comunidad transgénero

Victoria tras años de lucha: Nueva York deroga ley que criminaliza a la comunidad trans

La norma permitía a los policías hacer detenciones basándose en su creencia de que una persona trans que camina por la calles tiene como propósito el trabajo sexual. 

El estado de Nueva York derogó el martes una ley arcaica y discriminatoria enfocada en criminalizar a la comunidad trans. La norma ha sido usada por la Policía de Nueva York para justificar los arrestos de personas transgénero y transexuales por el simple hecho de caminar. 

El gobernador Andrew Cuomo firmó el decreto que anula lo que se conoce como la prohibición estatal de "caminar siendo trans", una reliquia de la década de 1970 que basa en la apariencia el delito de "holgazanear con el propósito de prostituirse". La norma permitía a los policías hacer detenciones basándose en su creencia de que una persona trans que camina por la calles tiene como propósito el trabajo sexual. 

La derogación de la ley fue aprobada por una votación de 45-16 en el Senado y luego pasó a la Asamblea. El gobernador Cuomo firmó el proyecto de ley horas después de que los legisladores la enviaran a su escritorio.

“Esta ley obsoleta y discriminatoria ha llevado a miles de arrestos innecesarios y una cultura más amplia de miedo e intimidación para los neoyorquinos transgénero y de género no conforme, particularmente para los de color”, dijo el senador Brad Hoylman (D-Manhattan), patrocinador del proyecto de ley.

Los defensores habían estado pidiendo a los demócratas la derogación desde que tomaron el control del Senado en 2019, esto al argumentar que el estatuto ha resultado en perfiles policiales generalizados, arrestos injustificados y acoso para muchos en las comunidades LGBT, inmigrantes, negras y latinas.

El estatuto, en los libros desde 1976, da a la policía motivos para arrestar a una persona por presuntamente detenerse, hablar o llamar a otros en un lugar público. Establece que merodear con el propósito de dedicarse a la prostitución es un delito menor, pero su lenguaje vago permite que los policías utilicen observaciones aparentemente arbitrarias, como la vestimenta o la apariencia de una persona, como motivo de arresto.

“Se ha hecho historia en lo que respecta a la prioridad de los derechos trans y la aprobación de este proyecto de ley mejorará la calidad de vida de todos los neoyorquinos, y especialmente de las mujeres trans negras y morenas que de forma sistemática han sido blanco de ataques y perfiladas solo por existir”, dijo Kiara St. James del New York Transgender Advocacy Group.

El gobernador Cuomo expresó su apoyo a la reforma, incluso incluyó la derogación de la ley en sus propuestas de política de la Situación del Estado el mes pasado.

La nueva ley no despenaliza la prostitución, pero elimina del hirotial los arrestos previos realizados bajo el estatuto, que ha estado en el centro de demandas y otras acciones en los últimos años.

En una demanda colectiva de 2016 presentada por la Sociedad de Ayuda Legal, cinco de los ocho demandantes nombrados eran mujeres transgénero de color arrestadas por simplemente hablar entre ellas o caminar a casa desde el metro o la tienda de comestibles.

De las 152 personas arrestadas bajo el estatuto en 2018, el 49% eran negras y el 42% latinas, según datos del Departamento de Servicio de Justicia Penal de Nueva York.

En los últimos dos años, los fiscales de distrito de la ciudad y el Departamento de Policía de Nueva York han desistido de enjuiciar los casos, pero los miembros de la comunidad trans seguían temiendo que su apariencia se usara para criminalizarlas sin acción en Albany. 

Contáctanos