horario nocturno

Trabajar en horarios nocturnos puede causar graves estragos a tu salud física y emocional

Los investigadores encontraron un daño elevado en el ADN y un mayor riesgo de cáncer entre los trabajadores del turno de noche, lo que llevó a la Organización Mundial de la Salud a clasificar el trabajo en el turno de noche como un peligro carcinogénico para los seres humanos.

Casi 15 millones de estadounidenses trabajan en un turno nocturno permanente o rotan regularmente dentro y fuera de los turnos nocturnos, según la Oficina de Estadísticas Laborales

Muchos están optando por empleos de medio tiempo en horarios nocturnos aunado a su jornada regular durante el día para compensar la pérdida de ingresos y ahorros durante la pandemia. Empresas como UPS, Amazon, FedEx y otras corporaciones a menudo ofrecen vacantes en horarios nocturnos, en especial durante la temporada de festividades. 

Las jornadas en un almacén de 11 p.m. a 4 a.m. y de 4 a.m. a 9 a.m., por ejemplo, pueden ser una opción si una persona necesita acudir a la escuela durante el día o a un segundo empleo. Sin duda es extenuante, pero, además de la fatiga, un sector importante de la fuerza laboral de la nación está expuesto a graves estragos emocionales y la probabilidad de padecer ciertas enfermedades. 

Camioneros que conducen de noche, profesionales de la salud de la sala de emergencias, oficiales de policía, bomberos, periodistas y el personal de seguridad, entre otras profesiones, son parte de la fuerza laboral en riesgo. 

La Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association o APA en inglés) ha realizado varias investigaciones para una mejor comprensión de cómo exactamente el trabajo nocturno y por turnos afectan el rendimiento cognitivo. 

Trabajar de noche va en contra del ritmo circadiano natural del cuerpo, dice Charmane Eastman, PhD, psicóloga fisiológica de la Universidad Rush en Chicago. El reloj circadiano es esencialmente un temporizador que permite a varias glándulas saber cuándo liberar hormonas y también controla el estado de ánimo, el estado de alerta, la temperatura corporal y otros aspectos del ciclo diario del cuerpo.

El cerebro humano evolucionó para relajarse y refrescarse después del anochecer y para volver a la acción por la mañana. Las personas que trabajan en el turno de noche deben combatir el período de descanso natural de sus cuerpos mientras intentan mantenerse alerta y en alto funcionamiento. No importa si duermen lo suficiente durante el día, dice Eastman en un artículo de la APA. Todo el sueño del mundo no compensará la desalineación circadiana.

Trabajar en contra del ciclo de sueño natural de una persona provoca trastornos del sueño y fatiga. La fatiga, a su vez, empeora el estado de ánimo, disminuye las capacidades cognitivas y los reflejos y hace que las personas sean más vulnerables a las enfermedades. Esa irritabilidad resultante y esa perspectiva distorsionada pueden interferir con la capacidad de una persona para tomar decisiones acertadas, enfatiza la APA. 

El trabajo nocturno y la fatiga también pueden contribuir al riesgo de enfermedad cardíaca y cáncer, según una investigación. Los profesionales analizaron a 98 oficiales de policía de Buffalo, Nueva York, esto para detectar el síndrome metabólico, una combinación de síntomas que contribuyen a la mala salud del corazón y la diabetes, que incluyen una gran circunferencia de la cintura, niveles elevados de triglicéridos, colesterol alto, presión arterial alta y niveles altos de glucosa cuando no está comiendo. Descubrieron que los agentes que trabajaban con más frecuencia en el turno de 8 p.m. a 4 a.m. tenían la mayor prevalencia de síntomas del síndrome metabólico. Los que trabajaban habitualmente en ese turno y también dormían en promedio menos de seis horas tenían cuatro veces más probabilidades que otros oficiales de tener síndrome metabólico.

Un estudio del European Heart Journal publicado el lunes, denominado El trabajo nocturno está relacionado con un mayor riesgo de problemas cardíacos (Night shift work is linked to increased risk of heart problems), encontró que las personas que trabajan en turnos de noche tienen un mayor riesgo de desarrollar un ritmo cardíaco irregular y a menudo anormalmente rápido llamado fibrilación auricular (FA). 

