milagro de la ciencia

Milagro de la ciencia: Cirujanos de NYC extirpan tumor del tamaño de un melón a pequeña de 5 años

La niña habría muerto de hambre o se habría asfixiado de no someterse a la cirugía de 12 horas, pues el tumor creció con rapidez desde su nacimiento.

Telemundo

Un par de médicos de Manhattan extirparon un tumor letal del tamaño de un melón del rostro  de una niña etíope de 5 años en una intensa cirugía que duró 12 horas, y la pequeña guerrera mostró con orgullo su nueva apariencia. 

Nagalem Alafa, que vive con su familia en una aldea rural del país africano, nunca ha tenido acceso a atención médica especializada y desde que nació ha sufrido una “malformación vascular” en el rostro que la ha mantenido fuera de la escuela y le ha impedido socializar con niños de su edad.

"La estaban escondiendo en casa", explicó Kalkidan Alemayehu Gebremariam, quien ha estado ayudando a la niña y a su padre a traducir después de que llegaron a Nueva York para la cirugía a fines de junio.

"No la dejan ir a la escuela”, agregó la traductora.

Los médicos detallaron que el tumor benigno se desarrolló con gran rapidez desde el nacimiento y Nagalem se habría asfixiado o muerto de hambre, debido a la incapacidad para tragar, si no se hubiera extirpado el tumor.

Pero un funcionario del gobierno de EEUU se reunió con la familia de Nagalem en Etiopía el año pasado mientras estaba en una misión y decidió ayudar.

Tras una búsqueda mundial de médicos que pudieran tratar la rara condición, el funcionario encontró a la Dra. Teresa O y al Dr. Milton Waner, una pareja casada y colegas de quirófano en el Hospital Lenox Hill, que acordaron realizar el procedimiento de $ 500,000 de forma gratuita.

Los médicos explicaron en una conferencia de prensa que se trató de una cirugía en extremo peligrosa. Incluso tuvieron que explicar al padre que existía la posibilidad de que la niña no pudiera lograrlo. 

La pareja de expertos dijo que la afección rara vez se ve en el país porque a los niños en general se les extrae ese crecimiento mucho antes de que alcance el tamaño del tumor de Nagalem.

La niña se sometió a la compleja operación de 12 horas el 23 de junio, cuando O y Waner disecaron sus nervios faciales y del cuello y extirparon con cuidado el tumor y partes de su piel, que habían crecido alrededor de la malformación. Los cirujanos tuvieron que "navegar con cautela por las ramas de los nervios y las arterias vitales" que podrían haber causado parálisis, pérdida severa de sangre y la muerte si hubieran sido cortadas accidentalmente, explicó el hospital.

La cirugía fue un éxito y cuando sacaron a Nagalem del quirófano, su padre se arrodilló y agradeció a Dios cuando se dio cuenta de que lo había logrado.

"Antes lloraba, ahora sonrío y alabo a Dios y a los médicos", dijo el padre Matios Alafa Haile a través de Gebremariam, la traductora.

“Está muy agradecido y agradecido con los médicos. Ha estado buscando por todas partes una cura para esta linda chica”, agregó Gebremariam.

Aunque a Nagalem todavía le queda algo de curación y una cirugía menor más, por primera vez en su vida, respira con tranquilidad.

Contáctanos