covid-19 en el área triestatal

“Una segunda ola de COVID-19 ya está aquí”: dijo Murphy tras reportar más de 8,000 casos el fin de semana

Nueva Jersey rompió su récord de la primavera el sábado cuando el gobernador Phil Murphy anunció 4,395 nuevos casos de COVID-19. El estado rompió ese nuevo récord nuevamente solo un día después, el domingo, con 4,540 casos.

Telemundo

Lo que debes saber

  • Seis gobernadores del noreste de los Estados Unidos tuvieron una "cumbre de emergencia" sobre el COVID-19 este fin de semana.
  • Nueva Jersey y Pensilvania, dos de los seis estados de la cumbre, reportaron nuevos récord de casos de COVID-19, más altos que cualquier número de un solo día contado en el primer pico de la pandemia en la primavera.
  • El gobernador Cuomo dijo que espera que las tasas de infección sigan aumentando en Nueva York y en todo el país a medida que comience la temporada navideña.

NUEVA JERSEY - Seis gobernadores del noreste de los Estados Unidos tuvieron una "cumbre de emergencia" sobre el COVID-19 este fin de semana, ya que varios estados informan casos récord de COVID-19 y las restricciones adicionales se sienten casi seguras en un esfuerzo por frenar la propagación en toda la región.

Nueva Jersey y Pensilvania, dos de los seis estados de la cumbre, reportaron nuevos totales récord de casos el sábado, más altos que cualquier número de un solo día contado en el primer pico de la pandemia en la primavera.

Nueva Jersey rompió su récord de la primavera el sábado cuando el gobernador Phil Murphy anunció 4,395 nuevos casos de COVID-19. El estado rompió ese nuevo récord nuevamente solo un día después, el domingo, con 4,540 casos.

Actualmente, la cantidad de pruebas diarias realizadas en Nueva Jersey es tres veces el volumen realizado en la primavera. Los datos estatales también muestran que 2,000 personas fueron hospitalizadas en el estado el viernes, menos de un tercio del récord del estado a fines de abril.

"Una segunda ola de COVID-19 ya está aquí", tuiteó Murphy el domingo, quien reiteró sus llamados a la precaución durante la próxima temporada navideña.

Las nuevas restricciones de COVID-19 en Nueva Jersey entraron en vigencia el jueves y algunas reflejan las normas que el gobernador Andrew Cuomo anunció que se impondrían en Nueva York un día después, el viernes, mientras el gobernador de Nueva Jersey busca hacer retroceder lo que ha descrito como un reciente "devastador" aumento en el número de casos.

En Nueva Jersey, los asientos en las barras de los bares están completamente prohibidos (ya está prohibido congregarse en posición vertical dentro de los bares), mientras que los bares y restaurantes deben detener el servicio en el interior a partir de las 10 p. m. hasta las 5 a.m. todos los días. Eso incluye casinos, aunque los juegos pueden continuar 24/7. Los restaurantes pueden colocar las mesas a una distancia más cerca de 6 pies solo si están separadas por barreras. Las comidas al aire libre, para llevar y los domicilios no se ven afectadas luego de las 10 de la noche.

El gobernador Murphy no estableció nuevas limitaciones para las comidas en interiores fuera del horario de toque de queda; también ha dejado los límites actuales de capacidad del 25% en su lugar. La mayor parte de la propagación se ha relacionado con reuniones sociales, desde bodas hasta fiestas y reuniones de grupos pequeños en hogares privados, así como con deportes de interior en el nivel K-12.

En Newark, la ciudad más grande de Nueva Jersey, cuya tasa de positividad se ha disparado más allá del doble del número creciente en todo el estado, el alcalde Ras Baraka ya ha tomado medidas más estrictas de las que el gobernador Murphy ha establecido en todo el estado en lo que se refiere al toque de queda obligatorio, deportes, vivienda para personas mayores, servicios religiosos y negocios no esenciales.

Después de las restricciones más intensas de Newark, otra ciudad en Nueva Jersey también ha ido más allá de las nuevas medidas del estado. East Orange está ordenando que todos los negocios no esenciales cierren a las 8:00 p. m. como parte de lo que el alcalde llama un cierre de "amor duro".

El gobernador Murphy dijo el jueves que firmaría una orden ejecutiva que daría a los municipios y condados la opción de regular las horas de operación de negocios no esenciales después de las 8:00 p. m., como lo ha hecho Newark, pero cualquier acción local debe cumplir con las reglas estatales.

Por su parte, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo que el grupo de gobernadores durante la cumbre discutirá la posible coordinación de las restricciones en restaurantes y bares, así como las reglas de cuarentena y viajes interestatales. "Tuvimos una reunión productiva hoy para discutir las políticas al entrar en la siguiente etapa de la crisis de COVID-19", dijo el domingo en la noche.

Varios estados han aprobado nuevas restricciones esta semana, incluidas las de Nueva York con el roque de queda para bares y restaurantes desde las 10:00 p. m. y la prohibición de reuniones de más de 10 personas en residencias privadas.

"Creemos que tendremos que tomar medidas adicionales", dijo Cuomo, aunque dijo que no espera cambios importantes en las reglas existentes durante el fin de semana.

El gobernador Cuomo dijo que espera que las tasas de infección sigan aumentando en Nueva York y en todo el país a medida que comience la temporada navideña. El domingo dijo que se reportaron 3,649 casos de COVID-19 y 30 muertes por la enfermedad. Asimismo, que hubo más de 1,845 personas hospitalizadas con COVID-19 en todo el estado el domingo. En Nueva York ha habido un promedio de alrededor de 3,900 nuevas infecciones por COVID-19 durante los últimos siete días.

“No se puede tomar esta tasa de aumento y sobrevivir a la espera de la llegada de una vacuna”, dijo Cuomo.

El aumento en los casos ha llevado a una ciudad de Nueva York a implementar nuevas restricciones.

En Mount Vernon, el lunes entrará en vigor un aviso de permanencia en el hogar. La ciudad ha visto recientemente un aumento de dos dígitos en los casos diarios, con 84 nuevos casos reportados este mes. Se les pide a los residentes que se queden en casa excepto para viajes esenciales.

La Ciudad de Nueva York y el resto del estado han luchado por contener las crecientes tasas de infecciones por coronavirus en las últimas semanas.

En un discurso en Riverside Church en Manhattan, Cuomo amenazó al presidente Trump con emprender acciones legales si el plan de distribucion de la vacuna contra el COVID-19 se hace de manera desigual.

 “Les digo hoy que, si la administración de Trump no cambia este plan y no proporciona un proceso de vacunación equitativo, haremos cumplir nuestros derechos legales, iniciaremos acciones legales para proteger a los neoyorquinos”, dijo.

Contáctanos