ataque de perro

Niños de 9 y 11 años trataron de salvar a su hermanito de 19 meses de las fauces de enfurecido rottweiler

La madre reveló que el perro ya había mostrado signos de agresividad en el pasado. El animal habría mordido a uno de los hermanos mayores en 2019.

Telemundo

Tres niños pequeños a merced de un enloquecido perro rottweiler, solos en un apartamento encerrados con la bestia mientras su padre, responsable del cuidado de los niños, estaba en otro sitio. Ese parece ser el escenario de la tragedia que estremeció el miércoles a la Ciudad de Nueva York. 

Una vez más, un niño pequeño muere presa de un perro propenso a agresividad desmedida y de comportamiento impredecible. En junio, un menor de 3 años fue atacado a muerte por los perros pitbull de un vecino en Nueva Jersey. 

"Es un perro guardián, no un perro destinado a estar rodeado de niños", dijo Susan Hyre al Daily News, cuyos hijos estaban visitando a su padre, Vernon Foster, cuando ocurrió la tragedia.

La desconsolada madre culpó a Vernon, de 30 años, de la muerte del pequeño Ryan Foster, de 19 meses.

"Sabe que este es un perro feroz y deja a los niños allí", dijo al rotativo, refiriéndose al padre de los niños. "Eso es descuidado".

Según el reporte policial, el animal mordió salvajemente la cabeza, el cuello y los hombros del pequeño Ryan en un ataque mortal en una casa de Flatbush, esto sin que un adulto estuviera presente para proteger a los tres hermanitos. 

Vernon Foster enfrentará cargos criminales por dejar a los niños sin supervisión, dijeron las autoridades.

Según la uniformada, Foster se fue a trabajar a Home Depot y dejó al pequeño Ryan solo con sus hermanos, Tale, de 9, y Jayden, de 11, dijeron fuentes policiales al News. El canino asesino, llamado Buster, estaba en el apartamento con los niños.

Hyre, que vive separado de Foster, tiene la custodia de los niños, que estaban visitando a su padre cuando el perro enloqueció. 

Hyre dijo que pensaba que Foster tenía a los niños en su casa de Bedford-Stuyvesant, pero en cambio los niños se quedaron en la casa de Flatbush de los padres de Foster, que estaban fuera del país.

Los niños mayores, Tale y Jayden, golpearon al perro en un esfuerzo desesperado por salvar a Ryan, relató la desconsolada madre.  

Los menores finalmente se dieron cuenta de que no podían dominar al perro y corrieron a buscar ayuda, dijo la madre. Un vecino irrumpió en el apartamento con una pala y trató de detener al animal a golpes, dijo una fuente policial al News.

Fue entonces cuando los dos niños lograron encerrar al perro trastornado en un baño.  Cuando llegaron los socorristas, el bebé herido de muerte se encontraba en el vestíbulo del edificio con sus dos hermanos. 

Los oficiales que respondieron "hicieron todo lo posible para salvar a este niño", dijo el miércoles el subjefe Michael Kemper, el oficial al mando de Patrol Borough Brooklyn South.

"Es horrible y se puede imaginar a los agentes que respondieron, lo que encontraron", dijo Kemper. "Es una situación terrible para ellos y ciertamente para la familia que se ve afectada por esta tragedia".

Ryan fue trasladado de urgencia al Hospital Maimónides, donde se declaró su muerte.

La madre reveló que el perro ya había mostrado signos de agresividad en el pasado. El animal habría mordido a uno de los hermanos mayores en 2019.

"Mi hijo literalmente tiene marcas de mordeduras de ese perro y las marcas todavía están allí", dijo Hyre. "El mismo perro lo mordió en la pierna".

Los vecinos dijeron que escucharon a los niños gritar durante el ataque, pero no se dieron cuenta de lo que sucedió hasta que llegó la policía.

Contáctanos