ayuntamiento de la ciudad de nueva york

Equipo de Adams pidió sustituir a detectives del NYPD por civiles para la seguridad del Ayuntamiento

El NYPD rechazó el plan de proveer licencias para portar armas a civiles ‘menos capacitados’ que sus detectives para la protección del Ayuntamiento. 

Eric Adams

Un miembro del equipo de transición de Eric Adams se acercó al oficial al mando de la División de Licencias del NYPD en diciembre para preguntarle sobre la posibilidad de obtener permisos para portar armas para los civiles que potencialmente serían asignados para proteger el Ayuntamiento.

El jefe de la División de Licencias de la Policía de Nueva York, según cuatro fuentes informadas sobre la conversación, expresó su preocupación por la propuesta hecha por Tim Pearson, un inspector retirado de la Policía de Nueva York que formaba parte del equipo de transición de Adams.

El subinspector Hugh Bogle se lo informó a un supervisor, preocupado porque la solicitud fue hecha por un funcionario no gubernamental que planteaba una idea cuestionable de reemplazar a los oficiales capacitados de la Policía de Nueva York con civiles menos capacitados.

Un alto funcionario dijo que Pearson señaló la posibilidad de procurar seguridad para el alcalde "de una manera diferente".

El portavoz principal de Adams confirmó a nuestra cadena hermana NBC 4 que se llevó a cabo la reunión, pero niega que alguna vez hubo alguna intención de reemplazar a los oficiales de la Policía de Nueva York con civiles en el destacamento de seguridad del alcalde.

"Pearson, en el equipo de transición, estaba preguntando sobre la posibilidad de reemplazar a los oficiales de la Policía de Nueva York en el ayuntamiento, no en el detalle del alcalde, con otros empleados municipales calificados", dijo el director de comunicaciones, Maxwell Young.

El vocero agregó que la idea era “ahorrar recursos y sacar más agentes a la calle”.

Los funcionarios de la ciudad dicen que la propuesta era contratar civiles, a través del Departamento de Servicios Administrativos de la Ciudad, y designarlos como oficiales de patrulla especiales con licencias de armas y poderes de arresto. Estos civiles habrían estado estacionados en puestos de alto perfil como las puertas delanteras y los pasillos del Ayuntamiento y la Mansión Gracie, según Young.

Young dijo que la idea de que los civiles protegieran el Ayuntamiento se desechó cuando surgieron preocupaciones de seguridad. 

Se corrió la voz en algunos círculos policiales y sindicales de que se estaba realizando un esfuerzo no solo para reemplazar a los policías uniformados que protegen el Ayuntamiento, sino también para colocar a asociados civiles conocidos y de confianza del alcalde Adams en su destacamento de seguridad.

"Esto es absolutamente inexacto", dijo Young en un comunicado. "Nunca se consideró en absoluto reemplazar el equipo de seguridad del alcalde con civiles".

Adams ha dicho que quiere limitar su equipo de seguridad y enfrenta algunas críticas por poner a su hermano Bernard Adams, un sargento retirado de la Policía de Nueva York, a cargo de su protección.

Adams contrató a su hermano antes de recibir la aprobación de la Junta de Ética. Las fuentes

Informaron a NBC New York que Pearson también fue el mensajero enviado a la Policía de Nueva York para informar que el alcalde electo quería que contrataran a su hermano, en lo que los organismos de control dicen que es una violación de la ley de ética local.

Cuando se les preguntó acerca de su reacción a la propuesta, algunos policías y funcionarios sindicales dijeron que estaban preocupados por la degradación de la seguridad en el Ayuntamiento, un posible objetivo terrorista que también fue escenario de un tiroteo en 2003 que mató al concejal de Brooklyn, James Davis.

“Los detectives de la policía de Nueva York han estado protegiendo el Ayuntamiento durante décadas y son insuperables en sus trabajos. La idea de que los mejores detectives del mundo pueden ser reemplazados por guardias de seguridad civiles menos capacitados, experimentados y comprometidos es absurda y pone en riesgo la seguridad de todos los que trabajan y visitan allí", dijo el presidente del Sindicato de Detectives, Paul DiGiacomo. 

DiGiacomo fue uno de varios funcionarios sindicales que dijeron que el plan habría violado los contratos laborales.

Las fuentes policiales dijeron que otra razón por la que la solicitud era molesta es por que la División de Licencias de la Policía de Nueva York estuvo involucrada previamente en una investigación de corrupción de 2016 donde dos empresarios fueron arrestados y luego condenados por intentar sobornar al alcalde Bill de Blasio y a numerosos funcionarios de la Policía de Nueva York. Las preguntas planteadas en el caso incluían si existía un trato especial en la concesión de permisos de armas. 

El recién nombrado vicealcalde de Seguridad Pública de Adams, Phil Banks, fue nombrado co-conspirador no acusado en ese caso. En ese momento, Banks era el jefe del Departamento de la Policía de Nueva York, pero no fue acusado de ningún delito.

La Oficina del Alcalde también confirmó que durante esa reunión de diciembre en One Police Plaza, Tim Pearson preguntó acerca de cómo obtener un permiso de armas para sí mismo. Le dijeron que tenía que presentar su solicitud a través de su condado natal de Nassau.

A través de portavoces, tanto Banks como Pearson rechazaron solicitudes de comentarios.

Contáctanos