Virgen de la Altagracia

Virgen de la Altagracia, venerada incluso por el papa Juan Pablo II

El pontífice pisó suelo dominicano el 25 de enero de 1979 y en su itinerario por Quisqueya celebró una homilía en honor a la Virgen de la Altagracia.

Telemundo

La historia dicta que el lienzo con la imagen de la Virgen de la Altagracia que se venera en la basílica de Higüey fue traído a la entonces isla La Española en el siglo XVI por los hermanos españoles Alfonso y Antonio Trejo, quienes se trasladaron a esa ciudad del este dominicano.

Se cree que el lienzo representa fue pintado en Sevilla a inicios del siglo XVI. La imagen representa el nacimiento de Jesús y se le adjudican un sinnúmero de milagros. 

El papa Pío XI coronó a la Virgen de la Altagracia en 1922 y Juan Pablo II lo hizo en 1979. El pontífice visitó la Basílica de la Altagracia, en Higüey, República Dominicana en ese año, durante el gobierno de Antonio Guzmán. 

La República Dominicana fue el primer país elegido por Juan Pablo II para su cruzada por el mundo a solo meses de haber asumido como sucesor del trono de San Pedro. 

El 25 de enero de ese año, el pontífice pisó suelo dominicano durante una breve visita de 24 horas en su ruta a México, donde presidió la reunión de la Tercera Conferencia Episcopal Latinoamericana.

Los expertos señalan que en el lienzo sagrado existen 62 símbolos religiosos de gran significado. Los dominicanos católicos la celebran todos los 21 de enero.

Uno de los primeros en documentar los milagros de la virgen fue el canónigo Luis Jerónimo Alcocer, según la historia dominicana. 

“La imagen milagrosa de nuestra Señora de La Altagracia está en la villa de Higüey, como a treinta leguas de esta ciudad de Santo Domingo; son innumerables las misericordias que Dios Nuestro Señor ha obrado y cada día obra con los que se encomiendan a su santa imagen”, escribió el religioso en el año 1650. 

Según los historiadores, en 1512 el obispo de Santo Domingo, García Padilla, erigió un templo de oración en la parroquia la villa de Salvaleón de Higüey. Para entonces también se instalaron en la localidad los hermanos Alonso y Antonio de Trejo, que procedían de Plasencia, Extremadura, España. Ambos fundaron se dedicaron a la producción de azúcar.

Los hermanos trajeron consigo la imagen de la Virgen de la Altagracia y la ofrecieron al templo de oración para que todos en el poblado pudieran venerarla. 

Entre sus devotos destaca Joaquín Balaguer, quien la visitaba cada 21 de enero en su templo. El exmandatario inauguró la renovación de la basílica el 21 de enero de 1971, tras 17 años de construcción por parte de los arquitectos franceses André-Jacques Dunoyer de Segonzac y Pierre Dupré.

La Virgen de la Altagracia se considera la protectora del pueblo dominicano. La “Patrona de la República Dominicana” es Nuestra Señora de las Mercedes o la Virgen de la Merced, que se celebra cada 24 de septiembre. 

Contáctanos