compensación por desempleo

¿Pueden solicitar beneficios de desempleo los trabajadores despedidos por declinar la vacunación?

En general, los empleados que renuncian o son despedidos por rechazar una directriz laboral no cumplen los criterios para solicitar la compensación por desempleo.

Telemundo

La gobernadora Kathy Hochul reveló esta semana que unos 34,000 profesionales y trabajadores de la salud perdieron el empleo o están en licencia sin goce de sueldo tras rehusarse a cumplir el mandato estatal de vacunación.

Un grupo de trabajadores de la salud, al igual que educadores y empleados escolares, debaten el mandato en los tribunales a la vez que la gobernadora se mantiene firme. 

Mientras que los jueces federales evalúan la querella, miles de trabajadores en el estado, tanto públicos como del sector privado, ya sufren los estragos financieros después de perder el empleo. La pregunta que persiste ahora es si estos residentes cumplen los criterios para obtener beneficios de desempleo. 

En general, los empleados que renuncian o son despedidos por rechazar una directriz laboral no cumplen los criterios para solicitar la compensación por desempleo. Nueva York y otros estados señalan que resistirse a cumplir el mandato de vacunación equivale a una renuncia voluntaria, lo que implica que el empleado no puede obtener el seguro de desempleo. 

El seguro de desempleo, o UI, es un programa estatal-federal diseñado para brindar apoyo temporal a las personas que pierden el trabajo por causas ajenas a su voluntad. 

Aunque los beneficios son supervisados ​​por el gobierno federal, cada estado administra su propio programa de desempleo y establece los requisitos. 

El Departamento de Trabajo de Estados Unidos establece que los beneficios se pueden otorgar si:

  • Pierdes el trabajo por causas ajenas a ti.
  • Cumples con los requisitos laborales y salariales establecidos por tu estado. 

En la mayoría de los casos, el estado puede negar la ayuda financiera si logra demostrar que un trabajador renunció sin una "buena causa" o si fue despedido por mala conducta o incumplimiento de las políticas de la empresa. Y esas políticas pueden implicar la vacunación obligatoria. 

Además, cada estado establece su propia definición de "causa". Y en Nueva York, el mandato de vacuna se considera una "política razonable" que se sustenta en la investigación científica, la cual sugiere que las vacunas son seguras. 

En Nueva York, similar a California, los trabajadores de la salud y la educación deben vacunarse, y el Departamento de Trabajo del estado ha sido enfático en que los empleados de estos sectores que rechazan la vacunación exigida tanto en el sector público como en el privado no califican para el seguro de desempleo. 

Sin embargo, las pautas pueden ser menos claras en otros estados. El gobernador de Washington, Jay Inslee, ordenó que todos los trabajadores de la salud deben vacunarse contra el COVID-19 antes del 18 de octubre o se enfrentarán al despido. Pero aunque es probable que la mayoría no califique para los beneficios de desempleo, el mandatario dijo que puede haber adaptaciones basadas en "circunstancias únicas".

A escala federal, debido a que los mandatos de vacunas son relativamente nuevos, aún no hay decisiones de la corte que establezcan un precedente sobre el tema. Es por eso que muchos expertos legales estiman que las reclamaciones por desempleo se determinarían caso por caso.

EXCEPCIÓN MÉDICA O RELIGIOSA

La excepción médica y religiosa es un tema que sigue en debate en los tribunales, pero es más probable calificar para el desempleo en ese caso. 

El Departamento de Trabajo de Nueva York ha declarado que, si bien los criterios se determinarían caso por caso, los trabajadores de los sectores de la atención médica y la educación "que renuncian voluntariamente o son despedidos por rechazar una vacuna ordenada por el empleador no califican para el UI, pero queda a consideración una solicitud válida de exención”. 

La solicitud válida de exención abarca el Título VII de la Ley de Derechos Civiles (que cubre las exenciones religiosas) y la Ley de Estadounidenses con Discapacidades de 1990 (que cubre las exenciones médicas), según el Departamento de Trabajo federal

La Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo, que es la entidad administrativa que hace cumplir las leyes contra la discriminación, ha ofrecido orientación sobre el tema.

Sin embargo, incluso si un solicitante puede calificar para una exención por discapacidad o una creencia religiosa profundamente arraigada, el empleador aún podría tener una defensa contra el pago de desempleo si puede demostrar que adaptarse a una visión religiosa sería una dificultad excesiva tanto para la empresa como para el resto del personal. 

Pero es posible que algunas solicitudes de exenciones no sean lo suficientemente sólidas, pues la mayoría de las principales religiones no prohíbe las vacunas. 

"Las únicas personas que no deberían vacunarse son aquellas que tuvieron una reacción alérgica grave, por ejemplo, anafilaxia, inmediatamente después de una primera dosis de vacuna o de una componente de la vacuna COVID-19 ", señalan los CDC. Otra directriz científica que puede invalidar una exención. 

Si un trabajador solicita beneficios por desempleo y el empleador impugna el reclamo, es probable que el caso termine en la corte.

Contáctanos