Grupos extremistas

Mapa muestra ubicación de grupos de odio y de supremacía blanca activos en toda la nación

Solo en Nueva York hay 37, en Nueva Jersey suman 16 grupos y en Connecticut hay 6 en total.

Telemundo

La cifra de grupos de odio y de supremacía blanca activos en los Estados Unidos disminuyó por segundo año consecutivo en 2020, estimó el Southern Poverty Law Center en un informe revelado esta semana, aunque la organización advirtió que es más difícil medir el extremismo los estados a medida que los grupos se mudan a plataformas digitales cifradas durante la pandemia de coronavirus.

El Southern Poverty Law Center, una organización sin fines de lucro líder en defensa legal, identificó 838 grupos de odio activos en todo el país en 2020, frente a los 940 grupos de odio documentados en 2019 y un récord de 1,020 grupos de odio registrados en 2018.

El "mapa de odio" del grupo muestra que los grupos extremistas están activos en casi todos los estados del país. Solo en Nueva York hay 37, en Nueva Jersey suman 16 grupos y en Connecticut hay 6 en total. 

"Desde su fundación en 1930, la Nación del Islam (NOI) se ha convertido en una de las organizaciones más ricas y conocidas de la América negra, que ofrece numerosos programas y eventos diseñados para elevar a los afroamericanos. No obstante, su extraña teología de la superioridad negra innata sobre los blancos - un sistema de creencias rechazado con vehemencia y coherencia por los musulmanes dominantes - y la retórica profundamente racista, antisemita y antigay de sus líderes, incluido el primer ministro Louis Farrakhan, le ha valido al NOI una posición prominente en las filas del odio organizado”, dice el reporte.

El informe fue publicado días después de que un boletín nacional de terrorismo del Departamento de Seguridad Nacional advirtiera sobre la posibilidad de una ola de violencia extremista tras la toma de posesión del presidente Joe Biden. 

La agencia dijo que no tenía información que indique una amenaza específica y creíble, pero sugirió que la mortífera insurrección del 6 de enero en el Capitolio podría envalentonar a los extremistas y preparar el escenario para ataques adicionales por motivos políticos.

“Nos sigue preocupando que las personas frustradas con la existencia de la autoridad gubernamental y la transición presidencial, así como con otras quejas percibidas y causas ideológicas alimentadas por narrativas falsas, puedan seguir movilizando a una amplia gama de personas con motivaciones ideológicas", señaló Seguridad Nacional en un boletín.

La presidenta y directora ejecutiva del Southern Poverty Law Center, Margaret Huang, expresó en el informe anual "Year in Hate and Extremism" que el extremismo antigubernamental ha estado hirviendo durante años, y las teorías de conspiración racista y la ideología nacionalista blanca son ahora parte de la corriente política.

"Durante tres décadas, hemos intentado hacer sonar la alarma sobre estos grupos, su crecimiento y los peligros que representan", dijo Huang en un comunicado de prensa. "Es más claro ahora que nunca que nuestra nación enfrenta una amenaza cada vez más peligrosa de extremistas locales que van desde milicias antigubernamentales hasta grupos de odio y supremacistas blancos".

Los investigadores dicen que la turba violenta que irrumpió en el Capitolio incluía a partidarios de Donald Trump que seguían luchando contra los resultados de las elecciones de 2020, pero también a personas alineadas con grupos de extrema derecha, milicias ciudadanas y grupos de supremacía blanca, entre otros.

Una proliferación de plataformas de Internet permite que estos grupos e individuos se unan con movimientos potencialmente violentos como el grupo sombrío QAnon, que el FBI ha catalogado como una amenaza de terrorismo nacional, sin ser miembros portadores de tarjetas, lo que desdibuja los límites de los grupos de odio y los que defienden ideologías de extrema derecha, según el reporte del Southern Poverty Law Center.

"La insurrección en el Capitolio fue la culminación de años de radicalización de la derecha", dijo Susan Corke, directora del Proyecto de Inteligencia de la organización, en el comunicado de prensa.

"Más recientemente, fue el producto del apoyo de Donald Trump y el estímulo de individuos y grupos radicalizados para comprar teorías de conspiración sobre una supuesta 'elección robada'. Puede que Trump ya no esté en la Casa Blanca, pero el movimiento nacionalista y extremista blanco que envalentonó e incitó a la violencia no va a ninguna parte, y puede volverse más peligroso para nuestro país", añadió. 

El Southern Poverty Law Center rastrea la actividad de los grupos de odio mediante el monitoreo de sus publicaciones, informes directos de la ciudadanía, agencias policiales, fuentes de campo y medios de comunicación, así como a través de sus propias investigaciones. 

El Southern Poverty Law Center atribuyó la disminución en el número de grupos de odio en 2020 a varios factores, incluido el cese de las actividades en persona debido a la pandemia, su migración fuera de las redes sociales principales; y el continuo colapso del Ku Klux Klan, un grupo asociado durante mucho tiempo con la supremacía blanca, a medida que los extremistas más jóvenes se trasladan a grupos más nuevos que no llevan el mismo estigma. 

Se identificaron 25 capítulos activos del Klan en los Estados Unidos en 2020, en comparación con los 47 del año anterior y los 150 en años anteriores.

Se contaron 128 grupos nacionalistas blancos activos en 2020, en comparación con los 155 del año anterior, pero el SPLC dijo que puede deberse a que, a medida que se unen grupos neonazis con ideologías similares, son más difíciles de cuantificar.

El número de grupos de odio antiinmigrantes, antimusulmanes y antiLGBTQ permaneció en gran parte estable, aunque la organización en persona se redujo debido a la pandemia.

Contáctanos