Rescate en Nueva Jersey

Desesperado rescate de madre y su hijita de 2 años de las congeladas aguas del río Passaic

La madre sostenía a su pequeña con un brazo a la vez que con el otro se sujetaba con fuerza a la delgada capa de hielo. “¡Vamos a morir!”, gritaba con desesperación.

Telemundo

Lo que parecía un día normal en la oficina para el jefe de policía Mike Foligno se convirtió en una tarde de actos heroicos en el río Passaic.

Foligno realiza trabajo administrativo en su escritorio el jueves por la tarde cuando escuchó un reporte acerca de que “alguien vio un cuerpo o dos en el río”. De inmediato salió al puerto deportivo en River Drive y enseguida vio a una madre de 37 años con su hija de 2 años intentando mantenerse a flote en el agua congelada. 

“Había una mujer en el río a unas 50, 75 yardas”, dijo Foligno a los reporteros. “Ella estaba justo en el medio”. 

El funcionario detalló que la mujer estaba gritando con desespero que ya no podía sostener a su pequeña, a la vez que la niña se aferraba al brazo de su madre mientras que ella se sostenía de la delgada capa de hielo.

“Con ella gritando 30 segundos se sintieron como horas", expresó Foligno. 

El empleado de una gasolinera del otro lado de la calle trajo un kayak de plástico, así que el jefe de policía saltó y trató de avanzar por el hielo  con una pala.

“Sin embargo, no estaba funcionando, así que me acosté boca abajo y comencé a cavar en el hielo con los dedos para abrirme paso. Se sintió como una eternidad con sus gritos”, detalló. 

Cuando al fin llegó hasta la madre, de inmediato trató de sujetar a la niña y meterla en el kayak, pero ella seguía aferrada a su madre. Foligno dijo que le preocupaba que el kayak se volcara en este punto, lo que "habría sido muy malo".

Después de un gran esfuerzo, Foligno logró colocar a la niña en el kayak para luego sacar a su madre, pero la mujer seguía en pánico y gritaba que iban a morir, describió. 

Unos 25 minutos después, el Departamento de Bomberos llegó al lugar y uno de los bomberos se puso un traje de neopreno para caminar hacia el agua helada y llevar al trío en el kayak a la orilla.

"(El bombero) mide 6 pies 5 pulgadas y (el agua) le llega hasta el cuello. Mientras esperábamos, me acosté encima de ellas para calentarlas un poco y la niña comenzó a parpadear. La ambulancia dijo que su temperatura estaba en los 80 grados”, comentó. 

Foligno calificó la terrible experiencia como "agotadora física y emocionalmente" y aconsejó a los residentes que jamás se aventuren a caminar sobre la superficie congelada de un lago o río. 

La policía no reveló por qué la madre caminó con su hija sobre la superficie poco sólida. 

“La buena noticia es que están a salvo y estamos agradecidos por eso”, dijo Foligno. 

Contáctanos