mujeres en la ciencia

Mujeres pioneras que abrieron brecha en la NASA y en la ciencia

Las mujeres han sido pioneras en muchas de las misiones que han obsequiado a la humanidad un vistazo a la vastedad del universo, así como en el desarrollo de la tecnología más compleja.

Cuando se habla de la investigación aeroespacial y sobre los avances de la NASA, la mayor parte del público enseguida evoca la imagen de científicos en batas blancas o astronautas ataviados con sus trajes de última generación, pero las mujeres han sido parte esencial de los más impresionantes hallazgos y a menudo están detrás del desarrollo de la tecnología más compleja.  

Las mujeres han sido pioneras en muchas de las misiones que han obsequiado a la humanidad un vistazo a la vastedad del universo, entre ellas la doctora Thora Halstead, quien fue una mentor para muchos científicos y cuyo trabajo benefició a miles. 

A Halstead se le acredita su ayuda para establecer el campo de la biología espacial antes de que existiera tal disciplina. Sus numerosos experimentos y más de 40 artículos publicados exploraron cómo las células de los organismos vivos responden a un entorno de baja gravedad. 

La doctora también fundó la American Society for Gravitational and Space Biology (ASGSB), una sociedad de más de 500 miembros con membresía de la comunidad científica mundial (ahora, la American Society for Gravitational and Space Research). El legado de intercambio y colaboración que comenzó logrará un gran avance en la biología espacial en los años venideros.

Otra estrella de la NASA es la matemática afroamericana Katherine Johnson, reconocida con la Medalla Presidencial de la Libertad por sus contribuciones. Sus cálculos ayudaron a que el programa Mercurio pudiera desarrollarse, además de que ayudó a aterrizar en la luna a los astronautas del Apolo. 

Johnson ayudó a abrir las puertas a otras mujeres prominentes, como la Dra. Christine Darden, quien, en 1967, desarrolló cálculos para algunos de los complejos programas para ingenieros en el Centro de Investigación Langley en Hampton, Virginia, además de que desarrolló un programa de computadora para minimizar el boom sónico. Este término se refiere al fenómeno acústico producido por los aviones de combate al pasar la barrera del sonido.

Asimismo, la primera clase de astronautas en incluir mujeres fue la de 1978. La legendaria Dra. Sally Ride se convirtió en la primera mujer estadounidense en volar al espacio, sus compañeras de clase Dra. Shannon W. Lucid, Dra. Margaret Rhea Seddon, Dra. Kathryn D. Sullivan, Dra. Judith A. Resnik y Dra. Anna L. Fisher (que se convirtió en la primera madre en el espacio) también dejaron su huella en el espacio. Además, otras notables científicas ayudaron a sus transbordadores espaciales a regresar al vuelo una y otra vez en muchas misiones. 

También figura la  Dr. Joan Vernikos, exdirectora del Programa de Ciencias de la Vida de la NASA, que fue pionera en la investigación sobre cómo vivir en un entorno de microgravedad en relación con la salud de los astronautas. 

Asimismo, Jeanne Crews fue ingeniera en la NASA desde mediados de la década de 1960 y su aporte marcó los primeros hitos del programa espacial. La Dra. Nancy Grace Roman, astrónoma conocida como "la Madre del Hubble", no solo ayudó a diseñar el gran observatorio, sino que trabajó para lograr que la NASA y el Congreso lo hicieran realidad.

Otras mujeres que han servido como científicas en Jefe de la NASA son Dra. France Córdova, Dra. Kathie Olsen, Dra. Shannon Lucid y en la actualidad la Dra. Ellen Stofan.

En los puestos de alta gerencia liderados por mujeres destacan desde la Dra. Carolyn Huntoon, la primera directora del centro femenino en el Centro Espacial Johnson en Houston. La Dra. Ellen Ochoa, quien en la actualidad dirige el Centro Johnson. Lesa Roe, quien dirigió el Centro de Investigación Langley en Hampton, Virginia y ahora es administradora adjunta de la NASA. La Dra. Harriet Jenkins, matemática que también se desempeñó como administradora asistente de la NASA para programas de igualdad de oportunidades, y Shana Dale, la primera administradora adjunta de la agencia, a la que han seguido Lori Garver y la Dra. Dava Newman.

Para conocer más sobre el legado de las mujeres visita Women@NASA.

Contáctanos