Asesinatos en Nueva York

NYPD procura justicia a una familia tras 45 años de un atroz asesinato por dinero

Un hombre de 74 años está acusado de asesinar a un veterano de la Primera Guerra Mundial, cuyos restos fueron hallados bajo cemento en su propiedad.

Han pasado casi 45 años, pero eso no impidió que la Policía de Nueva York lograra resolver un caso de asesinato en Queens.

Martin Motta, de 74 años, fue arrestado el 3 de noviembre por el asesinato de George Seitzen, ocurrido en 1976. La víctima tenía 81 años en el momento de su muerte. 

El NYPD informó que, mediante tecnología genealógica (como pruebas de ADN) y pistas ofrecidas mediante una llamada telefónica, los detectives no solo pudieron investigar y reunir las pruebas en contra de Motta, también descubrieron los restos de Seitz.

Los restos desmembrados de Seitz fueron desenterrados en 2019 en la parte trasera de una casa en 115th Street en Richmond Hill, donde residía el presunto asesino, dijeron las autoridades. Habían estado enterrados bajo cemento durante casi medio siglo.

"Esto solo demuestra el esfuerzo y la determinación del Departamento de Policía y la Oficina del Fiscal de Distrito, somos implacables en llevar a las personas ante la justicia cuando cometen delitos y homicidios", dijo el jefe de detectives James Essig en una conferencia de prensa en One Police Plaza el 4 de noviembre.

La policía mostró una foto de Seitz, un veterano de la Primera Guerra Mundial, en su juventud, con uniforme militar; así como un boceto de cómo lucía el día de su muerte.

Seitz fue reportado como desaparecido cuando salió de su residencia en 159-12 88th Ave. en Jamaica el 10 de diciembre de 1976 para cortarse el pelo, pero no se le volvió a ver.

Según Daniel Saunders, de la Oficina del Fiscal de Distrito de Queens, se sabía que Seitz llevaba grandes sumas de dinero, lo que llevó a los detectives a creer que el robo fue el motivo del asesinato.

"Creemos que el motivo en este caso fue el robo y que fue asesinado, desmembrado y los restos enterrados poco después", dijo Saunders.

Los funcionarios también recibieron pistas que apuntaban al sospechoso, pero se cree que el temor a las repercusiones impidieron que el informante se presentara a declarar durante casi cinco décadas.

"Creo que tendríamos que atribuirlo a una cuestión de intimidación y preocupaciones sobre las repercusiones", dijo Saunders.

Si bien aún no se ha determinado la causa exacta de la muerte debido al estado de los restos, incluido un torso destrozado, los médicos forenses lo han declarado homicidio.

Motta, el sospechoso ahora anciano, ha sido acusado de un cargo de asesinato intencional en segundo grado, pero debido al paso del tiempo y las limitaciones de los estatutos, no se pudo presentar ningún otro cargo en su contra. Motta será llevado a Rikers Island, donde permanecerá pendiente de juicio.

Saunders elogió los esfuerzos de investigación de la policía de Nueva York.

"Estoy de acuerdo con la extraordinaria investigación de la policía de Nueva York y rinde homenaje a su persistencia, su diligencia y su minuciosidad en la realización de una investigación", agregó Saunders.

La fiscal de distrito de Queens, Melinda Katz, quien anunció la acusación de Motta el miércoles, dijo que el caso sirvió "como un ejemplo de cómo la policía y los fiscales trabajan juntos para llevar a las personas ante la justicia, independientemente de cuánto tiempo pase o cuántos obstáculos se pongan en nuestro camino".

"Después de 45 años, el presunto asesino de un veterano de la Primera Guerra Mundial está siendo responsabilizado y llevado ante la justicia", dijo Katz en un comunicado. "Esperamos que la identificación de los restos y la acusación en este caso comience a traer paz y cierre a sus seres queridos".

Contáctanos