Mediante el análisis de la información de 283,657 personas en la base de datos del Biobanco del Reino Unido, los investigadores encontraron que cuanto más tiempo y más frecuentemente las personas trabajaban en turnos nocturnos durante su vida, mayor es su riesgo de FA. El trabajo nocturno también se relacionó con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, pero no con un accidente cerebrovascular o insuficiencia cardíaca.

"Aunque un estudio como este no puede mostrar un vínculo causal entre los turnos de noche y la fibrilación auricular y las enfermedades cardíacas, nuestros resultados sugieren que el trabajo en turnos de noche actual y de por vida puede aumentar el riesgo de estas afecciones”, expresó en un comunicado el el profesor Yingli Lu, del Noveno Hospital Popular de Shanghai y la Facultad de Medicina de la Universidad JiaoTong de Shanghai, quien dirigió el estudio junto con el profesor Lu Qi, de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Tulane, Nueva Orleans. 

Otro estudio, publicado en marzo de 2021, muestra que la interrupción del ciclo del ritmo circadiano, el proceso interno natural que regula el ciclo de sueño / vigilia y se repite aproximadamente cada 24 horas, puede ser un factor de riesgo de obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares y cáncer. Las causas subyacentes no habían sido claras hasta hace poco. En un estudio de laboratorio controlado, los científicos de la Universidad Estatal de Washington y el Laboratorio Nacional del Noroeste del Pacífico examinaron los glóbulos blancos de los participantes en un turno simulado de día o de noche a intervalos de tres horas. El horario del turno de noche simulado alteró el ritmo circadiano normal de los genes, lo que provocó confusión en el reloj interno. Los investigadores encontraron un daño elevado en el ADN y un mayor riesgo de cáncer entre los trabajadores del turno de noche, pero no entre los trabajadores del turno de día. Estos últimos hallazgos respaldan la prevalencia del cáncer entre los trabajadores del turno de noche, lo que llevó a la Organización Mundial de la Salud a clasificar el trabajo en el turno de noche como un peligro carcinogénico para los seres humanos.

Los datos indican que las mujeres, en particular, que trabajan en turnos nocturnos rotativos, pueden estar en riesgo de enfermedad coronaria; algunas estadísticas informan un aumento del 40% en el riesgo para las mujeres debido únicamente a la tensión laboral. 

Además, un nuevo estudio encontró que la asociación entre los factores estresantes, incluidos la tensión laboral, los eventos estresantes de la vida y la presión social, y la enfermedad coronaria del corazón (CHD, por sus siglas en inglés) es alta en las mujeres y difiere según los tipos de factores estresantes. 

Los investigadores evaluaron los datos de 80,825 participantes en el Estudio de Observación de la Iniciativa de Salud de la Mujer, que realizó un seguimiento de las trabajadoras desde 1991 hasta 2015. La investigación encontró que un total de 3,841 (4,8%) mujeres desarrollaron cardiopatía coronaria durante un promedio de 14,7 años de seguimiento. Otros factores estresantes, la permanencia en el trabajo, los factores socioeconómicos y los eventos vitales muy estresantes se asociaron con un aumento del 12% en el riesgo de cardiopatía coronaria, y la alta tensión social se asoció con un aumento del 9% en el riesgo de cardiopatía coronaria. La combinación de estrés laboral y tensión social se vinculó con un 21% más de riesgo de cardiopatía coronaria entre las mujeres.

Es importante que los empleados que trabajan en turnos nocturnos rotativos implementen mucho cuidado personal en sus rutinas diarias: sueño suficiente, buena nutrición y ejercicio regular. Obtener mucha vitamina D a través del salmón, el yogur o el queso para compensar las dosis de luz solar que pierde mientras duerme durante el día. Y cuando sea posible, salir a la luz del sol de la naturaleza para obtener dosis naturales de vitamina D. Evitar la cafeína y el alcohol para reducir la interrupción circadiana de los turnos rotativos. Si hay indicios de síntomas de algún riesgo de enfermedad que pueda estar asociado con el trabajo en turnos nocturnos, es preciso comunicarse con un proveedor de atención primaria de salud y analizar los síntomas con el empleador.

Contáctanos