impuestos sobre la nómina

En el limbo la guía federal sobre la reducción de impuestos sobre la nómina decretada por Trump

El secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin, ha dicho que no puede obligar a las empresas a implementar el aplazamiento, pero espera que un gran número acate la orden ejecutiva. 

Telemundo

Se acerca el 1 de septiembre y el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos aún no publica la guía necesaria para que las empresas ejecuten la reducción de impuestos sobre la nómina decretada por el presidente Donald Trump el pasado 8 de agosto. 

El mandatario estableció en la orden ejecutiva que el 1 de septiembre entraría en efecto dicha reducción, pero sin pautas específicas y claras, será difícil para las compañías proceder con lo requerido. 

Las empresas en toda la nación, que  son responsables de deducir los impuestos en cada pago para tributar al Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés), siguen a la espera de la guía federal para saber con exactitud cómo se manejaría cualquier factura de impuestos en el futuro cercano. 

Los impuestos en última instancia tendrían que pagarse a menos que el Congreso perdone la responsabilidad, mientras tanto, las grandes empresas siguen a la espera de más detalles puesto que los proveedores de software de nómina necesitan tiempo para actualizar sus sistemas y no pueden hacerlo sin la guía del IRS y del Departamento del Tesoro. 

La Cámara de Comercio de Estados Unidos en conjunto con una treintena de grupos comerciales envió la semana pasada una carta al Congreso y a la Casa Blanca en la que señalan que la orden ejecutiva es “impracticable”.

El grupo no solo denuncia la falta de una guía que aclare cómo deben proceder las empresas para aplicar la medida, también enfatiza que será contraproducente, pues los trabajadores enfrentarán una gran deuda tributaria.

"La orden ejecutiva crea una obligación fiscal sustancial para los empleados al final del período de aplazamiento", cita la carta. "Sin una acción del Congreso para perdonar esa responsabilidad, (la orden ejecutiva) amenaza con imponer serias dificultades a los empleados que enfrentarán una gran deuda tributaria como resultado del aplazamiento". 

Trump insiste en que la obligación tributaria se perdonará por completo, pero sin una acción del Congreso, el presidente no tiene la autoridad para otorgar tal condonación, lo que significa que, lejos de beneficiarse, los trabajadores terminarán por enfrentar una gigantesca deuda al final del año.

El secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin, ha dicho que no puede obligar a las empresas a implementar el aplazamiento, pero espera que un gran número acate la orden ejecutiva. 

Las compañías que opten por no seguir la medida tendrían la responsabilidad de explicar a sus trabajadores sobre tal decisión. 

La Cámara de Comercio de Estados Unidos estima que  alguien que gane $50,000 al año tendría que pagar más de $1,000 en impuestos en 2021 si la empresa implementa la reducción de impuestos sobre la nómina. 

Dada la incertidumbre, indica la organización, la mayoría de las empresas terminarían por ignorar la orden por completo.

"Es probable que muchos de nuestros miembros se nieguen a implementar el aplazamiento y optarán por continuar reteniendo y remitiendo al Gobierno los impuestos sobre la nómina exigidos por la ley", dijo el grupo en la carta pública. 

Contáctanos