersey en ganar la reelección a la gobernación en cuatro décadas.

La administración de Murphy restringió la colaboración de los departamentos de policía locales con ICE, además de impedir los contratos entre las autoridades de inmigración y el sistema carcelario local, un tema cuyo “crédito político” pertenece a la comunidad latina, “en especial a las organizaciones proinmigrantes”, en la opinión de Huizar.

Por el contrario, el candidato Ciattarelli ha expresado su intención de anular parte de las directrices impulsadas por Murphy y restaurar la injerencia de ICE en el estado. 

“El hecho de que Ciattarelli se refiere a la comunidad indocumentada como ‘ilegales’ confirma que el Partido Republicano no es amigo de las organizaciones defensoras de inmigrantes. Esta estrategia que utiliza el candidato republicano Ciattarelli es para movilizar a su base de votantes republicanos, y no para tratar de encontrar apoyo en la comunidad latina”, enfatizó Huizar. 

“Asimismo, se puede encontrar que en medio de la diversidad de la comunidad latina no es sorprendente encontrar a latinos republicanos que apoyan las políticas antiinmigrantes de este partido”, agregó el profesor.

Ese es un punto en el que concuerda el profesor de ciencias políticas de la Universidad de Seton Hall, Matthew Hale. El catedrático señala que entre los votantes hispanos puede existir un respaldo minúsculo al Partido Republicano, pero persiste el interés en las políticas antiinmigrantes y en temas tan espinosos como los impuestos.

“Primero, no creo que la población hispana sea monolítica en el sentido de que un tema domina a todo el grupo. Para algunos, es la inmigración y, en particular, cómo se sienten las personas de la comunidad con respecto a los que cruzan ilegalmente. Algunos quieren hacerlo más fácil, pero creo que muchos en la comunidad hispana creen que se deben seguir las reglas para venir al país. El único problema que Jack Ciattarelli supera a Phil Murphy son los impuestos y eso abarca todas las líneas raciales y étnicas. Por eso estoy seguro de que los impuestos son importantes para muchos en la comunidad hispana”, resaltó Hale. 

Ciattarelli ha prometido reducir los impuestos a la propiedad, que promedian alrededor de $9,100 y se encuentran entre los más altos del país, esto mediante la revisión de la fórmula de financiamiento escolar del estado.

“Los latinos que son dueños de pequeños negocios encuentran al partido republicano bastante interesante ya que la plataforma del partido republicano incluye disminuir los impuestos”, opinó Huizar.

En general, el Partido Demócrata ha logrado mantener la preferencia del voto latino, aunque en 2013 se registró un mayor apoyo de la comunidad hispana para el republicano Chris Christie, con un 50% en contraste al 44% para la demócrata Barbara Bueno, según una encuesta de Monmouth Poll. Sin embargo, la misma encuesta mostró que el apoyo de la comunidad hispana al Partido Republicano disminuyó de forma drástica para las elecciones en el 2017, cuando la candidata republicana Kim Guadagno tuvo un apoyo de los votantes de color del 16%.

“La tendencia en la votación hispana en Nueva Jersey en realidad refleja la tendencia en la votación general. Chris Christie fue enormemente popular entre la mayoría de la gente de Nueva Jersey al mismo tiempo. Regularmente tenía tasas de aprobación superiores al 70%, pero por una variedad de razones, incluido el caso de Bridgegate y la sensación de que Christie ignoró a Nueva Jersey en su último mandato, esas tasas de aprobación se redujeron drásticamente. Christie y Donald Trump realmente lastimaron a los republicanos por los hispanos y por todos en Nueva Jersey”, dijo Hale.

Mientras que Murphy busca atraer al voto urbano mayoritariamente negro e hispano de Nueva Jersey a la vez que mantiene a los votantes en los suburbios ricos y mayoritariamente blancos recién convertidos en su esquina; Ciattarelli, ex miembro de la Asamblea General del estado durante tres períodos, ha tratado de centrarse más en los problemas entrelazados con debates nacionales, como los mandatos de vacunas. 

Cuando se le pregunta a la campaña de Ciattarelli acerca de su vínculo con Trump, el personal suele responder a los periodistas con otra pregunta: ¿cuándo abordarán los altos impuestos a la propiedad de Nueva Jersey, consistentemente los más altos del país? Ciattarelli rechazó recientemente las teorías de conspiración electoral promovidas por Trump, al menos en lo que respecta a Nueva Jersey, e instó a sus partidarios a no quedarse en casa el día de las elecciones.

“Podemos ganar esta carrera”, dijo Ciattarelli a una multitud durante una parada reciente de la campaña.

Los problemas estatales a menudo se entrelazan con los problemas nacionales. La respuesta de Nueva Jersey a la pandemia y la controversia sobre los mandatos de vacunación, por ejemplo, son parte de una respuesta nacional más amplia. Como estado costero, Nueva Jersey se ve particularmente afectada por la política nacional de cambio climático. Incluso las políticas fiscales, como si los habitantes de Nueva Jersey podrán deducir completamente sus pagos de impuestos a la propiedad de los impuestos federales, dependen de la ley federal.

Los problemas centrados en el estado que afectan las vidas de millones de residentes de Nueva Jersey todos los días han sido problemas de segundo nivel en la campaña de este año. Por ejemplo, las largas esperas para recibir cheques de desempleo durante la pandemia y las largas colas en las oficinas de la Comisión de Vehículos Motorizados atrasados ​​no han generado mucha discusión.

Aunque esos temas surgieron durante los dos debates gubernamentales del estado, se invirtió más tiempo en temas nacionales, como el aborto con el caso Roe v. Wade en peligro de ser desarmado o revocado por una Corte Suprema conservadora. Murphy ha promovido un proyecto de ley en la Legislatura estatal que incluiría los derechos de aborto en la ley estatal y convirtió la expansión del acceso a los abortos en un tema clave de campaña. Ciattarelli, por su lado, ha dicho que está a favor del aborto, pero ha pedido que se prohíban los abortos después de 20 semanas.

Como bloque demográfico en crecimiento, los hispanos son un grupo codiciado de candidatos. Sin embargo, lo cierto es que, para aumentar su poder electoral, los hispanos deben aumentar sus tasas de registro de votantes. 

Contáctanos